Exposición sobre el exilio de los aragoneses en Francia

tuitear

Una exposición itinerante (que hasta el 15 de febrero está en el centro cívico Tío Jorge en Zaragoza), relaciona y resume todas las tribulaciones y destinos de los aragoneses que llegaron allí como refugiados civiles o militares.

Aquí puede leer datos de la exposición.

En realidad son dos exposiciones complementarias las que se pueden ver (rondando por los distintos barrios de Zaragoza): "El exilio científico, político y cultural" y "El exilio de los aragoneses republicanos en Francia", la primera dedicada a los exiliados más destacados en las facetas intelectuales, otros por las políticas, que terminaron en muy distintas partes del mundo, y la segunda exposición, mucho menos personal, dedicada a los destinos de la mayoría de personas anónimas. Ambas se componen de aproximadamente una docena de paneles con numerosa información.

La que quisiera destacar es la segunda, una exposición muy completa, muy bien estructurada, la de "El exilio de los aragoneses republicanos en Francia" con material del historiador Diego Gaspar Celaya. En varios puntos saca a colación casos personales concretos que ilustran el caso general que se comenta un poco más arriba, y entre ellos he podido leer como ejemplo de los aragoneses soldados que en Dunkerque se sacrificaron en defensa del cuerpo principal del ejército aliado, que huía en junio de 1940 de la Europa continental, el caso de José Magallón (el tío Campana), cuya posterior estancia en los campos de concentración Nazis se dio a conocer en El Periódico de Aragón (en septiembre de 1995 por Manuel Curdi) y tenemos también en la web de su pueblo natal, Blesa.

Muchos tuvieron huir o morir en un frente que los arrollaba. Cruzaron la frontera buscando refugio y los internaron en los campos de la vergüenza en Francia o el norte de África. Y después, para muchos, siguió un alistamiento militar en la legión extranjera y RMVE, o en compañías de trabajadores extranjeros. Los afortunados conseguían contrataciones en el exterior de los campos, otros se aventuraron a la repatriación, y los que poseían los medios o relaciones adecuados emigraron a terceros países.

Es muy probable que toda la información haya sido publicada previamente en libros del autor como "Republicanos aragoneses en la Segunda Guerra Mundial. Una historia de exilio, trabajo y lucha (1939-1945)".

La dos exposiciones están organizadas por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón (ARMHA) y colabora Rolde de Estudios Aragoneses y el Ayuntamiento de Zaragoza.

Y destacar también la exposición de libros que allí mismo están para poderlos ojear, relativos al tema, donde los hay muy interesantes, y con datos locales, como dos estos (entre otros):


Francone, la mirada de Mussolini en la guerra de España (2009)


Vestigios de la guerra civil -Teruel-, de Pedro Rodríguez Simón y Pedro Pérez Esteban

Será cuestión de seguirle la pista por donde itinera.