Una crónica de la romería a la catedral de Teruel

tuitear

Aunque con algo de retraso, nos hacen llegar esta excelente crónica de Pedro Martínez Millán, del día que los cofrades de la virgen María (de la Aliaga) acudieron a Teruel.

LA VIRGEN EN LA CATEDRAL DE TERUEL

6 de abril de 2013

VISITÓ LA CATEDRAL DE TERUEL EL 6 DE ABRIL. Desde Cortes y el resto de los pueblos acudieron más de 120 personas a la catedral, donde fueron recibidos por el Sr. Obispo, D. Carlos Escribano Subías, y todos juntos y en procesión acompañaron a la Virgen hasta el altar mayor de la catedral. El Sr. Obispo presidió una misa concelebrada por ocho sacerdotes que le acompañaron. Después de comer se visitó: la Iglesia de S. Pedro y el Mausoleo de los "Amantes", las Torres Mudéjares, la Escalinata ,el Museo Diocesano y una exposición sobre la Madre Teresa de Calcuta, etc. Fue un éxito, quedando todos muy contentos.

A las 9 h. 15 m. se juntaron en Cortes los dos autobuses completos que iban a iniciar su recorrido hasta Teruel. Después de parar en La Hoz de la Vieja para recoger a los que venían de allí, seguimos hacia la capital para llegar a la estación de autobuses a las 10 h. 30 m. Desde allí caminando todos juntos nos dirigimos hacia la catedral y aún tuvimos tiempo de acercarnos hasta la Torre de San Martín y al Arco de la Andaquilla. A las 11 h- 30 m., en el interior del palacio episcopal preparamos el estandarte y desde el aparcamiento llevamos a hombros a nuestra queridísima VIRGEN DE LA ALIAGA hasta la puerta principal de la catedral donde nos esperaba nuestro Sr. Obispo, D. Carlos Escribano, junto al presidente del cabildo y otros sacerdotes. La llegada fue emocionante entre aplausos y cantos. El Sr. Obispo nos dio la bienvenida y gritó "viva la Virgen de la Aliaga". A continuación entramos ya en la catedral hasta el presbiterio, donde la peana con la Virgen fue colocada en alto sobre una mesa, desde donde se realzaba su figura, esplendor y belleza. Creemos que llevábamos a nuestra Virgen esbelta y guapa, con su peana recién restaurada, su manto rojo y adornada con nuevos brotes de aliaga bien florida. Todos nos sentimos muy orgullosos y damos las gracias a los autores de dicha preparación.

Con la catedral totalmente llena de fieles, amigos y cofrades, dio comienzo la santa misa presidida por el Sr. Obispo, al que acompañaban los siguientes concelebrantes:

- D. Pedro Hernández, presidente del Cabildo.

- D. Agustín Fernández, secretario del Sr. Obispo.

- D. Manuel Sebastián, rector del Seminario.

- D. José de Pedro y D. Feliciano Gómez, antiguos párrocos de Muniesa.

- D. Avelino José Belenguer, actual consiliario-capellán de la Cofradía y rector del Santuario.

- D. Julio Millán, sacerdote jubilado, hijo de Plou.

- D. Pascual Martínez, sacerdote jubilado, hijo de Segura de los Baños.

La ceremonia resultó sencilla y acogedora, con palabras muy bonitas por parte de nuestro Sr. Obispo, tanto para la Virgen y los cofrades como para todos los acompañantes. Hubo bendición e imposición de alguna medalla de cofrade. El coro acompañó muy bien toda la misa. La presentación de ofrendas fue acertada y emocionante. Al final el secretario de la cofradía leyó unas palabras de agradecimiento.

Terminada la misa, el Sr. Obispo quiso hacerse unas fotos con los monaguillos que habían venido desde Muniesa y con los miembros de la cofradía. Por último, todos sentados en los bancos, escuchamos una preciosa explicación audiovisual, acerca del retablo de la catedral, obra del s. XVI, del escultor francés GABRIEL YOLY, quien lo empezó en 1536 y está dedicado a la Asunción de la Virgen. De la catedral podemos destacar además su artesonado mudéjar y también su torre de estilo mudéjar del s. XIII toda ella de ladrillo con cerámica de colores verde, negro y melado. En el crucero se encuentra un hermoso cimborrio del s. XVI.

A continuación nos dirigimos todos hacia el Ovalo, donde en el restaurante del mismo nombre comimos muy bien y en perfecta armonía. Dio tiempo para saludar a las gentes de los distintos pueblos e intercambiar opiniones de todo tipo. Fomentamos de este modo las relaciones sociales y de amistad en un ambiente sencillo, abierto y de camaradería.

Después de comer, y para terminar la jornada, hicimos una visita turística a la ciudad viendo entre otras cosas la Iglesia de S. Pedro y el Mausoleo de los "Amantes", las Torres Mudéjares, la Escalinata, el Museo Diocesano y una exposición sobre la Madre Teresa de Calcuta.

Paseando por la ciudad pasamos por la plaza del Torico, centro neurálgico de la ciudad. Su punto más emblemático es la fuente monumento al Torico, de 1858. Alberga también edificios modernistas muy destacados. Tuvimos ocasión de contemplar las torres mudéjares de El Salvador y San Martín, con grandes similitudes tanto en su decoración como en su estructura. Visitamos la iglesia de S. Pedro en cuyo interior pudimos ver la moderna recuperación y el magnífico retablo de Gabriel Yoly. En un edificio anexo a la iglesia de S. Pedro se encuentra el mausoleo de los Amantes, donde yacen las momias de Isabel y Diego. Hicimos fotos en la Escalinata, construida para unir el centro de la ciudad con la estación de ferrocarril, alberga en su parte central un relieve alusivo a la historia de los Amantes.

A las 19 h. iniciamos el viaje de regreso. A pesar del frío y de los copos de nieve que nos acompañaron durante todo el día, todos quedamos muy contentos y satisfechos de esta visita a la catedral de Teruel.

PEDRO MARTÍNEZ MILLÁN

Por Pedro Martínez Millán