Publicado el segundo número de "La Aliaga"

tuitear

La revista de la cofrafía de la virgen de la Aliaga

Se acaba de distribuir la revista de la cofradía de la virgen de la Aliaga, que tiene su santuario en Cortes de Aragón desde hace siglos.

Este segundo número cuenta con varias colaboraciones escritas por cofrades de distintos pueblos de los que le rinden devoción Mariana, como Josa, Anadón o Blesa. Desde Blesa han escrito Mª Josefa Bartolo y Mª Jesús Bartolo, que además han participado en la ilustración de la misma.

Uno de sus valores es la inclusión de fotografías antiguas, y hay algunas que llaman la atención.

Josa (Teruel). Carro enramado en los años 50, camino de una romería para adorar a la Virgen María

Una lástima que, a pesar de la buena calidad de la impresión, no haya servido para que salgan bien algunas de las fotografías de Blesa, seguramente por remitirse en baja calidad. A ver si podemos ayudar en este asunto para el próximo número, ya que una foto preciosa que es en color ha aparecido en blanco y negro, y la otra de que también disponemos en el archivo fotográfico de la asociación El Hocino bien escaneada, no ha sido publicada bien contrastada y se reconoce regular -véase página 12-). Nuestro archivo y buzón de contacto blesa.elhocino@gmail.com está a disposición del comité de redacción de la revista "La Aliaga"

Por otro lado, escriben varias crónicas de las romerías al santuario y también alguna peregrinación a otros dedicados a la virgen María.

Y como siempre, me llama la atención, que después de tanta loa a "la virgen Madre" y la "Santa Madre de Dios", y viajes para ver distintas estatuas y santuarios de la misma figura maternal deificada, todo lo que se lee es alrededor de su figura divinizada, glorificada... ¿Queda algo para los supuestos protagonistas de esta religión... su hijo o el Dios padre? No mucho. En el fondo creo que subyace un conflicto etnográfico enraizado en lo más profundo de nuestra psique humana y animal: ¿Quién prefiere adorar a una deidad patriarcal con sus valores masculinos, cuando en el fondo del alma del creyente lo que reside es una añoranza por los fieles y eternos cuidados y contacto maternos? En la España rural, heredera del nacionalcatolicismo (todo hay que decirlo porque la propaganda fue brutal), lo sienten y lo practican como si la respuesta estuviese clara. En cualquier caso, hay que verlo por la parte positiva, ya que la presencia femenina mejora y dulcifica los valores positivos que aún hoy en día pueden servir a la humanidad, del creador del cristianismo. ¿O es que solo se necesita al Cristo para crucificarle en Semana Santa, o darle un protagonismo ritual en la misa o en los pasos del nacimiento, mocedad, matrimonio y muerte?

Valga para acabar esta reflexión que en la revista El Hocino se refleja esta misma realidad, sin ir más lejos en este último número tenemos nuestro propio reportaje sobre la romería mariana a la Virgen de la Aliaga, y se cierra con unos documentos antiguos relativos a la misma: sus cantos e indulgencias asociadas.

Temas: