Favoritismo legal. Acaparamiento del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE)

tuitear

Blesa y otras localidades discriminadas por políticos provinciales (I).
Llevan años dejando sin fondos a poblaciones gobernadas por partidos minoritarios.

Los hechos a comienzos de octubre

El pasado 2 de octubre de 2013 apareció en prensa un artículo (Heraldo de Aragón, por Luis Rajadel) donde se hacía eco de la denuncia de que el Fondo de Inversiones de Teruel volvía a excluir a los pueblos con alcaldes de grupos minoritarios, lo que también había ocurrido en 2012.

"Municipios gobernados por PP, PSOE y PAR acaparan los 4 millones destinados en 2013 a acometer 76 obras de carácter local." La partida del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) destinada en 2013 a obras municipales, dotada con 4 millones de euros, vuelve a excluir a los ayuntamientos gobernados por partidos minoritarios. Las 76 obras incluidas en este capítulo se reparten entre PSOE, con 32 proyectos; PAR, con 30; y PP, con 14. Compromiso con Aragón (CcA) ostenta 11 alcaldías; CHA, 4; e IU, 2. En total, las tres formaciones suman 17 alcaldes –el 7% del total– que se van de vacío, al igual que ocurrió en 2012. Uno de los municipios gobernados por IU es Andorra, la tercera población de la provincia por número de habitantes."

Esta situación, reiterada y discriminatoria fue denunciada por el grupo político Compromiso con Aragón, por una vía, e Izquierda Unida por otra.

"A pesar de la investigación abierta a instancias de CcA por la Fiscalía de la Audiencia Provincial sobre la legalidad del reparto y de la queja presentada por IU ante el Justicia de Aragón por el uso arbitrario del fondo, los gobiernos aragonés y central, que financian y gestionan el FITE, insisten en repartir las actuaciones municipales entre localidades gobernadas por los partidos mayoritarios: PSOE, PP y PAR. Durante la pasada legislatura –de 2008 a 2011– la equidad no fue mucho mayor porque los siete alcaldes de CHA e IU, que suponían el 3% del total, recibieron el 0,8% de la inversión del cuatrienio."

Entre los 76 proyectos incluidos en el capítulo de «infraestructuras municipales» del FITE, figuran obras de muy diverso pelaje, todas asignadas sin una convocatoria pública ni criterios conocidos. La cuantía de las actuaciones oscila entre 25.000 euros y casi medio millón. Los Ayuntamientos beneficiarios con alcaldes del PP son menos de la mitad que los de PSOE y PAR, pero los tres proyectos más caros de 2013 corresponden a localidades gobernadas por los populares: 400.000 euros para Cantavieja, 150.000 para Camarillas y 125.000 para Calaceite.

Cambio de gestión

La información sobre el reparto de los 4 millones responde a una pregunta de IU, formación que esta misma semana defenderá en las Cortes una proposición no de ley que propugna un cambio radical del sistema de gestión del FITE. Entre las medidas defendidas por la coalición de izquierdas, destaca que la lista de actuaciones se cierre en el primer trimestre de cada año y que las ayudas para ayuntamientos se asignen tras una «convocatoria pública que permita la igualdad de oportunidades y la libre concurrencia de todos los ayuntamientos», según consta en la proposición.

IU denunciaba en su queja al Justicia que los 4 millones de euros que el FITE destina a obras locales –hasta 2011 la partida fue de 8 millones– se reparten con «criterios partidistas» en unos tiempos de «recortes brutales».

[...]

 

Los hechos a finales de octubre

Desde que el partido Compromiso con Aragón denunció el pasado 3 de julio ante la fiscalía los presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos en el reparto del fondo, han pasado sólo cuatro meses, y ya podemos leer el resultado de la queja ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón. (Heraldo de Aragón, 31 de octubre de 2013, por Luis Rajadel) RESUMIENDO LOS DATOS:

"El fondo de inversiones de Teruel de 2013, de los 4 millones de euros de capítulo "proyectos municipales", se repartió entre 76 ayuntamientos, 32 de ellos gobernados por el PSOE, 30 por PAR y 14 por el PP. La dotación económica asignada a cada partido es similar, a pesar del distinto número de proyectos." Mientras "Los 11 municipios con alcaldes de CcA, los 4 de CHA y los 2 de IU, se fueron de vacío. En 2012, la partida dedicada a obras locales alcanzó a 66 ayuntamientos, ninguno de ellos presidido por los tres partidos minoritarios, que ostentan el 7,2% de las alcaldías de la provincia."

"La Fiscalía no ve dichos delitos en el reparto y archiva la denuncia, pero el ministerio fiscal tacha el reparto de arbitrario y discriminatorio, recalcando su "discrecionalidad" y criticando la falta de una convocatoria pública de las subvenciones; considera que colisiona con la Ley de Transparencia que promueve el Gobierno.

CcA considera especialmente partidista y arbitrario el uso destinado a obras municipales y a infraestructuras turísticas e industriales. "Estos apartados que suman 7 millones de euros, se reparten, tradicionalmente, entre ayuntamientos gobernados por PP, PSOE y PAR". Y es que aún legalmente distribuidos los 60 millones del fondo con la discrecionalidad apuntada, el fiscal jefe Jesús Gargallo "da un rapapolvo a los gestores del fondo, al considerar criticable que los fondos no se repartan mediante una convocatoria reglada que impida esta discrecionalidad en el manejo de fondos públicos, Gargallo añade que, antes del análisis de la documentación, se desprende la existencia de un favorecimiento a determinados municipales regidos por partidos políticos mayoritarios en detrimento de otros gobernados por partidos minoritarios. El fiscal advierte de que en la pugna política salen perjudicados los ciudadanos y puede quebrarse el principio de igualdad que establece la Constitución."

Conclusiones a compartir

PRIMERA. No es democracia (ni aúnque ostenten la mayoría) utilizar dicha mayoría (poco representativa de la voluntad popular en un sistema de listas cerradas y escaños calculados con reglas no proporcionales) para ahogar a los pueblos que eligen a representantes de partidos distintos a los gobernantes. Permitirlo sería trasladar el mensaje a la ciudadanía de que sus votos no valen, su voluntad se pisa por supuestos demócratas, y que los impuestos de todos no se usarán nunca en intereses propios. Es una corrupción, al menos moral, ya que socava la voluntad de los voluntariosos representantes de las localidades, al saber que serán chantajeados para encuadrarse en partidos grandes, que se han transformado en redes clientelares de distribución de dinero que no es suyo.

SEGUNDA. La democracia o los reglamentos carecen de controles para que los administradores de turno sean ecuánimes, y aunque no tendrían porqué serlo, ellos solos se convierten en neocaciques. Una situación a protestar y enmendar.

FUENTES Heraldo de Aragón (2/10/2013), Heraldo de Aragón (31/10/2013)

Por F. Javier Lozano