La gran sequía de -

El invierno de 1881-1882 fue terriblemente seco en España. Incluso apareció señalado el Aguasvivas (además de otras regiones) en la prensa nacional. La sequía significaba entonces hambre para algunas familias, estrecheces económicas, muerte de reses, a veces, dejar todo atrás y marchar...

Sequía destructiva

,

La Época (Madrid)

LA SEQUÍA.

La pertinaz sequía que estamos atravesando pone en situación triste y aflictiva á la mayor parte de las regiones agrícolas de nuestro país, en algunas de las cuales las siembras son casi imposibles.

Los agricultores ven llegar con espanto el tiempo en que debía verificarse la recolección, y prevén que será nula y que la miseria va á entrárseles por las puertas si el tiempo no varia.

En esta situación y cuando por la fuerza de las heladas han de quedar suspendidas las tareas en el campo y sin pan en su consecuencia gran número de braceros, es un deber sagrado del Gobierno promover por cuantos medios estén á su alcance las obras públicas que están aprobadas, para evitar las tristes consecuencias que necesariamente ha de producir la paralización de los trabajos.

Damos este aviso al señor ministro de Fomento para que con tiempo pueda tomar las medidas oportunas, y hacemos extensiva la advertencia á las Diputaciones provinciales, que mas de cerca han de tocar el resultado de la miseria que amenaza.

Las noticias de Blesa y Muniesa, en la provincia de Zaragoza, [sic, Teruel] son muy poco tranquilizadoras. La siembra en estos puntos ha sido muy escasa, y ya no es posible abrigar esperanza alguna de que pueda verificarse tan importante faena agrícola.

En la provincia de Jaén es también muy triste la situación de los agricultores, hasta el punto de que el Ayuntamiento de la capital ha solicitado del señor ministro de Hacienda que levante la retención impuesta sobre las contribuciones directas, á fin de allegar recursos para promover obras públicas y dar ocupación á gran número de jornaleros que no tienen trabajo.

Tómense, pues, las determinaciones necesarias y conjúrense con tiempo los conflictos que la sequía trae consigo.

Gracias a la hemeroteca digital (Biblioteca Nacional)

[Noticia original]

Históricamente, está registrado como un inverno seco y como un año seco(1).

En 1881, cuando la población de Blesa estaba estimada en 1300 personas (véase el anuario), hubo 35 defunciones (14 de adultos), en 1882, 38. En 1883 49 defunciones, pero no podemos achacarlas a hambre o debilidad porque 1883 tampoco fue un año “normal”; y es que en Blesa tenemos noticia de que hubo epidemia de sarampión, que obligó a cerrar las escuelas del 15 de abril al 12 de mayo aproximadamente, a la que podemos endosar los 14 niños fallecidos entre el 8 de marzo y el 21 de abril (en el total del año murieron 24 menores de 8 años, frente a 25 mayores de esa edad). También está documentada la epidemia de sarampión(4), pero en , en Alcaine(2).

Con las fuentes actualmente disponibles para nuestra historia local (por la destrucción de sus registros civiles y religiosos) es difícil saber la incidencia en subalimentación o víctimas causadas por el prolongado periodo de sequías, pues se superponen diversas epidemias. No tenemos los registros de 1884. Y en están completamente protagonizados por la cuarta pandemia de cólera morbo(4).

Tenemos pocas noticias de 1882 de Blesa y Muniesa. Hay una que quizá fuese en respuesta al llamamiento para "allegar recursos para promover obras públicas y dar ocupación á gran número de jornaleros que no tienen trabajo". Quedó recogido en la "Gaceta de los Caminos de Hierro" de 26 de noviembre de 1882 el siguiente Decreto:

"REAL DECRETO.
De conformidad con lo propuesto por el ministro de Fomento,
Vengo en decretar lo siguiente:
Artículo único. Se aprueba el adjunto plan de carreteras provinciales para la de Teruel.

Dado en palacio [Madrid] á diez de Noviembre de mil ochocientos ochenta y dos.—Alfonso.—El ministro de Fomento, José Luís Albareda. Plan de carreteras provinciales de Teruel.

Número de orden. DENOMINACIÓN DE LAS CARRETERAS.

(...)
2 De Calamocha á Calanda por Blesa y Oliete.

(...)
13 De Blesa (en la de Calamocha á Calanda) al confín de la provincia de Zaragoza.(...)

Desconocemos cuándo se llevarían a cabo las obras de estas carreteras, si se pusieron pronto en marcha, y si, publicando ese decreto a finales noviembre, llegaría a tiempo para ayudar a los desfallecidos habitantes que habían sufrido tan mala cosecha de cereales en 1881-1882.

Por el momento no tengo el dato de cuándo se realizó la carretera desde Moyuela al confín de la provincia de Zaragoza, que enlazaría con la que va de Blesa al límite provincial entre Teruel y Zaragoza. Sí sabemos que el puente nuevo sobre el Aguasvivas en Blesa data de .
Por contra, el proyecto "2" de la relación previa tiene una pega. No consta que se realizase la carretera de Calamocha a Calanda por Blesa, ruta que más bien parece la que pasa aún hoy en día por Huesa del Común. Si estas obras se comenzaron a ejecutar es una duda que aún hay que resolver.

Los frutos distintos a los cereales

Avanzaba el verano y en la comarca del Bajo Aragón se estaba perdiendo hasta la cosecha de aceite.

Dice El Comercio Aragonés de Teruel:
«Las noticias que recibimos de varios pueblos del partido de Alcañiz, son desconsoladoras. La pertinaz sequía que aflige á aquella comarca, hace temer, que la próxima cosecha de aceite sea muy insignificante, puesto que la oliva se cae de los árboles completamente seca
El Diario de Huesca, .

En agosto ya adelantaban lo dañadas que estaban las vides, no solo por la sequía, y algunos cultivos salieron adelante a duras penas:

He aquí como describe la situación agrícola de Aragón, nuestro apreciable colega La Crónica de Vinos y Cereales: «Si se exceptúa algún distrito de la provincia de Teruel, donde han conseguido cosecha de cereales, el cuadro que ofrece toda esta región no puede ser más triste. Huesca perdió las cosechas de granos, los olivos no han arrojado ningún fruto, y la vid, que ya tuvo una brotación poco robusta, está agostada con los calores y la sequía. Además varios pueblos han sido castigados con fuertes pedriscos. La escasez de pastos y de aguas hace imposible el sostenimiento del ganado.

Lo mismo sucede en Zaragoza y parte de Teruel; las tierras de huerto sembradas de cereales han producido algo; las de secano nada; aceite no se cosechará lo bastante para el consumo, si bien todavía hay grandes existencias de las cosechas anteriores: la vid, que ya ha quedado algún tanto debilitada con las dos abundantes cosechas que últimamente había dado, la gran sequía de este año le ha causado doble daño estando los sarmientos muy cortos y delgados, y los racimos muy raquíticos. Si esta cosecha no es favorecida muy pronto por abundantes lluvias, será de 2/3 ó 3/4 menos que la anterior.»
El Diario de Huesca, 25 de agosto de 1882.

Y dos meses después, iniciado el otoño, lo confirman.

Dicen de Calatayud: «Ha terminado la recolección de la uva en el término de esta ciudad. La cosecha en general puede calificarse de escasa, si bien el fruto es de buena calidad.

Las lluvias de Setiembre y el buen tiempo que ha reinado después, han favorecido la sazón del grano, pero no han podido remediar el raquitismo ocasionado por la pertinaz sequía de este invierno.»
El Diario de Huesca, .

La emigración se dispara

Los habitantes de comarca oscense de La Litera estaban sufriendo y algunos marchando del país. Tras la falta de cosecha del verano de 1882, nos cuentan la esperanza que ponen, pobres, en dos días de lluvias de septiembre, y deben esperar que llueva más.

«Nuestro corresponsal de Binefar nos manifiesta que la comarca de la Litera, que se hallaba agostada por la sequía desde la primavera de 1881, ha sido al fin beneficiada por la lluvia el lunes y martes últimos, aunque no en la medida deseada. Las tierras —añade— han quedado á medio sazonar, y si el temporal lluvioso continúa, podremos prometernos una regular sementera, sin lo cual la emigración, que ha comenzado en grande escala, se haría pronto general.»

El Diario de Huesca,

Pero pasados dos meses los trabajadores ociosos de esa comarca oscense tenían que vender sus brazos por menos de los salarios habituales. Al empeorar el año, muchos han tenido que emigrar de España y le ponen cifras a la emigración.

«Recibimos noticias por demás desconsoladoras de algunas comarcas de Aragón. La pertinaz sequía que ha asolado aquellos campos no ha permitido durante dos años la siembra, y ha llevado á la miseria á centenares de honradas familias que ni aun con el sudor de su frente pueden ganarse el pan cotidiano. A causa de tan penosas circunstancias, se han abaratado tanto los jornales que los hombres se dan por satisfechos con un jornal diario de 6 reales.

De la población de Tamarite han emigrado unas 900 personas, que en suelo extranjero buscan ahora los medios para vivir que no han hallado en su patria.

Tamaños males no pueden conjurarse sino facilitando á aquellos infelices la manera honrada de hacerse con algunas cantidades con las que puedan atender al cuidado de sus familias. Podrían abrirse trabajos públicos. Quizás la construcción del ferro-carril de Canfranc podría dar ocupación á algunos brazos, no menos que la construcción del canal que toma el nombre de la población referida.»
El Diario de Huesca,

Afección a la ganadería

En la provincia de Zaragoza, en el centro del valle del Ebro, se puede leer sobre la sequía y el sufrimiento de los ganados, pero también que faltaba incluso el agua de boca en muchas localidades y había que ir a buscarla a kilómetros.

—«Es tanta la sequía que aflige á algunos pueblos próximos á la sierra de Alcubierre, que se ha agotado ya en muchos de ellos el agua que servia de abrevadero á los ganados y aun la destinada al consumo del vecindario. De muchas poblaciones van á buscar ese indispensable líquido á ocho y diez horas de distancia, y los pueblos de Leciñena, Perdiguera, Alfajarín y otros necesitan surtirse en el río Gallego de agua potable.»
El Diario de Huesca,

Al respecto de la última noticia de diciembre de 1882, merecería la pena estudiar, si se pudiese, cuánto afectó a la cabaña ganadera de ovino. Sirva como ejemplo que en el siglo previo tenemos bien documentado que una fuerte sequía mató en Blesa a un tercio de la enorme cabaña y afectó a los precios de la carne, allá por .(3) Tenemos estudiado este informe:

(...) Hasta el año proximo pasado de 80 [1780], consistia el numero de las obejas y cabras en mas de quatro mil, y el de vorregos, carneros y machos en cinco mil, con doblado exceso de el que avia por los años de treinta [1730].
El año de 80 [1780] con el motivo de la gran seca que se padeció en este dicho pueblo, y haverse consumido las aguas de las valsas [balsas], que se allan en dicho termino, enfermo el ganado de todas las especies referidas y murio de ellas mas de la tercera parte, y el mismo año no huvo cria de corderos (...)

Un reposo al año siguiente

Ya hemos visto noticias directas de como fue la cosecha del verano de 1882. Lo que si podemos suponer es que la cosecha del verano de 1883 sería buena, pues así fue en el vecino pueblo de Moyuela (Zaragoza), también pudo serlo en Blesa y Muniesa.

"(...) Nuestros labradores no se dan un momento de reposo; ocupados en la trilla, contemplan con placer la abundantísima cosecha que en este año tienen la suerte de recolectar, como justo premio a sus incesantes desvelos.

Dadas las condiciones del terreno, el número de cahices de trigo que se recolectan, es considerable. Ejemplo de ello es, la notabilísima cosecha del rico propietario don José Antonio Palacio. (...)

Las recurrentes sequías han dejado huella en la pobreza general de los pueblos de la zona del pie de monte ibérico que lindan con el valle del Ebro, y a veces las tenemos recogidas en la prensa, como la sequía de otoño/invierno de 1929, la sequía de 1934, o la sequía de 2008.

Fuentes

  • La Época (Madrid) 15/1/1882 (BNE).
  • Gaceta de los Caminos de Hierro, 26/11/1882, pág. 756 (BNE).
  • La Alianza Aragonesa, 26/7/1883.
  • El diario de Huesca, varios números de 1882.

Bibliografía

  • (1) ÁLVAREZ RODRÍGUEZ, Javier; POTENCIANO DE LAS HERAS, Ángela; VILLAVERDE VALERO, Julio José (2008) Evolución histórica de sequías en España, Revista de Obras Públicas/Marzo 2008/Nº 3.486 http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publico/2008/2008_marzo_3486_04.pdf.
  • (2) BESPÍN, José Manuel, GIL, Cipriano. (2020) La Voz de Alcaine "De todas las epidemias sufridas en Alcaine en el último siglo y medio, la de cólera de 1885 fue la más mortífera" [enlace].
  • (3) LOZANO ALLUEVA, Fco. Javier (2012) "Crisis en el abasto de carnes en torno a 1780 en varias localidades de Teruel y Zaragoza." Publicado en internet en "Blesa, un lugar en el mundo" en www.blesa.info. [http://www.blesa.info/his1780-SequiaYDispensaVsCarnicerias.pdf]
  • (4) LOZANO ALLUEVA, Fco. Javier (2015) La epidemia de cólera de 1885 en localidades del río Aguasvivas (Aragón) Publicado en internet en "Blesa, un lugar en el mundo" en www.blesa.info. Una versión resumida de este artículo se ha publicado en la revista cultural EL HOCINO, nº 35 (julio 2015), págs. 22 a 45, editada por la "Asociación cultural El Hocino de Blesa" (Teruel). [http://www.blesa.info/his1885-ColeraMorbo-CuencaAguasvivas-Aragon.pdf]

^