Billetes locales aragoneses durante la guerra civil;
Comparación de modelos de varias localidades

Indice


Hace tiempo (1998) me sorprendí al conocer la existencia de un billete de curso legal, durante la guerra civil de 1936, propio de mi localidad.  Apareció, como tantos otros, en la obra "Historia de la moneda y del dinero", editado por el periódico Heraldo de Aragón.  En dicha obra, de José Luis Corral Lafuente, una de sus partes se dedicaba a una edición facsímile de billetes que editaron diversos municipios aragoneses en aquellas circunstancias tan excepcionales.

Yo, como coleccionista de monedas aficionado, conocía de la existencia de monedas y billetes de ámbito municipal creados durante la guerra civil, pero no se me había ocurrido buscar la existencia de una moneda local, porque los mayores nunca me habían hablado de ella, y consideraba, (ingenuamente a la vista de lo ocurrido), que de haber existido tal curiosidad, me la habrían comentado. Así nació el germen de este artículo.

El porqué de las monedas locales

Durante la Segunda República circulaban en España diversos billetes de entre 1.000 y 25 pesetas y varias monedas de diferentes metales: "de plata de 5, 2, 1 y 0,50 pesetas; de cupro-níquel de 0,25 pesetas (el real), y de cobre de 10 (la perra gorda), 5 (la perra chica), 2 y 1 céntimos."

Al fracasar parcialmente el alzamiento militar de 1936, la situación originó una guerra que pronto se adivinó larga.  Por ello, una de las preocupaciones de ambos bandos fue la obtención de divisas para efectuar los pagos en el extranjero.(0)  El Gobierno de la República tenía en su poder las reservas de oro del Banco de España, que podía utilizar para comprar las necesarias importaciones.  La peseta perdió valor en los mercados de divisas internacionales y se vio la necesidad de atesorar todos los metales valiosos, convertibles en divisas o útiles desde el punto de vista industrial.  También la gente atesoraba, a pesar de los decretos que lo prohibían en ambas zonas, las monedas, joyas y cualquier valor convertible en dinero en el incierto futuro, desaparecieron de la circulación las monedas de plata existentes (que el mismo Gobierno retiraba a medida que llegaban a sus arcas) y las monedas fiduciarias de cobre y hierro que emitió el gobierno republicano ya iniciada la contienda. El gobierno puso en circulación papel moneda de valor facial equivalente a algunas de las monedas.

Sobre la necesidad de metales del gobierno republicano tenemos constancia de comunicaciones a los pueblos del ámbito de Montalbán (Teruel) encauzadas a través de los comités anarquistas comarcales, a comienzos de 1937.(1) También de decretos para que se cedieran las monedas de plata, comunicados en prensa catalana o el Boletín Oficial de Aragón en 1936 y 1938.(2)

Billetes emitidos durante la 2ª República Española
Billetes emitidos por el Gobierno Republicano durante la guerra,
sustitutivos de monedas de metal, como "certificado provisional de moneda divisionaria", de 0,50 y 1 pesetas (1937).

Así pues, el acaparamiento de la moneda fraccionaria afectó tremendamente a la actividad económica, ya de por sí alterada, y obligó, al igual que en otras zonas republicanas, a recurrir a los llamados "vales" y "bonos", que servían especialmente a los comerciantes, para la devolución del cambio de billetes.  Esta forma de dinero fue emitida por ayuntamientos, comerciantes, industrias, transportes públicos, diferentes entidades, etc.  La situación llevó a la F.N.M.T. (Fabrica Nacional de Moneda y Timbre) a confeccionar desde finales de 1938 unos sellos-monedas en cartones circulares con el escudo del Estado grabado en una de las caras y la otra reservada para adherir diferentes sellos de correos.


Arriba moneda y sellos-moneda emitidos durante la guerra civil de 1936, por la República. Abajo los emitidos antes de la guerra.
Monedas y sellos-moneda emitidos durante la guerra civil de 1936, por el Gobierno Republicano.

Esta situación era extrapolable a los propios frentes y ejército republicano, y así hallamos la existencia de billetes de la 126 brigada mixta, 502 batallón, 28 división (por valores de 25 y 50 cts. y 1 peseta) de curso legal en su interior, con su numeración y firmas autorizadas (el mayor jefe, el comisario de guerra, el teniente habilitado), en colores diversos, incluso para el mismo valor facial. [Detalles de la brigada]

Billete de uso en una brigada
Anverso y reverso de un billete de una peseta de uso para los soldados de un batallón.
Billete de uso en una brigada
Billete de uso en una brigada. Guerra civil española
Colección de Bernardino Arnal.

En Cataluña (zona republicana), "la Generalitat emitió antes de la crisis monetaria billetes de 10, 5 y 2,50 pesetas de curso legal en toda Cataluña, además de permitir emisiones fraccionarias menores por parte de los municipios". También el Consejo de Asturias y León emitió billetes de 25, 40 y 50 céntimos y de 1 y 2 pesetas, además de monedas.  "En Aragón, que no disponía de la facultad de emitir moneda, [...] se prohibieron expresamente las emisiones municipales".  Los billetes que sustituían a la moneda fraccionaria eran cambiados en los respectivos ayuntamientos o entidad emisora por billetes del Banco de España, lo que garantizaba su valor y el cambio de unos por otros en cualquier momento, ya que el dinero del Banco de España quedaba en depósito, separado de las arcas municipales. 

"Los billetes locales se retiraron oficialmente de la circulación el 31 de marzo de 1938", pero la decisión estaba tomada antes.(3) Algunos "municipios ignoraron la prohibición y mantuvieron el uso de los billetes hasta el fin de la guerra", entonces se convertirían en papel mojado. 


Monedas y billetes emitidos durante la guerra civil española de 1936, por el ejército sublevado
Moneda y billetes emitidos por el ejército sublevado durante la guerra civil de 1936.
25 cts de 1937. 1 peseta de 1938. 100 pesetas de noviembre de 1936.

El valor de los propios billetes del banco de España fue siempre en descenso a causa de la inflación y la baja cotización exterior.  Al comienzo de la guerra el bando alzado ya estampillaba los billetes republicanos previos al inicio del alzamiento que circulaban por los territorios que controlaban. Y tal era la importancia del control del dinero que muy pronto tuvo lugar la primera emisión de sus propios billetes "nacionales" con fecha 21 de noviembre de 1936 (a la que seguirían otras en 1937 y 1938). Nominalmente figuraban como billetes de Burgos, aunque impresos los de 1936 de bajo valor en la casa Portabella, Zaragoza, los mayores en Alemania por una de las mayores proveedoras de papel moneda, y en años posteriores en la Italia fascista). La cotización del dinero de los Nacionales se distanció mucho de la débil peseta republicana, que a causa de la inflación y la guerra económica, se acabaría desplomando al final de la guerra, ya que el nuevo Estado no pensó nunca en cambiar los billetes republicanos en circulación por otros con su nueva moneda.(4)

Análisis de varios billetes locales aragoneses

El diseño de los billetes: etapas

El análisis del diseño de los vales y billetes puede partir de una primera división temporal, ya que fueron elaborados en etapas distintas. Las fechas son aproximadas, debiendo ajustarse según los eventos ocurridos en cada localidad.

  • Colectividades anarquistas con Comité de la colectividad (verano de 1936). Vales.
  • Colectividades "libres" anarquistas, agrupadas en comarcales, o incluso algún Consejo Municipal (desde enero/febrero 1937). Billetes-vale. Tras el reconocimiento del Consejo de Aragón por el Gobierno, fueron generalmente billetes de colectividades obligadas a formalizarse compartiendo poder con U.G.T. u otras entidades políticas (pervivieron muchas hasta verano de 1937).
  • Periodo de transición (verano/otoño de 1937). Billetes de comisiones gestoras, resellados (perviviendo o no algunas colectividades). Entre julio y agosto se desmantelan por el Gobierno colectividades y en agosto el Consejo de Aragón.
  • Consejos Municipales, y algunos ayuntamientos y colectividades. Desde agosto u otoño de 1937. Tras la disolución del Consejo de Aragón y la recuperación del control por el gobierno de la Segunda República, hasta enero de 1938, o algunas hasta marzo de 1938. Muchos nuevos billetes o cambio de los anteriores.

Periodo de inicio de la revolución: vales

En un primer momento, dada la desaparición del Estado nacional, en gran parte del Aragón ocupado por columnas anarquistas se organizaron como colectividades. Estas se regían por un orden, cuyo valor de cambio era el trabajo, sólo necesitaban el papel moneda o monedas para contadas operaciones, pues incluso transacciones de importes elevados se basaban en la confianza de futuros intercambios comerciales colectivos, y los bienes básicos, fruto del trabajo local o comarcal, se intercambiaban o daban a cambio de un vale con el sello del comité correspondiente (aunque el sello fuese del Ayuntamiento previo). Según comentaba A. Souchy "En caso necesario se cambia el dinero [de la colectividad] por pesetas. Pero hay que motivar la causa. Como motivo se admite la compra de objetos que no se puedan obtener en el pueblo, o la necesidad de un viaje a otras localidades."(5)

Colectividad anarquista de Blesa (Teruel, España)  Vale por 3 kilos de pan. El comité revolucionario de Blesa. septiembre 1936
Ejemplares de "vales por pan" emitidos durante el verano de 1936 por el Comité anarquista de Blesa.
Las fechas extremas de los vales conservados por la familia de Blesa que hacía pan son 19 de agosto y 19 de septiembre.
Algunos eran al portador, muchos nominales, y alguno "para los milicianos".
Colección de la familia Pérez Martín. Archivo digital de la A. C. El Hocino.

Colectividad anarquista Castelserás
Ejemplar de "vale por aceite" emitidos durante el verano de 1936 por el Comité revolucionario de Castelserás.
Tomado de páginas de subastas numismáticas.

Asentamiento de las colectividades anarquistas

Así, los billetes locales, cuando surgieron, fueron muy sencillos y muchos de estos papel-moneda necesitaban por ello de un sello para ser válidos, igual que los vales improvisados. El primer billete-vale que mostramos, de la colectividad de Moyuela (Zaragoza), vemos un ejemplar similar al de otras muchas localidades pequeñas en aquellas circunstancias (como el de Andorra de 1936 por "25 enteros"): es bastante parco.

Moyuela (Zaragoza) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Billetes-vales de colectividad, muy sencillos, Moyuela (Zaragoza) (1937).
Colección de Bernardino Arnal

En cambio, en otras colectividades de localidades mayores, tuvieron billetes con diseños bastante más elaborados, incluso de aspecto algo profesional, como el de Híjar o Samper de Calanda, donde figuran el escudo del Consejo Regional de Defensa de Aragón, y no usan sello para autentificar. Solían mostrar motivos alusivos a la simbología o "imaginería" proletaria: figuras de trabajadores esforzados, efigies de líderes como Francisco Ascaso, el escudo regional del Consejo de Aragón. En algún caso se amplía a pensadores emblemáticos no ligados al anarquismo, como a Joaquín Costa (en el billete de Híjar de 1 peseta).

Híjar (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Anverso y reverso de un billete de la colectividad obrera de Híjar, de UGT y CNT.
En el anverso retrato de Francisco Ascaso.
Impreso (y quizás elaborado) en "Artes Gráficas CNT Barcelona"
Cortesía de Bernardino Arnal

vale de Samper de Calanda durante la guerra civil española
Vale de colectividad obrera y campesina, Samper de Calanda (Teruel)
(sin fecha, provisionales, hasta que tuvieron el billete).
Tomado de páginas de subastas numismáticas

Samper de Calanda (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Samper de Calanda (abril de 1937)
Billetes por cortesía de Bernardino Arnal

Algunas localidades grandes como en Alcañiz, tuvieron billetes en casi todas las etapas. Nada menos que tres versiones. En su edición de febrero de 1937 era menos elaborado que un simple vale. La edición de junio de 1937 ya parecía un billete y también ostentaba el escudo del Consejo Regional de Defensa, y significativamente en el reverso mostraba un puño en alto junto a las siglas CNT - UGT. El siguiente modelo de billete (fila inferior con el anverso y reverso), seguramente publicado tras el verano del 37, aunque en sus textos figura también ser del mes de junio de 1937, ya no hace mención a dichas siglas sindicales y es de menor tamaño. No creo que obedezca a una falsificación, sino a realizarse tras la desaparición del Consejo de Aragón.

Alcañiz (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Evolución de billetes locales de Alcañiz (Teruel). Arriba a la izquierda: reverso primer billete (de febrero de 1937), poco más que un vale sellado y numerado.
El siguiente en el tiempo (arriba a la derecha) fue un billete bien elaborado (emisión del mes de junio de 1937),
Billetes cortesía de Bernardino Arnal

Lécera. Billete local durante la guerra civil de 1936
Lécera (Zaragoza) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Anverso y reverso de un billete del Concejo de Lécera y su colectividad,
de junio de 1937, con un diseño muy parco para una localidad importante.
Colección de Bernardino Arnal

Para los billetes locales carentes de fecha (como los de Híjar), el observar si contuvieron textos alusivos a colectividades o motivos obreros, o al Consejo de Aragón, o su escudo (el cual fue creado por el Consejo y publicado el 22 de enero de 1937 -tal como apareció el n.º 3 de Nuevo Aragón-(20)), o el escudo de la República, es necesario para intentar clasificarlos temporalmente.

El periodo de transición

En julio de 1937 el Gobierno Republicano central decidió liquidar el Consejo de Aragón, debido a motivos políticos (era eminentemente cenetista), y a su autonomía (el día 10 de agosto se disolvía el consejo, deteniendo a sus integrantes, pero no se publicó el decreto hasta el 11 de agosto 11/8/1937).  La columna del comunista Lister, al mando de la División 11º destruyó colectividades en Aragón (estuvo presente en la "capital", Caspe y otros lugares), mientras que "fuerzas de la 27 División, que hace un tiempo se hallan descansando en dicha localidad [Muniesa]", destruyeron la labor de las colectividades de Muniesa y su entorno (La Hoz de la Vieja, Alcaine, Josa, y Obón, y en Blesa); y de la 30 División en Montalbán Utrillas y Escucha, con registros, detenciones, y requisa de objetos.(6)

Tras la caída del Consejo de Aragón, un gobernador general de Aragón de signo republicano, José Ignacio Mantecón, introdujo profundos cambios en los gobiernos locales, cuando las colectividades pasaron a ser de pertenencia voluntaria y la CNT se vio obligada a compartir el poder con miembros de la izquierda moderada. Por ejemplo, en Plenas (Zaragoza) continuó funcionado la colectividad, pero ahora gobernada conjuntamente por la C.N.T. y la U.G.T.

Sobre los billetes en la colectividad de Muniesa (Teruel) y sus pueblos dependientes, un documento refleja la obligación que surgió de cambiar las primeras ediciones distribuidas entre la población, por los mismos una vez retimbrados, con motivo de haber desbancado del poder local a los comités anarquistas, en favor de los consejos municipales (auspiciado por el Gobierno Republicano y con una división militar comunista de por medio, como decía).

Escribían al presidente del Consejo Municipal de Huesa del Común (Te) (y otros lugares dependientes de Muniesa):(7)

"Ruego a V. se digne comunicar a ese vecindario, que el papel moneda que perteneció a la disuelta Colectividad de este pueblo y que al reverso se halla estampado un sello en tinta que se lee "Colectividad Libre C.N.T. F.A.I. Muniesa (Teruel)", queda nulo y sin ningún valor, circulando únicamente el que en la misma moneda y al anverso existe el sello de este Ayuntamiento y la firma del Alcalde, advirtiendo a sus administradores que en el plazo de 15 días el poseedor de algún billete de los al principio nombrados podrán presentarse en este pueblo a canjearlo por los que está consentida la circulación.
Salud y República.

Muniesa, 7 de octubre de 1937
El Alcalde"

La carta dirigida a Huesa del Común nos indica que Huesa no tenía billetes locales propios y usaría los de la "cabecera comarcal" (Muniesa), lo que corroboran algunos testimonios de la época, que no recuerdan que hubiese billetes de Huesa.(8) Y efectivamente, el cambio de billetes debió suceder, porque de la "colectividad libre de Muniesa" conservamos, o billetes sin sellar o sellados con el sello del Ayuntamiento de Muniesa (de 25 céntimos y de 1 peseta) pero no de la "colectividad libre CNT FAI Muniesa", aunque tal lema figurase aún en el billete. Otros coleccionistas conservan alguno con el sello original de la Colectividad de Muniesa, como se intuye en la fotografía del catálogo "La guerra civil en Aragón 70 años después".

Muniesa (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Dos de los billetes de la colectividad de Muniesa, uno sin sellar, y el segundo
sellado y con la firma del presidente tachada y con sello del nuevo gobierno municipal.
Cortesía de Bernardino Arnal

De otro de los pueblos de dicha colectividad, Monforte de Moyuela (Teruel), que sí tuvo al menos un billete propio, estudiamos un ejemplar de aspecto muy artesanal, que refleja perfectamente este relevo de poderes y la revalidación del papel moneda. El billete de una peseta (mayo 1937) estuvo sellado inicialmente por la "colectividad libre de Monforte" con la siglas CNT en el centro; y sobre él está resellado el sello de "Alcaldía de Monforte de Moyuela" con el escudo de la España republicana en el centro.

Monforte (Teruel) Billete local durante la guerra civil de 1936 Monforte (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Anverso y reverso del billete de la colectividad de Monforte de Moyuela (mayo 1937)
sobresellado tras un cambio de poderes y sistema.
Colección de Bernardino Arnal.

También hallamos pruebas de enmiendas "físicas" en otros billetes, como en un ejemplar de 1 peseta del que fue el "Consejo Local de Defensa de Torrente de Cinca" (edición de mayo de 1937), que en un momento posterior procedió a tachar claramente con tres líneas la palabra "Defensa" figurando solo "Consejo local de Torrente de Cinca". Aún se conservan billetes sin tachar (como los ejemplares de 2 pesetas).

Otra localidad que emitió su billete en dicho periodo, Ainsa, lo rotuló con los significativos títulos de "Comisión gestora de Ainsa. Emisión aprobada en sesión extraordinaria del 30 de agosto de 1937". Fue un bonito billete con fondo de aguas y una acuarela de color distinto por el reverso.

También podría haber sido así en Castellote, pues aunque figura como titular su Consejo Municipal, la nota de la emisión aclaraba "Acuerdo de la Comisión Gestora de fecha 5 de septiembre de 1937."

Ainsa. Billetes locales de la comisión gestora
Bonito billete elaborado en Tipografía "El secretariat catalá" Barcelona.
Cortesía de Bernardino Arnal

Algunos billetes que aún aparecerán con el escudo del Consejo de Aragón llevan fechas tardías como el 11 de julio de 1937 en Ababuj (Te), Gelsa (14 de octubre de 1937), o Velilla de Ebro (Z) (del 24 de noviembre de 1937), pero serán de los últimos.

Castellote (Teruel) moneda local
Billetes de Castellote (septiembre 1937), otro ejemplo de poblaciones importantes con diseños muy básicos.
Cortesía de Bernardino Arnal

La etapa de los consejos municipales y ayuntamientos (agosto 1937-marzo 1938)

Tras este cambio de poder algunas localidades cambiaron sus billetes o los resellaron, pero otras muchas los hicieron. Por ejemplo, el Consejo Municipal que editó los billetes de Blesa empezó a regir el 19 de septiembre de 1937, sustituyendo al cuarto comité de la colectividad anarquista, y en los billetes figura como fecha de emisión el 1 de octubre de 1937, fecha en que se detiene al comité anarquista anterior.(9)   Entre los motivos que lo ilustran no habrá referencias a la simbología proletaria obrera ni campesina, ni siglas de los sindicatos anarquistas.


 Anverso del billete de una peseta
Anverso del billete de 1 peseta, de Blesa (octubre 1937)
Colección particular de Antonio Pérez

Barbastro renovó sus billetes a la semana de la disolución del Consejo de Aragón (el 18 de agosto), con motivos muy distintos. Benasque el 22 de agosto, y lo rotulaba ya como "Ayuntamiento de Benasque", firma manuscrita del Alcalde y escudo de la España Republicana con la corona mural. Castel de Cabra y Escucha (acuerdo del 29 de agosto), en plena cuenca minera turolense, tendrán billetes con el Ayuntamiento como titular.

Montalbán (Teruel) moneda local
Billetes de Montalbán (junio 1937), otro ejemplo de poblaciones importantes con diseños muy básicos.
Cortesía de Bernardino Arnal

Al intentar clasificar los billetes por etapas en función de su fecha de emisión y emisor puede encontrarse alguna aparente incoherencia, que se podrían explicar estudiando la historia detallada de cada localidad. Para empezar, la fecha de emisión que figura en el billete no siempre debe ser la real.

  • Así lo comprobamos en el caso de Montalbán, del que conservamos un billete de 50 céntimos y otro de 0,50 pesetas y diseños distintos (en su anverso y reverso, y figurando los mismos presidente, depositario, interventor). En ambos hicieron constar la fecha de emisión de 1 de junio 1937, cuando hubieron de crearse en dos momentos distintos.

  • Montalbán (Teruel, España) Billete local durante la guerra civil de 1936
    Montalbán (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
    Billetes del Consejo Municipal de Montalbán (junio 1937), pero que a la fuerza tuvieron distintas fechas de emisión.
    Colección de Bernardino Arnal.

  • Otro caso, en momentos clave, en que la fecha puede llevar a equívoco, los billetes del Consejo Municipal de Monzón en que la fecha de emisión que figura es junio y agosto de 1937, pero una nota en los mismos indica que su emisión se aprobó el 21 de mayo de 1937 (para todos ellos).


Monzón, billete
Billetes del Concejo de Monzón (agosto 1937, o mayo de 1937)
Cortesía de Bernardino Arnal

Un buen ejemplo de localidades con billetes de varios periodos son los de Binéfar o los de Barbastro (Huesca), que en sus primeras versiones ostentaban los motivos más revolucionarios (realizados en una imprenta de CNT), y a partir de septiembre y agosto de aquel año (respectivamente) tienen billetes totalmente renovados, con aspecto más clásico, y donde no les importa colocar los tradicionales escudos heráldicos locales (de una imprenta no afin a CNT, al menos por el nombre).


Binefar (Huesca) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Billetes de la colectividad de Binéfar durante el dominio anarquista (a la izquierda el anverso y reverso, sin fecha),
donde no había céntimos sino "grados"
y el billete tras la disolución de las colectividades (a la derecha el anverso y reverso) (septiembre 1937).
Cortesía de Bernardino Arnal

Basbastro(Huesca) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Billetes de la colectividad de Barbastro durante el dominio anarquista (sin fecha) y tras la disolución de las colectividades (agosto 1937).
Billetes cortesía de Bernardino Arnal

Los pueblos y ciudades mayores tenían billetes con diseños bastante elaborados, como: Caspe, Barbastro, Binéfar, Graus, Maella, Samper de Calanda e Híjar. El diseño de los de Tamarite es especialmente bonito (octubre de 1937, elaborados por Seix y Barral en Barcelona), y con filigrana en el reverso. El diseño de los billetes de las localidades pequeñas siguió siendo bastante sencillo, algo más elaborado que alguno de los "vales" de algunas como Monforte, pero similares a las de la Colectividad de Muniesa. Vemos así los de los consejos municipales de Moneva o Plou.

Moneva (Zaragoza) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936

Plou (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Algunos de los billetes locales de Moneva (Zaragoza) (diciembre 1937) y Plou (Teruel) (agosto 1937).
Colección de Bernardino Arnal

Plou, como Huesa del Común, no debió tener billete en la etapa de dominio anarquista, pues Muniesa editó billetes comarcales. Pero una vez disuelto el Consejo de Aragón, en la etapa de los Concejos Municipales sí lo tuvo. Eso no obsta a que no desapareciese la colectividad. De hecho los significativos billetes de Plou obstentan en la cabecera "Consejo Municipal de Plou - Colectividad libre", como también ocurre en la cercana Lécera.

La práctica totalidad de billetes comparados, independientemente de su nivel de diseño, están impresos a una tinta, salvo los de Binéfar, Castel de Cabra, Escucha, Estopiñán, Fabara, Herrera de los Navarros, Castelserás, Blesa, Mequinenza, Caspe, Azuara...
La segunda tinta suele usarse para fondos o aguas que lo hacían más difícil de falsificar. En otros, para conformar figuras de fondo, como el labrador de Herrera de los Navarros (Z), o al menos el escudo de la República (Castelserás -Te-, Jatiel -Te-).

Alcañiz es también un caso aparte. En la segunda edición o versión de sus billetes (de las tres que tuvieron) estos fueron productos bien diseñados, y conscientes los impresores o los munícipes de la posibilidad real de falsificación, imprimieron sobre los elementos gráficos principales una filigrana de un tono amarillo suave tanto en el anverso como reverso. Esta última capa se ha desgastado mucho con el uso, tanto es así que en el ejemplar que pude estudiar (1 peseta) se había borrado del anverso, y era poco visible en el reverso. Pero cuando posteriormente vi imágenes de ejemplares mejor conservados, se aprecia claramente esta buena filigrana en el anverso y el reverso (véase página de Cazarabet), o el mismo en tinta verdosa de 50 cts.

El billete con la filigrana más artística, complicada, bonita e integrada en un billete profesional se encuentra, a mi parecer, en el billete de Caspe (1 pta). No está fechado, pero la ausencia de motivo alguno referente a ser sede del Consejo de Aragón o capital del Aragón leal, delata que será posterior a la disolución del Consejo regional de defensa de Aragón. En los de localidades pequeñas, destacan, sobre muchos de los comparados, los billetes de Blesa, ya que tienen una de las filigranas más elaboradas, incluso si se compara con los de localidades mayores.  Los billetes de Alcañiz, Samper de Calanda o Mequinenza también tenían diseño más aproximado a un billete de banco, mas su filigrana era relativamente sencilla.

Castel de Cabra (Teruel) Moneda divisionaria durante la guerra civil de 1936
Billete de Castel de Cabra, a dos tintas y con una sencilla filigrana,
que en realidad es un mosaico de un dibujo simple (sin fecha).


Anverso del billete local de 25 céntimos de Blesa
Anverso del billete de 25 céntimos, de Blesa (octubre 1937)
Colección particular de Antonio Pérez Martín

En las fotos generales no se aprecia bien el detalle que alcanza el cuerpo de los billetes de Blesa. Contienen una filigrana muy elaborada y espesa que conforma el fondo amarillento (en el 25 cts), tal como vemos en el detalle siguiente:


El fondo en detalle
Detalle del fondo del billete de 25 céntimos
Colección particular de Antonio Pérez

Lamentablemente, desconocemos la imprenta donde se elaboraron. Por esa delicada filigrana se destaca sobre otros muchos billetes locales que carecen de fondo (Benasque, Castellote, Híjar, Moyuela, Monforte de Moyuela, Moneva, Montalbán, Monzón, Muniesa, Plou, Poleñino, Sariñena), o la tienen menos elaborada (Aínsa, Castel de Cabra, Samper de Calanda, Tamarite de Litera...).


Anverso del billete de 50 céntimos
Anverso del billete de 50 céntimos de Blesa (octubre 1937)
Colección particular de Antonio Pérez

Por cortesía de Antonio Pérez, un coleccionista blesino, supe que también existió el billete de una peseta, y el de cincuenta céntimos, menos comunes que el de 25 céntimos en aquellos años.  El diseño de ambos es similar, varían los colores, las orlas y los tamaños.

Los billetes de Blesa también tienen impreso el reverso, con el escudo de la Segunda República como fondo, figurando el texto "Consejo Municipal de Blesa", la numeración y el valor facial. Otros billetes de estilo sencillo carecen de reverso impreso.


Reverso del billete de 25 céntimos de Blesa
Reverso del billete de 25 céntimos, de Blesa
Colección particular de Antonio Pérez

También hay que destacar los billetes de Herrera de los Navarros, que estaban realizados a dos tintas. La tinta amarilla conforma una silueta de un labrador arando en el de 25 céntimos, y un fondo a modo de rayos solares que emanan del centro, complementado con el escudo republicano en una esquina, complicando su falsificación.

Y los de la localidad próxima de Azuara, con orlas y textos en verde, cuentan también con una filigrana delicada de color amarillo.

Y por lo bonito, clásico y apariencia muy profesional, destacan los billetes de Fabara.


Fabara
Anveso del billete de 50 pesetas de Fabara (Z) de 1937. El de acabado más profesional de los que he visto en versión digitalizada
impresos en "Imp. Lit. Sabadell y C.º S. Claris 24, Barcelona"

Numeración

La inmensa mayoría de los billetes locales llevaban su correspondiente número de serie, impreso o escrito a mano.  En los tres billetes de Blesa originales que nos dejó Antonio Pérez la serie era la "A" y el número era bajo (el mayor, el del ejemplar de 25 céntimos es el 3341), como en la mayoría de los billetes de otros pueblos, donde constan números entre los pocos cientos y los cinco mil, salvo en los grandes núcleos de población.  Pero en el ejemplar de 25 céntimos, que apareció como facsímile en la obra de J. L. Corral citada al inicio, el número de serie es increíblemente alto (serie A nº 981460 ¡cercano al millón!) lo que no deja de plantear dudas respecto a las tiradas de cada uno o, más bien, si había saltos de numeración.

Numerosos billetes añaden al número de serie una letra de serie. Lo más habitual es que no son letras destinadas a acortar el número de dígitos (como en los billetes actuales de grandes tiradas), se utilizaba una letra para cada valor facial. Por ejemplo, en los billetes:

  • Ababuj (Te), la serie D corresponde a 25 cts., la serie C a 50 cts, la serie B a 1 peseta.
  • Albalate (Te), la serie D corresponde a 25 cts., la serie C a 50 cts, la serie B a 1 peseta.
  • Almonacid de La Cuba (Z): Serie D a 5 cts, serie C a 10 cts.
  • Barbastro: serie A, 25 cts; serie B, 50 cts, serie C 1 peseta.
  • Castelserás: serie B, 1 peseta; serie C, 50 céntimos.

La más variada "ceca" que examiné, Lécera (Z): serie D, 2,5 pesetas; E, 2 pesetas; F, 1 pta.; G, 50 cts; H, 25 cts; I, 15 cts; J, 10 cts; K, 5 céntimos. Seguramente existieron las series A, B y C con valores superiores a las 2,5 pesetas.

Pero no siempre la serie va ligado a valor; El Consejo Municipal de Escatrón tenía la serie A tanto para los valores de 25 como 50 cts.

Tenemos un dato al respecto de la tirada, de la comarcal de Muniesa. A. Souchy indicaba que "...la comunidad hizo imprimir dinero por 100.000 pesetas. La introducción de ese dinero data de un mes solamente. Hasta ahora hay 11.000 pesetas en circulación.(10) En caso necesario se cambia el dinero por pesetas." Y también de Binéfar donde había (cuando pasó Souchy) 45.000 pesetas en vales en circulación.

El sello autenticador

En algunos billetes consta que el billete "no es válido sin el sello al dorso" (Lécera, Moneva, Plou). Por ello (o aunque no conste esa norma), muchos billetes llevan estampillado el sello del consejo local (como en Basbastro, Binéfar, Poleñino, Monzón, Sariñena, la primera edición de Alcañiz, Castellote, Monzón, Monforte, Sariñena...).

En otros no figura el sello del consejo o ayuntamiento (Ainsa, Barbastro, Tamarite, Alcañiz en su segunda y tercera edición, Blesa, Samper de Calanda), muy probablemente porque eran billetes de acabado bastante más profesional y difícil de falsificar, impresos por el anverso y reverso. El caso de Blesa no sería por su gran alarde de diseño o abigarrados dibujos, sino por la compleja filigrana del anverso, como antes mencionaba.

Mientras, otros que he podido estudiar donde no se halla rastro del sello (Moneva), creo que son ejemplares que no estuvieron en circulación y se guardaban posiblemente en las imprentas o sedes de los consejos, dada su conservación impecable (y falta de serialización a pesar del hueco reservado para ello). Prueba de ello es que en algunos casos conservamos idénticos billetes sellados y sin sellar (Muniesa).

Como detalle original, los billetes locales del Consejo Municipal de Calaceite, llevan estampillado el sello en seco, en relieve en el centro del cartón (emitidos en enero de 1937 por valor de 1 peseta en cartón rojo sangre y 50 céntimos en cartón de color claro no blanqueado).

billete con sello en relieve
Calaceite (Teruel) (octubre 1937).
Con el sello en seco en el centro para lo cual el billete está impreso en papel grueso o cartulina.

Las imprentas

No hay referencia al impresor en muchos de los billetes (Blesa, Castel de Cabra, Castellote, Lécera, Monforte, Montalbán, Moyuela, Muniesa, Poleñino, Plou, Sariñena...) pero cuando las hay encontramos imprentas de la retaguardia en Cataluña (en concreto en Barcelona), lo cual es lógico, teniendo en cuenta que las imprentas aragonesas estarían mayoritariamente en sus capitales provinciales (todas en poder de los militares alzados). En la tabla resumen comprobamos que muchos se crearon en imprentas de la CNT o su diario "Cultura y Acción", y sólo hallo una mención a una imprenta en Aragón (entre los 61 modelos originales analizados), en Alcañiz.

Pero si se amplía la muestra a otros, que no he podido examinar físicamente, encontramos otras imprentas en la retaguardia, e incluso alguna en Aragón, como el billete de Grañén, impreso en Barbastro (H).(11)

billete emitido en Tamarite (H)
Tamarite de Litera (Huesca) (octubre 1937). Bonito diseño de este billete con dos tintas.
por cortesía de Bernardino Arnal.

En cuanto a las imprentas, se da la paradoja de que los billetes de Barbastro estaban impresos unos en el Centro Admon. Mpal. Emp. Col. CNT Barcelona, y otros en Rieusset - C O. Barcelona. En cambio había imprenta local, y de hecho los bonitos billetes de los Consejos Municipales de Grañén y Torla (H) estaban realizados en la imprenta de Tip. Santamaría de Barbastro, con idénticos motivos en estilo "Art nouveau".

billete de Grañén impreso en Barbastro (H)
Grañén (Huesca).

billete de Torla impreso en Barbastro (H)
Billete prácticamente idéntico, de la misma imprenta, para Torla (Huesca).

Tabla de billetes estudiados

Relaciono aquí los datos de los billetes originales que he podido examinar. Puede hacer clic sobre la cabecera para reordenar la tabla.

Lugar  Valor facial Titular   Puesta en circulación nº de serie Sellado Imprenta Medidas Uni- facial
Ainsa 50 cts Comisión Gestora de Ainsa   30/8/1937 2404 no Tip "El secretariat catalá" Barna. 92x56 N
Alcañiz 1 peseta Consejo Municipal de Alcañiz C febrero de 1937 7945 sí. Consejo Municipal Alcañiz - depositaria - Tip. comercial Alcañiz 120x79 N
Alcañiz 2 pesetas Consejo Municipal de Alcañiz C febrero de 1937 9900 Tip. comercial Alcañiz 120x78 N
Alcañiz 25 cts Consejo Municipal de Alcañiz C junio de 1937 39832
35752
no Editorial Cultura y Acción 95/98x63/64 N
Alcañiz 50 cts Consejo Municipal de Alcañiz C junio de 1937 50156
60748
no Editorial Cultura y Acción 98/99x61/66 N
Alcañiz 1 pta (A) Consejo Municipal de Alcañiz C junio de 1937 24842 no. Junto al puño aparece CNT UGT ... Gráficas CNT 110x70 N
Alcañiz 1 pta (B) Consejo Municipal de Alcañiz C junio de 1937 87006
89561
no. Junto al puño no aparece CNT UGT Editorial Cultura y Acción 96/97x64/67 N
Barbastro 1 pta Consejos comarcal y local Economía   no consta 33173 sí. Consejo Municipal de Barbastro Administración y depositaria Centro Admon. Mpal. Emp. Col. CNT Barcelona 87x68 S
Barbastro 2 ptas     no consta 29492 sí. Consejo Municipal de Barbastro Administración y depositaria Centro Admon. Mpal. Emp. Col. CNT Barcelona 88x66 S
Barbastro 25 cts Consejo Municipal de Barbastro   18/8/1937 A34871 no Rieusset - C O. Barcelona 91x52 N
Barbastro 50 cts     18/8/1937 B30307 no Rieusset - C O. Barcelona 102x58 N
Barbastro 1 peseta     18/8/1937 C74248 no Rieusset - C O. Barcelona 112x63 N
Benasque 1 peseta Ayuntamiento de Benasque   22/8/1937 2840 no. firmas manuscritas   98x49 S
Binéfar 25 grados Comunidad de trabajadores CNT FAI C   008997   10968 G.B.I.C.B. 64x47 N
Binéfar 1 unidad Comunidad de trabajadores CNT FAI C   000117   10968 G.B.I.C.B. [?] 90x65 N
Binéfar 10 cts Consejo Municipal Binéfar   25/9/1937 8055 Sí. Consejo Municipal * Binéfar *   89x51 N
Binéfar 25 cts Consejo Municipal Binéfar   25/9/1937 4027 Sí. Consejo Municipal * Binéfar *   92x56 N
Binéfar 50 cts Consejo Municipal Binéfar   25/9/1937 4627 Sí. Consejo Municipal * Binéfar *   93x55 N
Binéfar 1 peseta Consejo Municipal Binéfar   25/9/1937 1485 Sí. Consejo Municipal * Binéfar *   107x60 N
Blesa 1 peseta El Consejo Municipal de Blesa   1/10/1937 A1459 no no consta 107x72 N
Blesa 25 cts ídem   1/10/1937 A3341 no no consta 100x63 N
Blesa 50 cts ídem   1/10/1937 A0565 no no consta 104x67 N
Castel de Cabra 50 cts Ayuntamiento de Castel de Cabra     786 no no consta 104x68 S
Castellote 25 cts. Consejo Municipal de Castellote   5/9/1937 1426 no no consta 109x68 S
Castellote 50 cts. Consejo Municipal de Castellote   5/9/1937 1575 no no consta 109x69 S
Castellote 1 ptas Consejo Municipal de Castellote   5/9/1937 27 no no consta 108x69 S
Castellote 2 ptas Consejo Municipal de Castellote   5/9/1937 483 no no consta 107x68 S
Híjar 25 cts Colectividad obrera UGT CNT     9063 no Artes Gráficas CNT Barcelona 105x68 N
Lécera 5 cts Consejo Municipal de Lécera - Colectividad Libre C 1/6/1937 K1162 sí. Colectividad libre * Lécera * comité administrativo no consta   S
Lécera 10 cts ídem C 1/6/1937 J649   no consta   S
Lécera 15 cts ídem C 1/6/1937 I10725 no consta   S
Lécera 25 cts ídem C 1/6/1937 H6082   no consta   S
Lécera 50 cts ídem C 1/6/1937 G5599 no consta   S
Lécera 1 peseta ídem C 1/6/1937 F2201 sí. Colectividad libre * Lécera * comité administrativo no consta   S
Lécera 2 pesetas ídem C 1/6/1937 E677   no consta   S
Lécera 2,5 pesetas ídem C 1/6/1937 D2883 no consta   S
Moneva 25 céntimos Consejo Municipal de Moneva   1/12/1937 C (sin número) No I.G. Seix y Barral, E.C.   N
Moneva 50 céntimos Consejo Municipal de Moneva   1/12/1937 B (sin número) No I.G. Seix y Barral, E.C.   N
Moneva 1 peseta Consejo Municipal de Moneva   1/12/1937 A (sin número) No I.G. Seix y Barral, E.C.   N
Monforte de Moyuela 1 peseta Colectividad libre - Monforte - C mayo/1937 no consta sí, dos. Debajo "- Colectividad libre Monforte... CNT"
Sobresellado: "Alcaldía de Monforte de Moyuela"
no consta   S
Montalbán 50 cts Consejo Municipal de Montalbán   1/6/1937 2278 No no consta   N
Montalbán 1 peseta Consejo Municipal de Montalbán   1/6/1937 B780
B2807
No no consta 104x63 N
Montalbán 0,50 pesetas Consejo Municipal de Montalbán   1/6/1937 A3812 No no consta   N
Moyuela 50 Colectividad de Moyuela C 1937 no consta Consejo Municipal - Moyuela (Zaragoza) no consta   S
Monzón 25 cts Consejo Municipal   8/1937 A7555 Consejo Municipal * Monzón *   99x50 serie
Monzón 50 cts Consejo Municipal   8/1937 A2663 Consejo Municipal * Monzón *   99x50 serie
Monzón 1 peseta Consejo Municipal   6/1937 4182 Consejo Municipal * Monzón *   100x51 serie
Muniesa 5 cts Colectividad libre de Muniesa C 1937 no consta   no consta 105x70 S
Muniesa 10 cts Colectividad libre de Muniesa C 1937 no consta   no consta 105x70 S
Muniesa 25 cts Colectividad libre de Muniesa   1937 no consta Ayuntamiento de Muniesa. Tachada la firma de Joaquín Valiente y sellada con Manuel Villarig no consta   S
Muniesa 1 peseta Colectividad libre de Muniesa   1937 no consta Tachada la firma de Joaquín Valiente y sellada con Manuel Villarig no consta   S
Muniesa 2,50 pesetas Colectividad libre de Muniesa C 1937 no consta   no consta   S
Plou 1 peseta Consejo Municipal de Plou - Colectividad libre C/A 1/8/1937 no consta sí. Colectividad libre. C.N.T. Plou (Teruel) no consta   S
Plou 10 pesetas ídem C/A 1/8/1937 no consta ídem no consta   S
Poleñino 25 cts Consejo Municipal   3/10/1937 no consta sí. Consejo Municipal Poleñino (Huesca) no consta 109x47 S
Poleñino 1 peseta Consejo Municipal   3/10/1937 no consta no consta 110x47 S
Samper de Calanda 50 cts Consejo Municipal   24/4/1937 3 no Tip Cam Em Col CNT Casanova 55-57 Barcelona 107x66 N
Sariñena 50 cts Consejo Municipal   10/6/1937 10724 sello: Consejo Municipal * Sariñena *
Firmas manuscritas
no consta 98x45 S
Sariñena 1 peseta Consejo Municipal   10/6/1937 10562 sello: Consejo Municipal * Sariñena *
Firmas manuscritas
no consta 98x50 S
Tamarite 0,50 pesetas Ayuntamiento de Tamarite   10/10/1937 B6117 no G. Seix y Barral, E.C. Bar[celo]na. 96x55 N
Tamarite 1 peseta Ayuntamiento de Tamarite   10/10/1937 A8733 no G. Seix y Barral, E.C. Bar[celo]na. 105x60 N


Sí mencionar respecto a otras características, que el tamaño de los billetes puede variar de unos ejemplares a otros iguales, según como cortaba la cizalla, lo cual hemos apreciado en los de la única localidad donde medimos billetes repetidos (Alcañiz).

moneda local Estopiñán
Billete a dos tintas de Estopiñán (noviembre 1937), en que la amarilla desempeña el importante papel de complicar su falsificación. Esa tinta amarilla, que vemos en otros (como el de Azuara), solía perderse con el uso.

Relaciono a continuación los datos de billetes que menciono pero de los que no he podido examinar originales:

Lugar  Valor facial Titular   Puesta en circulación nº de serie Sellado Imprenta Medidas Uni-facial
Ababuj 1 pts Consejo Municipal   11/7/1937 B 352
Aguaviva 1 pts Consejo Municipal   20/11/1937
Aguaviva 50 cts Izquierda Republicana   20/11/1937 N
Altorricón 50 cts Consejo Municipal   25/4/1937 no sí: UGT/CNT S
Azuara 25 céntimos Consejo Municipal   30/10/1937 Serie C I.G. Seix y Barral, E.C N
Azuara 50 cts Consejo Municipal   30/10/1937 N
Azuara 1 peseta Consejo Municipal   30/10/1937 Serie A I.G. Seix y Barral, E.C N
Calaceite 50 cts Consejo Municipal  
Castelserás 1 pts Consejo Municipal   5/6/1937 B1677 S N
Caspe 1 peseta Consejo Municipal   36324 no consta   N
Castanesa 1 peseta Consejo Municipal   1937 Imp Llib, Güell - Pobla de Segur
Escucha 50 cts Ayuntamiento de Escucha   239 S
Escucha 1 pts Ayuntamiento de Escucha   29/8/1937 437 S
Estopiñán 2 pesetas Consejo Municipal  
Fabara 50 pts Colectividad de Fabara "Renacer"   1937 2771 "Imp. Lit. Sabadell y C.º S. Claris 24, Barcelona" N
Fayón 25 cts. Ayuntamiento de Fayón   15 de abril de 1937 3229 No Imp. de Ferrando - Reus (Tarragona) N
Grañén 50 cts Consejo Municipal   no no Tip. Santamaría. Barbastro (Huesca)
Grañén 1 peseta Consejo Municipal   no no Tip. Santamaría. Barbastro (Huesca)
Herrera de los Navarros 25 cts Consejo Municipal   14/11/1937 N
Herrera de los Navarros 1 pts Consejo Municipal   14/11/1937 N
Híjar 1 pta Colectividad obrera UGT CNT     3121 no Artes Gráficas CNT Barcelona N
Mequinenza 2 pts Consejo Municipal   15/4/1937 1476 Imp. Sol - Lérida
Mequinenza 1 pts Consejo Municipal   15/4/1937 2355
Montañana (Huesca) 50 cts Consejo Municipal del distrito de Montañana   1953 Sello del Consejo Municipal A.Figueres, de Tárrega (Lleida)
Muniesa 25 cts Colectividad libre de Muniesa   1937 no consta [ilegible] CNT [ilegible] (Teruel) no consta   S
Torla 25 cts Consejo Municipal   Tip. Santamaría. Barbastro (Huesca)
Torrente de Cinca 1 pesetas Consejo Local de Defensa
["Defensa" tachado]
  Mayo 1937 1056 Imprenta Sol. Lérida.
Torrente de Cinca 2 pesetas Consejo Local de Defensa   Mayo 1937 1827 y 1241 Imprenta Sol. Lérida.

Los valores faciales mayores que he podido ver corresponden a Alloza y Plou (de 10 pesetas), y el de Fabara de 50, algo muy inusual..

Las circunstancias históricas

Durante el primer año de la guerra civil se instauraron en muchas localidades de la mitad oriental de Aragón colectividades amparadas en consejos municipales dirigidos principalmente por miembros de la C.N.T. (Confederación Nacional del Trabajo) un partido anarcosindicalista.  En Muniesa o Blesa (Teruel), como en otros pueblos comarcanos(12) la iniciativa no fue de los vecinos, sino de los milicianos anarquistas de la columna Carod-Ferrer que tomó entre otros pueblos Blesa, Muniesa, Moyuela y Azuara.  Como ejemplo del que publicaron datos concretos, la colectividad libertaria que hubo en el pueblo de Plenas (Zaragoza) existió desde el temprano agosto de 1936 hasta marzo de 1938.  Al amparo de las circunstancias, por la falta de poder del Gobierno republicano, se confiscaron tierras y ganados de los propietarios más ricos y se aportaron a la colectividad las del resto, que en muchos casos habían huido ante la inseguridad de la situación.

Hubo precedentes, años antes: los aislados en enero de 1932 y especialmente los de diciembre de 1933 y los más mencionados de octubre de 1934, cuando anarquistas promovieron una sublevación nacional, en respuesta al reciente triunfo de las derechas en el parlamento nacional, concentrada en algunas provincias y en algunas localidades, sobre todo aragonesas(19), donde un comité revolucionario sustituyó al Ayuntamiento, para planificar la organización colectiva del trabajo y del consumo.  En su afán de ruptura con el pasado e independencia, se quemaron los archivos municipales y parroquiales, los registros de la propiedad y quedó abolida la moneda.  Ni siquiera hubo entonces una organización que coordinara a las diferentes colectividades, por lo que el Ejército y la Guardia Civil abortaron con gran contundencia, pero sin gran oposición, estos procesos revolucionarios (salvo en el de Asturias que fue tan organizado y preparado que se tomaron ciudades, duró quince días y hubo 1000 muertos n las luchas, aparte de la represión posterior).

Las colectividades que se organizaron durante la guerra se beneficiaron, por el contrario, de la situación de inseguridad como consecuencia de la guerra y de la virtual desaparición del poder del Estado, lo que sin duda condicionaría la actitud de los pobres campesinos.  De hecho, muchas de las colectividades creadas en los pueblos turolenses lo fueron por miembros o grupos de C.N.T. ajenos a los mismos, ya fueran libertarios huidos de la zona nacional (recordemos que los núcleos urbanos como Zaragoza cayeron en manos del ejército insurgente) o columnas provenientes de Cataluña.

Escudo Consejo de Defensa de Aragón 1936-1937
Escudo del Consejo Regional de Defensa de Aragón. [Wikicommons]
Representa un paisaje de cada provincia, montañas (Huesca), un puente sobre un río (Zaragoza), un árbol (Teruel),
una A por Aragón o el anarquismo, unas cadenas rotas y está coronado por un sol naciente.

En cuanto a la represión física, en la provincia de Teruel, en general, la represión no alcanzó tanto como en otras zonas a los ricos propietarios y los sacerdotes, porque la mayoría pudieron huir a las capitales de provincia durante el tiempo en que la Guardia Civil tomó muchas localidades, durante el periodo entre el alzamiento militar y antes de la llegada de las columnas anarquistas(13). Cuando estas conquistaron los pueblos contra los falangistas y la Guardia Civil se inició una etapa de represión sin justicia, ni control de la República, en que intentaron "limpiar" la retaguardia de los antiguos afines a las ideas tradicionalistas, o con lazos de servidumbre y amistad con los ricos o el clero. Los ataques al arte sacro y a los archivos históricos de las localidades ocurrieron entonces.

"El 6 de octubre de 1936 se creó el Consejo de Aragón, órgano de gobierno regional, su labor será poner fin a los excesos cometidos por las milicias en esta región y organizar la productividad de la sociedad rural por medio del sistema de colectivizaciones anarquistas. Aunque las milicias siguieron ejerciendo su poder de manera autónoma en los lugares donde estaban, el Consejo sí actuó en materia económica, contando siempre con la oposición del poder republicano".(14) Y efectivamente, los asesinatos de medianos propietarios, labradores, jornaleros o personas con oficios, terminaron muy poco después (si bien sabemos de ejecuciones posteriores tardías).

Pero, como en otros tantos experimentos políticos realizados en el siglo XX, las idealistas reformas que algunos concibieron tuvieron un pálido reflejo en la vida real.  Las tierras y los aperos sin propietario eran poco cultivadas y maltratados éstos.  El ganado común o expropiado no se criaba con un plan de futuro.  Las provisiones y productos fueron racionados y distribuidos mediante el canje por bonos en función del número de miembros de las familias, pero en una sociedad dividida políticamente no se podía esperar equidad ni evitar los favoritismos.

Mediante asambleas, con cientos de delegados de las diferentes colectividades y las columnas confederales, se fue coordinando un poco el funcionamiento de este estado dentro del estado, como una confederación de colectividades. Poco a poco la revolución social se institucionalizaba. Se refrenó la violencia incontrolada, se organizó en Aragón la economía para surtir a los habitantes y las tropas acantonadas, se comenzó a invertir en el campo y a tener iniciativas constructivas. Fue el reflejo de un autonomismo en ciernes, que se resistía a dejarse usar por los gobiernos republicanos central o de la Generalitat, sin mirar también por sus propios intereses. El Consejo de Aragón "no fue definitivamente legalizado y regulado por el gobierno de la República hasta el 23 de diciembre de 1936, con la condición de que se encuentren representadas en la administración del Consejo los partidos integrantes del Frente Popular por lo que a partir de enero de 1937 el carácter revolucionario del Consejo se verá progresivamente mermado por la presión de los miembros de la coalición gubernamental cuya presencia y número se incrementa gradualmente por estas fechas."(15)

El estado republicano siempre molestado por la independencia con que había actuado el Consejo de Aragón quería retomar el poder en la zona y por ello "después de haber recuperado el control en Cataluña, el gobierno republicano (al igual que los sectores republicanos, socialistas y comunistas) estaba decidido a liquidar el Consejo.(16) El 4 de agosto el Ministro de Defensa Nacional, Indalecio Prieto, cursó sus órdenes y la 11.ª División del Comandante Líster fue enviada de maniobras a Aragón, disolviendo oficialmente el Consejo de Aragón el 10 de agosto.(17) Joaquín Ascaso y los miembros anarquistas del Consejo Regional de Defensa de Aragón fueron detenidos bajo varias acusaciones (entre otras, contrabando de joyas). Otros 700 anarquistas fueron detenidos en Aragón.(18)

En cualquier caso, esta situación terminó con la toma por parte de los Nacionales, de muchas localidades en la ofensiva de marzo de 1938. En concreto en Blesa y varios pueblos próximos, las fuerzas sublevadas entraron el 9 de marzo de 1938 (fecha que consta en una inscripción manuscrita que realizó el párroco Rogelio Carod en las tapas de un boletín eclesiástico, allá por 1943, para justificar la falta de boletines hasta dicha fecha).  Es claro síntoma de aquellos tiempos de furia el hecho de que si las colectividades no desaparecían bajo el yugo de las fuerzas nacionalistas, lo hacían en otros lugares bajo la hoz de las columnas comunistas.

El anarquismo en su marco social

El anarquismo es una ideología internacionalista que cree en la libertad individual por encima de la de cualquier forma de organización o cooperación no voluntaria.  Ataca, por lo tanto, las bases mismas de los gobiernos, las naciones y otras organizaciones religiosas o militares, e incluso la propiedad privada como reacción al capitalismo.

Con estos presupuestos, que limpios de violencia podríamos acoger como naturales a la condición humana, se pueden desarrollar unos ideales teóricos y pacifistas muy propios de los individuos que han crecido en una sociedad desarrollada materialmente, con una clase media muy extensa entre la población, como ocurre hoy en día.

No debemos olvidar, por tanto, si queremos entender a los movimientos anarquistas pasados, el tiempo y contexto social en que se fraguó y desarrolló el anarquismo europeo.  La norma general de vida era la miseria de la población, incluso el hambre, falta de educación y formación, con los centros de producción (tierras o industrias) concentradas en gran medida en manos de una clase social que controlaba directa o indirectamente la política incluso en épocas de apariencia democrática.  Por lo tanto, no deben extrañarnos las interpretaciones dispares y las acciones radicales derivadas de la idealista filosofía anarquista: la lucha por la igualdad y la revolución social.

El anarquismo estuvo muy extendido en Aragón y Cataluña.  El historiador Carlos Serrano Lacarra cree que la implantación de las tesis más radicales del anarquismo en Aragón «pueden deberse a que el escaso grado de desarrollo económico acogería mejor los ideales preindustriales y precapitalistas defendidos por los libertarios, que además poseían fórmulas organizativas más autónomas y escasamente jerarquizadas» [frente a las tesis comunistas].  Desde los últimos años del siglo XIX varias publicaciones zaragozanas (como El Rebelde y El Comunista) difundían el ideario anarquista.  No obstante, el anarquismo aragonés era predominantemente urbano, porque en el campo aragonés estaba más implantada la U.G.T.

En torno a 1910 se integrarían diferentes tendencias anarquistas poniendo en práctica el anarcosindicalismo, una suerte de sindicalismo revolucionario, sistematizado por la Confederación Nacional del Trabajo (C.N.T.).

Durante la Segunda República, la desilusión por la lentitud o incluso la paralización en las reformas sociales llevó a la C.N.T. a liderar numerosas huelgas y a la instauración de Colectividades en varios pueblos, como ya se mencionó anteriormente.  De hecho, la alta conflictividad social y laboral que inducían los movimientos anarcosindicalistas, entre otros, dio un motivo de unidad a las fuerzas de derechas que ganaron las segundas elecciones republicanas, poniendo patas arriba las medidas reformistas del gobierno de Azaña.  Por supuesto, durante el bienio de gobierno de la centroderecha (1934-35) continuaron las insurrecciones, huelgas e incluso atentados.  En las elecciones de 1936, aprendidas varias lecciones políticas, los partidos de izquierdas se aliaron en el Frente Popular, y la C.N.T. se manifestó ¡neutral! dando libertad para votar a sus afiliados (era todo el pragmatismo que se podía esperar de un idealismo casi suicida, siempre en el filo de la navaja entre el antagonismo con el poder y la necesidad de tomar posiciones en un sistema democrático).

Tras el estallido de la guerra civil surgió la oportunidad de llevar a cabo plenamente el experimento social de las colectividades, organizadas mediante el Consejo de Aragón, dominado por dirigentes de la C.N.T. hasta su disolución en 1937.  Cuando el anarcosindicalismo tocó poder tuvo que hacer frente a toda suerte de enemigos, ya que por sus ideales hubo de luchar tanto con fascistas tradicionalistas, comunistas totalitarios o repúblicas desplumadas.

Como fruto propio de una estación, el anarquismo no podía sobrevivir a los cambios operados en la sociedad europea tras la derrota de los movimientos fascistas y el desarrollo económico.  Desaparecido el contexto que lo hizo posible, tomados sus mensajes y sus símbolos por otros movimientos sociales, el anarquismo se difuminó quedando sólo el recuerdo de sus justos ideales y las crueles contradicciones que sacan a la luz todas las revoluciones.

Agradecimientos

  • - Ante todo a la esencial colaboración de dos personas: al blesino y coleccionista particular, Antonio Pérez Martín, que puso a mi disposición los tres billetes originales de Blesa.
  • - Y la inestimable y también esencial colaboración de Bernardino Arnal Abadía por su colección de billetes de las provincias de Huesca, Zaragoza y Teruel.
  • - A Jaime Cinca que me proporcionó el Boletín Oficial de Aragón.
  • - Y a la inestimable información de los testimonios recogidos en las localidades turolenses de Blesa y Huesa.

fuentes consultadas

  • - Billetes de las colectividades, consejos o comisiones aragonesas de: Ainsa, Barbastro, Benasque, Binéfar, Monzón, Sariñena, Tamarite (provincia de Huesca), Lécera, Moneva, Moyuela (provincia de Zaragoza); Alcañiz, Blesa, Castel de Cabra, Castellote, Híjar, Monforte de Moyuela, Montalbán, Muniesa, Plou, Samper de Calanda (provincia de Teruel).
  • - Billetes de la 126 brigada mixta, 502 batallón, 28 división.
  • - Boletín Oficial de Aragón. Caspe.
  • - Archivo General de la Guerra Civil Española.
  • - Archivo Histórico Nacional.
  • - Archivo y Biblioteca de la Fundación Pablo Iglesias.
  • - "Front anti-feixista". (Diario. Tarragona. Antecedente de "Llibertat").
  • - Diario "El Noticiero" (Zaragoza). Julio/agosto 1936.

Bibliografia

  • - ARQUED, Pedro y LOZANO, Javier "La guerra civil en Blesa". "La guerra civil: 9 de marzo de 1938 en Blesa", revista cultural El Hocino nº 30 (de febrero de 2013), Asociación cultural El Hocino. Blesa (Te).
  • - CASANOVA NUEZ, Esther. (1999) "Represaliados en el Teruel Republicano: justicia o venganza durante la guerra civil". Rújula, Pedro ; Peiró, Ignacio (coords.) en "La historia local en la España contemporánea : estudios y reflexiones desde Aragón". Departamento de Historia Moderna y Contemporánea, Universidad de Zaragoza.
  • - CASANOVA NUEZ, Esther. (2007) "La violencia política en la retaguardia republicana de Teruel durante la guerra civil". Instituto de Estudios Turolenses
  • - CASANOVA, Julián   "Las colectivizaciones", La Guerra Civil, nº 16, Historia 16.
  • - CASANOVA RUIZ, Julián (1993) "La Guerra Civil: el Aragón republicano", publicado en Historia Contemporánea de Aragón. Heraldo de Aragón.
  • - CORRAL LAFUENTE, José Luis (1998) "De la peseta al euro.  Historia de la moneda y del dinero".  Heraldo de Aragón.
  • - DÍEZ TORRE, Alejandro R. (2003) "Orígenes del cambio regional y turno del pueblo Aragón, 1900-1938."
    2 volúmenes: I. Confederados: orígenes del cambio regional de Aragón, 1900-1936. II. Solidarios: un turno del pueblo: Aragón, 1936-1938. Madrid. UNED y Prensas Universitarias de Zaragoza.
  • - EGUIDAZU, Fernando "Moneda y control de cambios en la guerra civil", La Guerra Civil, nº 16, Historia 16.
  • - SERRANO LACARRA, Carlos (1999) "Anarquistas en Aragón", El Periódico de Aragón, 10 de enero de 1999.
  • - SOUCHY BAUER, Agustín (1977) "Entre los campesinos de Aragón : el comunismo libertario en las comarcas liberadas". Barcelona, Tusquets.
  • - TUÑÓN DE LARA (1974) La España del Siglo XX, tomo 2 "De la Segunda República a la Guerra Civil (1931/1936)". Barcelona. Editorial Laria.
  • - Diversos catálogos numismáticos.
  • - Artículo "Consejo Regional de Defensa de Aragón", de Wikipedia.
  • - Catálogo de la exposición "La guerra civil en Aragón 70 años después" de 2006. Editores/coordinadores Angela Cenarro Lagunas y Víctor Pardo Lancina.
    (Figuran varios billetes en las páginas 320 a 322 en la colección de Francisco Bielsa Cáceres. Tarrasa (Barcelona)).

Para saber más...

  • - TOMÁS DEL RÍO, Ángel S., "La Guerra Civil en Plenas"  Cuadernillos culturales nº 8.  Publicación de la Asociación cultural "Manuela Sancho" de Plenas (Zaragoza).
  • - CASANOVA Julián, "Anarquismo y revolución en la sociedad rural aragonesa 1936-1938", Historia de los Movimientos Sociales.  Siglo Veintiuno editores, 1985.
  • - CASANOVA RUIZ, Julián, "Guerra Civil y colectividades campesinas en la provincia de Teruel", publicado en la revista "Encuentro sobre historia contemporánea de las tierras turolenses", 1986.
  • - Juan Montener Amorós y Andreu Garí Berges. Los Billetes. Billetes Municipales. Guerra Civil. 1936 - 1939. Editorial: Expo Galería, S.L.
  • - Web de coleccionistas de ámbito nacional: www.billetesmunicipales.com
  • - Billetes locales falsos: https://billetesmunicipales.wordpress.com
  • - Web sobre billetes locales de Aragón durante la Guerra Civil, por Francisco Bielsa y Francesc Fornells (2005): www.franbicabilletesaragonesesguerracivil.com.es [esta web parece no existir en noviembre 2015]
  • - Relación de billetes y vales emitidos en el Aragón libertario (1936-1937) (otra buena idea de www.cazarabet.com)
  • - Relación de billetes y vales emitidos en el Aragón republicano (1936-1938) (otra buena idea de www.cazarabet.com)
  • Y un estudio muy profundo (y reciente) de las monedas municipales o regionales (no billetes) realizados en numerosos lugares de España en las mismas circunstancias históricas:
    - OVELLEIRO, Javier (2014) "Monedas II República y guerra civil. 1931 - 1939 Un poco de historia española y guía para coleccionistas con fotografías de las falsificaciones existentes." [Enlace]


notas al pie

↑ 0.- El diario zaragozano El Noticiero, en el número del 18 de agosto de 1936 reproducía una nota de la "Junta de Defensa Nacional" (alzados), desde Burgos: "El oro que tengan los españoles deben entregarlo". Agradecen los donativos, aceptan todos los sacrificios que se le ofrezcan. "Se señala en la nota la prelación de los donativos monetarios, especialmente de oro, que tiene un valor excepcional en estos momentos. Estas donaciones deberán hacerse directamente a la Junta de Defensa Nacional o a las Comandancias militares que centralizarán este servicio para aplicarlo a sus necesidades más urgentes. La junta tiene la seguridad de que ningún español guardará un solo gramo de oro en reserva [...] El oro que todo español tenga en su poder debe entregarlo inmediatamente para librar al país de la ignominia, del dolor y de la ruina. El que se negase al sacrifico sería un intruso en la alegría común del triunfo."

En el mismo diario se seguía de una página con un gran titular hablando de los "numerosos" donativos de oro para la Patria". En las relaciones también figuraban donativos en especie (comida, mantas). Ya había noticias de llamamientos en fechas anteriores (El Noticiero del 11 de agosto de 1936), y posteriores (El Noticiero del 20 y 23 de agosto de 1936, entre otros), con grandes espacios dedicados a glosar los donativos (monedas de plata u oro, de España y numerosos países, anillos, relojes...) y el valor de lo recaudado.

↑ 1.- Sobre las necesidades de metales estratégicos, ejemplos de la provincia de Teruel:

"Montalbán 9 de enero de 1937. Comité Antifascista
Por la presente ponemos en vuestro conocimiento, que en la mayor brevedad, enviaréis a esta Delegación nota detallada de las campanas, que existen en este pueblo, así como los objetos de plata y oro que pesen más de diez gramos, y de las personas que posean oro en mayor cantidad. Interesamos en forma urgente.
Vuestros y de la causa.
El Delegado."

Archivo General de la Guerra Civil Española. (PS. Aragón, carpeta 73, documento nº 104) carta del 9/1/1937 del delegado de orden público de Aragón en Montalbán (foto 263 del archivo propio del autor).

Sabemos lo que contestaron desde la localidad de Huesa del Común (Teruel), pues se conserva la carta subsiguiente, enviada desde El Consejo Regional de Defensa de Aragón (Orden Público de Montalbán) el 19 de febrero de 1937, que:

"...Contestando a nuestra circular nº 4 del 9 de enero del c/mes indicabais que en el pueblo había 5 campanas. Los intereses de la guerra demandan urgentemente que se trasladen a esta Delegación. Esperando que a la mayor brevedad será atendida nuestra disposición, os saludan vuestros y al servicio del Pueblo.
Montalbán 19 de febrero de 1937.
El comisario. (Alberto Marti)"

Archivo General de la Guerra Civil Española. (PS. Aragón, carpeta 73, documento nº 83) del 19/2/1937, del comisario de orden público en Montalbán del Consejo de Aragón, al presidente del Consejo Municipal de Huesa del Común. (foto 100 del propio del autor).

También se conserva la contestación desde la localidad de Blesa (Teruel):

Consejo Municipal de Blesa
Blesa 25 2 1937
Compañeros salud; Habiendo recibido en esta la carta dirigida, por esa, a lo cual os contestamos haciendoos saber que aqui solo tenemos una campana, la mas grande de todas: asi es que el dia que querais podéis venir por ella, pues las demas se las llevaron ya.
Sobre las bodegas pues en esta las tenemos construidas ya la mayoria de las que tenemos estan debajo tierra.
Sin más [,] vuestros de la revolucion.

Por el Consejo
J. Goez

Archivo Histórico Nacional. Signatura FC-CAUSA_GENERAL, 1415, Exp.6. hoja 36

Otro documento algo posterior, del Consejo de Aragón (circular núm 6. del 13 de abril de 1937), trata sobre la intervención por el Estado de todos los metales, sus alecciones y chatarras.

"El Departamento de Industria y Comercio ruega, con el mayor interés, a cuantos organismos afecta la siguiente disposición, que, sin pérdida de tiempo, procedan a cumplimentarla...

... reproducimos de la Gaceta de la República la siguiente orden del Ministerio de Industria, haciendo resaltar lo dispuesto en su apartado segundo, para cuyo cumplimiento debe remitirse a este Departamento de Industria y Comercio del Consejo de Aragón, la declaración escrita que se pide:
Las industrias de guerra deben ser atendidas perfectamente y siendo los metales, sus aleaciones y chatarras materias primas para todas ellas, este ministerio ha dispuesto lo siguiente:
Primero. Dentro del territorio leal se declaran intervenidas por el Estado todas las existencias de metales, sus aleaciones y chatarras.
Segundo. Se encomienda la intervención declarada en el artículo anterior a las Delegaciones provinciales de industria, ante las cuales los poseedores de todas clases de metales, hierro, cobre, zinc, estaño, antimonio, aluminio, plomo, etc., sus aleaciones y chatarras, presentarán declaración escrita de las existencias que tengan y no podrán disponer de ellas sin previa autorización de la Delegación de Industria de la provincia.
[...] Caspe, 13 de abril de 1937."

Archivo General de la Guerra Civil Española. (PS. Aragón, carpeta 73, documento nº 273) circular del 13/4/1937 del consejero de Industria y Comercio del Consejo de Aragón al presidente del Consejo Municipal de Huesa del Común. (foto 281 del archivo propio del autor).

↑ 2.- Sobre el acaparamiento de plata, conservamos ejemplos tempranos, en la prensa catalana "Front anti-feixista", Tarragona 2º d'agost del 1936:

"Importants disposicions del Govern. Es terminantment prohibit atresorar monedes de plata en quantitat superiora tres-centes pessetes. Es dóna un termini de tres dies per a canviar per bitllets l' excés d' aquesta quantitat."

Y también disposiciones bastante posteriores (1938), en el boletín oficial de Aragón, publicados una vez que el Gobierno de la República se había hecho con el poder en Aragón, sustituyendo al autónomo, Consejo de Aragón, y al poco de la toma de Teruel capital por el ejército republicano.

"Queda terminantemente prohibida la circulación y tenencia de cualquier otra moneda que no sea la emitida por el Gobierno de la República. Los poseedores de moneda que no sea la emitida por el Gobierno, deberán entregarla en las oficinas de este Gobierno general.
Se advierte que, según las disposiciones vigentes, no puede poseerse más de 25 pesetas en plata, siendo obligatorio el canje de la que exceda de dicha cantidad por el papel moneda de curso legal.”
[Firma] Teruel, 10 de enero de 1938.
Vuestro gobernador, José Ignacio Mantecón Navasal."

B.O.A. Caspe, 1 de febrero de 1938, núm. 18. (año II). Página 1. Bando del Gobierno General de Aragón, dictado por José Ignacio Mantecón Navasal, Gobernador General de Aragón.

↑ 3.-

Decreto sobre que se retiren en el plazo de un mes todos los vales, bonos, billetes o monedas que no hayan sido hechas por el Tesoro público o por el Banco de España, serán recogidas, en el plazo máximo de un mes, a contar de la fecha de publicación de este Decreto, por los particulares, empresas, corporaciones u organismos autónomos que las hubieran realizado, abonando a su presentación a los respectivos tenedores, en monedas o billetes del estado o del Banco de España, el importe nominal que expresen dichos vales, bonos, monedas o billetes. [...]
Bajo multa de cinco a diez veces el importe de la infracción, sin perjuicio de ordenar la clausura del establecimiento en que tuviere lugar.
Dado en Valencia, a 6 de enero de 1938. Manuel Azaña. El Ministro de Hacienda y Economía, Juan Negrín López.

Boletín Oficial de Aragón, Caspe, 17 de enero de 1938, número 17. Pág. 1-2.

También en Cataluña, pervivieron las monedas locales, que no se retiraban pese a los decretos gubernamentales, pasado el plazo del mes, debido a dos razones, la primera, la diferencia en las cantidades que el Gobierno Republicano pretendía que redundase en beneficio del Tesoro Público y segundo la persistente falta de valores divisionarios emitidos por el Banco de España. Véase: CUELLAR, Juli (2004) "El paper moneda en guerra", pág. 238. del Tomo I, en “La Guerra Civil a Catalunya”, VVAA. Edicions 62. Barcelona. Págs. 236-239.

↑ 4.- Ninguno de los bandos reconocía el dinero del contrario. Por otro lado, la tenencia de dinero de moneda del bando contrario era tenida por sospechosa y punible. Este es el ejemplo concreto de las advertencias y medidas en territorio republicano a comienzos de 1938 en Aragón:

Tenencia de moneda facciosa. CIRCULAR
Se pone en conocimiento del público en general la prohibición absoluta de conservar billetes facciosos, ni aún con carácter de recuerdo o muestra, debiendo hacer entrega inmediata de los mismos en esta Delegación de Hacienda de la provincia de Zaragoza y territorio leal de Aragón.
Se advierte la grave responsabilidad en que incurren los tenedores de estos billetes, exigiéndoseles con la máxima severidad las sanciones económicas, independientes de las de carácter judicial y político en que incurran que también les serán exigidas por las autoridades competentes.

Caspe, 15 de enero de 1938.
El Delegado de Hacienda en la provincia. Fábregas.

Boletín Oficial de Aragón. Caspe, 11 febrero 1938 (nº 18).

Pero no hacía falta tener dinero del bando contrario para tomar ciertas precauciones, que estaban justificadas, porque muchos ciudadanos sospechaban como podía evolucionar la guerra y si tenían información tomaban sus medidas.
Un testigo de la época (descendiente de Huesa del Común, Teruel) nos transmite que unos vecinos y amigos en Barcelona, "se reunían a veces para escuchar la radio, la del bando nacional, la prohibida. Oían, entre otras cosas, qué números de serie de billetes respetarían en el bando nacional, para guardar sus ahorros con estos billetes, ya que los emitidos por el Banco de España pero por el bando republicano fueron anulados después de la guerra. Así, una vez acabada ésta, el vecino que había ahorrado dinero 'bueno' [válido] con su trabajo, fue capaz de prestarle, por ejemplo, al barbero para que pudiese comprar nuevos sillones para su barbería (pues los suyos se los quitaron para la "colectivización")."
Testimonio de José Cirujeda recogido por Alicia Cirujeda.
En realidad, ahorraban dinero legal, de la República, pero conservaban los billetes de números de serie previos al alzamiento, y dejaban circular los emitidos posteriormente, series que los alzados no pensaban respetar, en gran parte por la inflación que había en la zona leal y por la guerra económica.

Puede leer más detalles sobre los canjes de papel moneda al final de la guerra en este blog numismático.

↑ 5.-SOUCHY, Agustín (1977) "Entre los campesinos de Aragón". Pág. 46.

↑ 6.- "El 12 de julio Azaña firma el decreto de disolución del Consejo de Aragón. No se publicó hasta el 11 de agosto, un día después del encarcelamiento de Ascaso." En Esther CASANOVA (2007) pág 115. Y también muchos más detalles págs. 115-122.
Julián CASANOVA (1986) Guerra Civil y colectividades...
Información detallada sobre la represión en pueblos de Aragón, se halla en el Archivo General Militar de Ávila. Armario 47, legajo 71, carpeta 3. Basada en la queja del Comité Regional de CNT, por hechos ocurridos a partir del 11 de agosto, dirigido al Gobierno de la República, redactado en Alcañiz a 18 de agosto de 1937; (folios 52 a 63 de la carpeta). En las págs. 10-11 detalles de pueblos de la cuenca minera de Utrillas y de la colectividad de Muniesa y Blesa.
En el mismo archivo (armario 47, legajo 71, carpeta 4) se conserva una carta de la Sección de Campesinos de la C.N.T. dirigida al Gobernador, José Ignacio Mantecón, donde se protesta por la disolución de las colectividades de Muniesa y otras.
Ampliado en el epígrafe "La disolución de las colectividades" en ARQUED, Pedro y LOZANO, Javier (en preparación) "La guerra civil en Blesa".

↑ 7.- Archivo General de la Guerra Civil Española. PS. Aragón, carpeta 73, documento nº 180 (o 172) carta del 7/10/1937 del alcalde de Muniesa al Presidente del consejo municipal de Huesa del Común. (foto 163 del archivo propio del autor).

↑ 8.- Nos informó José Burillo (de Huesa) que transmite recuerdos de su padre. Y lo corrobora Atanasio Sinués (nacido en Huesa en 1922), también vecino de Huesa del Común, quien nos añadía que, en realidad, durante la guerra y años próximos era muy poco corriente el pago con dinero en los pueblos, y que no recordaba ni haber visto papel moneda de Muniesa.

↑ 9.- De hecho en Blesa este Consejo Municipal tendió a hacer desaparecer la colectividad y a repartir los bienes colectivizados por los comités anteriores. 
Los billetes que emitió el Consejo Municipal de Blesa, tenían fecha de emisión del 1 de octubre de 1937. Como se puede leer, estaba firmado por los nuevos cargos municipales:

  • El Presidente: Gregorio Artigas Ruiz.
  • El Depositario: Francisco Blasco Calvo.

Ambos eran izquierdistas moderados de Blesa. El tercero, el interventor: Martín Salinas Easo, no era ni cargo ni de esta localidad, había sido secretario en Quinto de Ebro, donde fue hecho prisionero y se le destinó como secretario a Blesa.

Ester Casanova recoge un hecho poco casual que ocurrió en Blesa, el día de la aprobación de la emisión de billetes locales: "[...] el 1 de octubre de 1937 el tribunal incoa un sumario contra los miembros del antiguo comité, por posesión de armas en su local. Se decreta la prisión incondicional para todos ellos. Meses antes, en marzo, los miembros del consejo municipal de este pueblo aseguran haber recibido la circular de Ascaso sobre la tenencia de armas y dicen «estar dispuestos a entregar los tres fusiles y una carabina que tenemos», pero advierten que la columna sabe de su existencia pues han colaborado muchas veces montando guardia.", citando fuentes del AHN Causa General, provincia de Teruel, leg. 1.421, pieza núm. 5, fol 13.

Pero sabemos que estaban detenidos de tiempo antes, pues una carta fechada en Blesa el 27 de septiembre de 1937, pide su libertad:

Con motivo de las persecuciones que están sufriendo los compañeros de los consejos municipales y particularmente los pertenecientes a la organización confederal; se da el caso de haber caído de este sindicato seis de nuestros compañeros los mejores y más solventes de este sindicato por lo que os pedimos encarecidamente se trabaje sin descanso para que esos compañeros vuelvan a sus puestos para que sigan la lavor [sic] que tenían trazada, por que de esta manera, jamás podrá la reacción volver a obtener lo que con tanto deseo espera.
Este sindicato ya está enterado de los trabajos de ese C. R. [Comité Regional] pero no ostante [sic] recalcamos, que se luche para conseguir la libertad de todos los detenidos sean del matiz que sean, porque de lo contrario recaerá en perjuicio de la guerra y de la revolución. [...]

AASM-514-12 CNT-CRTARN-Comité, fol 119. Y por otra comunicación sabemos que a 2 de octubre seguían presos. (íbidem folio 43). Documentos remitidos por el Archivo y Biblioteca de la Fundación Pablo Iglesias Archivos del Movimiento Obrero.

Y también sabemos que a finales noviembre de 1937 los miembros de ese Consejo Municipal moderado de Blesa serán perseguidos por los anarquistas y se volverá a instaurar un nuevo Comité que durará hasta el fin de la guerra. [ARQUED, Pedro y LOZANO, Javier (en preparación) "La guerra civil en Blesa"].

↑ 10.-SOUCHY, Agustín (1977) "Entre los campesinos de Aragón". Pág. 46. Lamentablemente, no están datadas las visitas a cada población en su libro, y no sabemos a qué mes de 1937 corresponde (los billetes se emitieron en 1937), y tuvo que realizarse antes de octubre de 1937, cuando ya se había "descabezado" la colectividad y se tacha el nombre del dirigente que firmaba los billetes (Joaquín Valiente), al que Agustín Souchy entrevistó (como hemos visto en el documento de la nota 5).
Las cantidades de billetes emitidos no pueden, por ello, considerarse definitivas. Para otras visitas a colectividades vecinas, como Oliete (Íbidem, pág. 42), Souchy ya comenta sucesos posteriores a mayo de 1937, pero no puedo asegurar que las visitó en orden cronológico.
Por su parte, Souchy tampoco ayuda a acotar el margen temporal pues estuvo en España desde las primeras semanas de julio de 1936 hasta 1939 cuando las tropas franquistas ocupaban Barcelona.
Y en cuanto a delimitar la etapa de mandato de Joaquín Valiente Martín, poco acotamos, pues fue el presidente, al menos, desde el primer Comité de Muniesa (verano 1936), un colega decía "que llevaba las cuentas". [AHN. Causa General. Muniesa. folios 137-140], firmaba los billetes en 1937 y para octubre (más seguramente en agosto) de dicho lo habían desbancado y el Gobierno Central de la República lo había encausado antes de caer.

El dato de Binéfar lo tomo de una edición inglesa sin paginar: "The vouchers can be exchanged in the local bank for the currency of the State. There are 45,000 pesetas worth of vouchers in circulation". Porque en la edición española lo traducen como "fichas" (curioso, equívoco, quizás erróneo), pág. 80: "El municipio emitió unas fichas como moneda. Estas fichas pueden cambiarse en el Banco local por moneda corriente del Estado. Se pusieron en circulación fichas por valor de 45.000 pesetas." Sabemos que tuvieron vales de 5 grados (equivalentes a 5 cts), 10, 25 y 50 grados, 1 unidad (equivalente a 1 peseta), y 5 unidades. Por tanto, en todo equivalentes a, unos a 'vales' (como Altorricón, Aguaviva), otros billetes, pero no 'fichas'.

Naturalmente, estos montos totales se han de dividir entre los billetes de distintos valor facial que imprimieron, lo que solo nos puede dar una aproximación a las tiradas.

↑ 11.- En DÍEZ TORRE (2003) Vol. II. Solidarios: un turno del pueblo: Aragón, 1936-1938, consta que, la "Imp. Lit. Sabadell y C.º S. Claris 24, Barcelona" imprimió el billete de Fabara de 5 pesetas de 1937 [vol. 2, pág. 371]; y que la "Tip. Santamaría" de Barbastro realizó el billete de Grañen de 25 céntimos. [Vol. 2, pág. 288], o el de Torla (de 25 cts).

En algunas recopilaciones digitales, como la de Cazarabet, encontramos algún dato más, como los billetes de Torrente de Cinca, que estaban impresos en Lérida.

Por otras imágenes digitales, encontramos que los billetes de Fayón (Zaragoza), estaban impresos en la imprenta de Ferrando (Reus), impresiones extremadamente sencillas en este caso.

Los de Castanesa estaban impresos en la imprenta librería Güell, en Pobla de Segur (Lleida). Los de Montañana (H) estaban impresos en la imprenta de A.Figueres, de Tárrega (Lleida).

Fe de erratas: Hasta febrero de 2017 incluimos en esta relación de billetes aragoneses el curioso billete bicolor de Campillo, (impreso en la misma localidad). Mas lo omitimos del artículo tras avisarme, muy amablemente, Eugenio Reinhard, muy atento lector en todos los sentidos, de que tal billete se realizó para el pueblo conquense de Campillo de Altobuey (Cuenca), como se ve en el sello que lo acompaña en esta buena reproducción en www.billetesmunicipales.com. Muchas Gracias, y al resto de lectores; disculpen la confusión y las molestias que pueda haber causado.

↑ 12.- El Consejo Comarcal de Muniesa estaría formado por el propio Muniesa y un número de pueblos que el 11 de marzo serían: Alcaine, Blesa, Cortes de Aragón, Hoz de la Vieja, Huesa del Común, Josa, Loscos, Monforte de Moyuela y Mezquita de Loscos, Obón y Plou. Nótese la ausencia de Maicas, quizás por no llevar representación, o las de Anadón, Piedrahita y Rudilla posiblemente por estar demasiado próximas a la línea del frente.

Archivo General de la Guerra Civil Española. PS. Aragón, carpeta 73, documento nº 124 carta del 11/3/1937 del alcalde de Muniesa al Presidente del consejo municipal de Huesa del Común exponiendo las cuentas y reparto de la ayuda económica al Consejo por parte de cada localidad asistentes al pleno comarcal celebrado el 7 de marzo. (Foto 174 del archivo propio del autor).

De ellos sólo algunos emitirían billetes, según la siguiente página (que parece tener una relación exhaustiva): http://www.franbicabilletesaragonesesguerracivil.com.es/documentacion.htm: Serían los de Muniesa y Monforte de Moyuela, como colectividad y, Blesa, Obón y Plou como Consejos Municipales.

No coincide del todo con la lista de Julián Casanova. "Guerra Civil y colectividades campesinas en la provincia de Teruel", que se refiere a otro congreso y documento. Los días 14 y 15 de febrero de 1937 se celebró en Caspe el primer Congreso de Colectividades de Aragón. De la comarca de Muniesa asistieron, según las actas elaboradas por la C.N.T., 18 delegados de 11 localidades, representando a 2.254 afiliados: Alcaine, Cortes de Aragón, Hoz de la Vieja, Huesa del Común, Josa, Loscos, Maicas, Monforte, Muniesa, Obón y Plou.

[ARQUED, Pedro y LOZANO, Javier (en preparación) "La guerra civil en Blesa". Nota en el epígrafe "Los órganos de poder de las colectividades"].

↑ 13.-"La violencia anticlerical en tierras turolenses, pese a las víctimas, alcanzó una mayor virulencia contra los objetos e imágenes que contra las personas. Si la ponemos en relación con Huesca, donde la localidad de Barbastro encabeza la lista de todos los martirologios, registró muchas menos víctimas." Esther Casanova (2007) 'La violencia política en la retaguardia republicana de Teruel durante la guerra civil', pág. 75-78.

↑ 14.-Esther Casanova (1999) 'Represaliados en el Teruel Republicano...', pág. 243.

↑ 15.- Gaceta de la República: Diario Oficial núm. 27 (27 de enero de 1937); [tomado de Wikipedia].

↑ 16.- Nota 5.- Hugh Thomas (1976) "Historia de la Guerra Civil Española". Círculo de Lectores; pág. 780. [Tomado de Wikipedia].

↑ 17.- Nota 7.- Gaceta de la República: Diario Oficial núm. 223, (11 de agosto de 1937). [Tomado de Wikipedia].

↑ 18.- Nota 6.- Hugh Thomas (1976); pág. 781 [tomado de Wikipedia].

Ester Casanova (2007), pág. 119 a 122, detalla varios casos de presiones, detenciones, destrucción de la documentación de la colectividad, desarticulación del movimiento anarquista en la provincia, entre ellos Muniesa y de Huesa del Común (uno de cuyos miembros escribe desde el campo de concentración de Valmuel). "La cárceles seguían llenas de presos anarquistas". Muchos sucesos datan del verano del 37, pero se prolongan hasta bien entrado 1938.

↑ 19.- TUÑÓN DE LARA (1974), pág. 362-363. "... Tras un pleno de 7 regionales celebrado el 26 de noviembre, 5 de ellas (Aragón, Cataluña, Levante, Galicia y Centro) decidieron lanzarse a un movimiento [...] El alzamiento debía tener lugar en Aragón apoyado por la huelga general revolucionaria en el resto del país. Comenzó con gran violencia en Barbastro, Zaragoza e innumerables pueblos de Aragón y la Rioja, así como en Barcelona, Huesca, Teruel, Logroño, Gijón y provincias de León, Badajóz, Córdoba, Burgos, etc. En Zaragoza duró la lucha varios días, pero el Gobierno, que estaba advertido de la inminencia del movimiento, practicó la noche antes numerosas detenciones."

En algunos pueblos de la Rioja se proclamó el comunismo libertario (Cenicero, Briones, Fuenmayor...), así como del Bajo Aragón (Castellote, Valderrobres, Alcorisa, Más de las Matas), de Huesca (Tormos, Alcampel, Alcalá de Gurrea, Albalate), y de Daroca. Se luchó con singular violencia en Logroño, Calahorra, Almudévar y Calatayud. [...]

Sin embargo, una vez más se comprobaba la distancia entre los grupos de acción y la mayoría de la clase obrera, incluso entre afiliados a los Sindicatos cenetistas. Aquel era un movimiento fundado más sobre esperanzas que sobre elementos precisos de juicio. Y, cuando en una localidad aislada los trabajadores se encontraban dueños de la situación, no sabían, en rigor, qué hacer con aquel poder.

↑ 20.- Kelsey, Graham. El Consejo Regional de Defensa de Aragón : Aragón libertario (1936-1937). Madrid : Fundación Salvador Seguí, 1987. Volumen 1. "El escudo de Aragón (Documento XIII)", pág, 51-52.