por Javier Lozano Allueva

 

"Dicho retablo constituye una de las joyas de más estimación e interés artístico
que posee la provincia de Teruel ya por su mérito artístico,
por lo bien conservado que se encuentra y ya por sus crecidas dimensiones"

Joan Cabré Aguiló (1911)

I. Introducción

Sobre las pinturas

El retablo de la Santa Cruz es un primitivo aragonés de finales del siglo XV, que puede contemplarse habitualmente en el Museo de Zaragoza. De este valioso retablo gótico se conservan veintiuna tablas expuestas más otras cuatro en el depósito del Museo.  Las pinturas religiosas pretenden narrar, además de la Pasión, la Historia del hallazgo de la Santa Cruz, según la leyenda medieval de posible origen bizantino(1).

El conjunto de la obra es de una gran calidad, en óleo, extraordinariamente luminoso, con fuertes colores cálidos, abundantes dorados, texturas y relieves; detalles que sólo podrá apreciar viendo la obra al natural.  Fue realizada por reconocidos autores de la escuela aragonesa, Miguel Jiménez y Martín Bernat, y sus respectivos talleres.  En aquella época (último cuarto del siglo XV) las iglesias rivalizaban por tener los retablos más lujosos realizados por famosos artistas(1bis).

Y según nos instruyó Francisco Marco "...tiene, sobre todo, un exuberante sabor aragonés,(2) por encima de las influencias existentes de la escuela de Flandes o de Italia, o del repintado que llevó a cabo con escasa fortuna un pintor que habitaba en el propio Blesa. El realismo, vigor expresivo y violencia emotiva de algunas escenas se conjuga con la plácida serenidad de otras -como la "Anunciación"-, para conformar una obra cuya calidad espléndida puede contemplarse en el Museo de Zaragoza."(3)

Jesús con la Cruz a cuestas.  Retablo de Blesa.  Museo de Zaragoza. Detalle de la tabla "Jesús con la cruz a cuestas".
Detalle de la tabla "Jesús con la cruz a cuestas"

Jesús con la cruz a cuestas. A la derecha dos detalles del cuadro que permiten apreciar el increíble nivel de detalle que alcanza cada una de las ropas, adornos y rostros en la mayoría de las tablas. Fotos F.J.L.A. por cortesía del Museo de Zaragoza

Jiménez fue, al parecer, el principal ejecutor de la obra y al que se deben las mejores tablas.  Realizó las cuatro tablas que narran la búsqueda de la Vera Cruz por Santa Elena, madre de Constantino: la Interrogación del Judío, Santa Elena en el trono, Santa Elena y el emperador Heraclio y la Adoración de la Santa Cruz.  Y también pintó la tabla del Juicio Final y el Apostolado de la predela o bancal, con la Anunciación en el centro.  A Martín Bernat le achacan las tablas de menor calidad: Jesús ante Caifás, Jesús con la Cruz a cuestas, Descendimiento y los profetas del sotabanco.  Otras fuentes atribuyen los profetas a Miguel Jiménez. Aparte de estas tablas principales existen dos con sendos ángeles, una de cada autor o taller.

En las fotografías se aprecia el gusto por el detalle y la naturalidad de los personajes, siempre en comparación con la pintura de los siglos precedentes.  Como señalan los expertos (Post), se evidencian los influjos de los maestros flamencos (Van der Weyden) e italianos (El Pinturicchio).

Sobre este artículo

Este conjunto de artículos, sobre el antiguo retablo gótico de la parroquia de Blesa (Teruel-España), reúne la información sobre él disponible y aspectos relacionados. En lo que atañe directamente a su contrato, técnicas, autores y el significado de sus tablas es básicamente una recopilación de las publicaciones de los especialistas Manuel Serrano y Sanz y Mª Carmen Lacarra Ducay que descubrieron interesantísimos datos sobre la gestación del retablo. Incluimos las novedades al respecto que descubrió Lacarra (en 2003 y 2005), como fueron la verdadera fecha del contrato y el coste total del retablo.

También está actualizado con la que fue gran sorpresa para todos (en 2007), cuando el Museo de Zaragoza presentó una tabla desconocida hasta el momento, que se localizó en una colección en EE.UU. y que compró el Gobierno de Aragón. Y se describen también las tablas en depósito, no restauradas.

Mi aportación original es un breve artículo sobre la venta del retablo en 1922, el periplo del mismo desde entonces, glosar la bibliografía sobre él, los libros que ilustran algún tema relacionado con él, las exposiciones en que ha participado y las noticias sobre el mismo.

 

II. El retablo gótico de Blesa en su tiempo

El rico retablo gótico de Blesa que el concejo blesino encargó realizar en 1481 a los pintores Miguel Ximenez y Martín Bernat, (muy conocidos de dicha escuela pictórica), fue el altar mayor de la iglesia parroquial que existió antes que la actual. Su contenido exaltaba la "invención" de la Santa Cruz, porque la titularidad de la parroquia es la Santa Cruz, lo que determinó su iconografía.


El encargo del retablo

La profesora LACARRA (2005)(4) nos ilustraba sobre el mismo:

"El retablo mayor de la iglesia parroquial de Blesa (Teruel) fue contratado por los representantes de la villa a los pintores Martín Bernad y Miguel Jiménez, vecinos de la ciudad de Zaragoza, el 9 de noviembre de 1481, por un precio total de 8.450 sueldos. El pago se haría fraccionado en cinco tandas, a contar desde el año 1483 a 1487, año de su terminación según se propone en otro documento de fecha 30 de marzo de 1482" [La versión completa está en el DOCUMENTO 2 del anexo documental].

En uno de los recibos se dio cuenta del oro empleado en el trabajo del retablo: "Se trataba de una obra de gran envergadura en la que posiblemente colaboraron otros pintores, tal como se advierte en el análisis de las tablas que lo configuran. Para su elaboración proporcionó hojas de oro con las que decorar las coronas, diademas, nimbos, orlas, y otros detalles dorados del retablo, el batifulla Francí Velart, su proveedor habitual, al que se le abonan el 13 de junio de 1486, la suma de 600 sueldos jaqueses"(5)

El financiador de los pintores y el batifulla fue Juze Exama (o Xama como se transcribe actualmente), moro, mercader. Lo mencionaban los documentos que exhumó Miguel Serrano (1922). Y sobre este mudéjar Iuce Xama y su familia y actividades existe hoy en día un estudio excelente de Juan ABELLA(6). Y en el cual, además de detallarse las actividades mercantiles y productoras de telas y sedas, y sus actividades financieras, también nos ilustra ABELLA sobre que entre los numerosos procuradores que esta familia Xama tenía en Aragón, Valencia y el sur de Francia, de diferentes religiones, oficios y condición, en muchos casos con el fin claro de cobrar deudas: "haver, recebir e cobrar por mi e en nombre mio todas e qualesquiere sumas de pecunias, bienes, mercaderias, comandas e otras qualesquiere cosas que a mi son o seran devidas" [pág.205].

En concreto, ABELLA, ha rescatado de protocolos notariales, que fueron procuradores de Iuce Xama los blesinos: CALBO, Johan y FRAYRE, Miguel.

Francisco Marco nos aclaró sobre aspectos colaterales del pago: "Llama la atención el que éste se realizara en concepto de arriendo de diezmos y primicias, en lugar de especificarse los honorarios por la pintura. Sabemos, sin embargo, que esta forma de pago en trabajos artísticos era relativamente normal en el siglo XV, al resultar para las iglesias menos gravoso satisfacer los encargos artísticos con partidas de dinero pertenecientes a lo que ellas cobraban en concepto de diezmos y primicias"(7) .

El mayor peso del trabajo recayó en Miguel Jiménez y su taller, lo que se dedujo de que alguno de los pagos se hiciesen sólo a su persona.

El contrato no se ha conservado, que sepamos.

Valoración del precio del retablo

Francisco Marco ya nos ilustró al respecto con algunos precios de trabajos y artículos de valor, aunque no citó la fuente, dado el carácter de la publicación: "He aquí algunos datos para calcular, por comparación, el costo de pintar el retablo, [...] respecto del nivel de vida de la época: el jornal de un cavador era de 2 sueldos, y el de un podador de 3; un buey se vendía en 115 sueldos, y en 55 un asno de cinco años; una libra de azafrán costaba 16 sueldos, y una arroba de aceite 10; un olivar de siete cahizadas -en cada una entraban doce fanegas- y dos arrobas de tierra se vendían en 3000 sueldos."

Además de estos precios genéricos tenemos un dato de la misma época, (sólo 10 años anterior) y en la misma localidad de Blesa. Fue la compra de un excelente molino harinero, muy próximo a Blesa, el molino de la Cueva. Nuestra fuente interpuesta fue Salvador Gisbert Gimeno, quien tomándolo de fuentes antiguas y no conservadas escribió(8) que: “este molino fue de propiedad real y pasó a D. Juan Oleira [sic, es Olcina u Olzina], el que lo vendió al Concejo de Blesa por doce mil sueldos [12.000] jaqueses, en 17 de noviembre de 1471, según escritura hecha por Pedro Ximeno, Notario y vecino de Blesa”.

"...nos Martin Bernat, e Miguel Ximenez, pintores, becinos de la ciudat de Caragoca entramos ensemble assí como arrendadores qui somos de todos los fruytos, dreytos rendas et emolumentos pertenecientes a la primicia de la iglesia parroquial de Santa Cruz de la villa de Blesa, segunt que de la dita arrendacion mas largament parece por la carta publica de arrendacion que fecha fue en la dita villa de Blesa a nueve dias del mes de Noviembre anno a nativitate Domini millesimo quadringentesimo octagesimo primo, recebida e testifficada por el discreto Pedro Ximeno habitant en la dita villa e por actoridat Real notario publico..."

fragmento del protocolo de Juan de Aguas (1482)
publicado por Lacarra (2003)

Sobre la posibilidad de hallar el contrato

Se da la circunstancia de que fue el mismo notario el que dio fe de la arrendación de primicias del encargo del retablo gótico que el de la venta del molino:

Estos datos precisos, tan útiles para buscar tanto los detalles del encargo del retablo gótico como las condiciones en que se compró el valioso molino harinero, son como el mapa de un tesoro del que lo único que sabemos es que ya no existe. El censo que se conserva de los vecinos de Blesa de 1495 corrobora la existencia de dos Pedro Ximeno (mayor y menor).(9)

Lamentablemente, es posible que el protocolo citado por Juan de Aguas en 1482, o el citado por Gisbert ya no existan. No sabemos de que se conserven protocolos de Pedro Ximeno(10).

Esperemos que en algún otro archivo exista aún el original o una copia y que no permanezca en la oscuridad hasta el fin de los tiempos.  

Las tablas del retablo de la Santa Cruz

Probable disposición y autoría de las tablas

Según comentan varios estudios, se desconoce la posición original de las tablas del retablo de Blesa, pero puede suponerse. Tras la reforma del Museo Provincial de Zaragoza de 1999, colocaron en la sala dedicada a nuestro retablo un montaje fotográfico con las tablas dispuestas de forma similar a como pueden verse en la siguiente fotografía.  Para conformar esta distribución se basaron tanto en la modulación, como en la secuencia del relato y la autoría de las tablas. Posteriormente, los mismos han publicado alguna otra disposición similar, como puede verse por ejemplo en el libro Arte gótico en el museo de Zaragoza (de 2003).


Clic para ver descripción

La segunda versión apareció en el folleto sobre pintura gótica del Museo de 2003 y en los libros de Lacarra de 2003 y 2005.
La tercera versión apareció en una hoja divulgativa sobre la sala 13 del Museo (sin fecha). Presenta el original detalle de hacer casar la anchura de la anunciación y una pareja de apóstoles con las calles laterales, y la de uno de los grandes ángeles con otra de apóstoles.

Las tres eran previas al descubrimiento de la existencia de una segunda tabla de profetas. En la disposición primera la hemos añadido nosotros. Y en ninguna versión que hayamos visto, nadie se ha arriesgado a aventurar la colocación de las 4 tablas del depósito que serían del guardapolvos.

Fotomontaje del retablo de la Santa Cruz (150 Kb) Pulsa el botón para ver la foto del retablo.
Reproducido por gentileza del Museo de Zaragoza.

El significado religioso

Como adelanté en la introducción, publicamos una breve descripción de cada una de las tablas desde el punto de vista religioso y doctrinal, la sustancia que da cuerpo a unas pinturas que pueden parecer mudas para muchos de nosotros, a los que se nos escapa su valor doctrinal, sus personajes y su historia, como si contemplásemos las tapas de un bello libro que no supiésemos leer. Para nuestro deleite, existe un estudio en el que me he basado, es de María del Carmen Lacarra Ducay, y se titula "Primitivos Aragoneses en el Museo Provincial de Zaragoza", (Zaragoza, 1970). En él se estudian las circunstancias de la creación del retablo, cada tabla y su sentido.  La propia profesora ha publicado un nuevo libro sobre el arte gótico en el Museo de Zaragoza (2003), en que pueden leerse nuevos datos y descripciones de las descripciones de las tablas.

Las imágenes, aunque representen escenas de comienzos de la era cristiana, tienen toda la ambientación coetánea de los pintores, y se basan en una visión medieval, hecha leyenda con posterioridad a los hechos. Están pobladas de personajes con atuendos contemporáneos de los pintores, (no exentos de alguna fantasía en algún caso) y edificios claramente medievales. Aparte, se representan juntos a dos personajes que vivieron con varios siglos de por medio, como advertían los especialistas.

Debido a eso mismo, donde sí ha adquirido valor el retablo, (dándole la vuelta al tema de plasmar un ambiente contemporáneo, tal como los percibían a finales de la Edad Media), es cuando éste es usado para representar a los personajes medievales. Especialistas diversos lo utilizan y estudian para mostrar la imagen medieval de los judíos, o de la moda de los gentiles.

En un retablo, comenzando desde los elementos inferiores, se distinguen las siguientes partes: sotabanco (o subpredela*), banco (o predela, varias tablas con una más importante en el centro), cuerpo principal (dividido en varias columnas impares) y remate (generalmente el calvario), todo ello rodeado por un marco llamado polsera o guardapolvos(11).

La identificación de cada parte del retablo está en un círculo en negro, y las tablas aparecen a continuación, ordenadas de abajo hacia arriba, quedando de la siguiente forma:

(1) Sotabanco
M. Bernat
Los profetas
(2) Banco
M. Jiménez
Apostolado y anunciación
(3) Calle central
M. Jiménez
1) Adoración de la Santa Cruz
2) Juicio final
3) Crucifixión
(4) Calle lateral izquierda
M. Bernat
1) Jesús ante Caifás
2) Jesús con la Cruz a cuestas camino del Calvario
3) Descendimiento
(5) Calle lateral derecha
M. Jiménez
1) Santa Elena emperatriz
2) Interrogación del judío
3) Elena y el emperador Heraclio ante las puertas de Jerusalén.
(6) Guardapolvos
M. Bernat y M. Jiménez
1) Ángel portador de la esponja y el cubo (Jiménez)
2) Ángel portador de la columna (Bernat).

Aparte de estas tablas expuestas, se guardan en el depósito del Museo otras cuatro correspondientes a ángeles mancebos con atributos de la pasión (portadores de las «Armas de Cristo»), todavía no restaurados, que estarían colocados en las polseras del guardapolvos, y que serían obras de ambos talleres dos a dos.

El retablo montado según la disposición que plantea el Museo Provincial tuvo una altura total de 7,46 m y una anchura 5,45 m sin tener en cuenta la mazonería perdida, las tablas del guardapolvos no expuestas y los posibles huecos en el banco y sotabanco.

En cuanto a la autoría de las tablas expuestas, la mayoría son de Miguel Jiménez y su taller, salvo cinco de Martín Bernat, que con esta disposición, quedan como el guardapolvos de la derecha, la calle lateral izquierda y el sotabanco.

Significado de las tablas

El significado de las tablas que aquí publicamos sigue, en lo esencial, lo publicado por la profesora Mª Carmen Lacarra.

Los
Profetas

Según Lacarra, estas tablas constituían una segunda subpredela o friso (también denominado sotabanco), formada por los bustos de todos los profetas(12), aunque sólo se conservaban los de seis: Malaquías, Ezequiel y Daniel en una y en otra Jeremías, Joel y Miqueas.

Profetas Malaquías, Daniel y Ecequiel (Museo de Zaragoza)
Malaquías era uno de los 12 Profetas llamados Menores por sus pocas obras escritas.  Con una mano sujeta una filacteria* con su nombre y con la otra señala una donde se puede leer un fragmento del decimonoveno verso del 7º capítulo de la Profecía de Miqueas: Deponet Dóminus Omnes Iniquietates.
Daniel, en el centro, es uno de los grandes profetas por su gran obra.  Su filacteria contiene la cita Daniel, educam vos de Sepulcris vestris, de la obra de Ezequiel XXXVII-12.
Ezequiel, otro de los grandes profetas de canon hebraico, y su filacteria dice Evigilabunt alii ad vitam, alii... que es una parte del 2º verso del capítulo 12 de Daniel.
En esta bella pieza destaca la enmarcación de los profetas, en madera dorada, así como los detalles en relieves dorados, los encajes de las ropas y las joyas.
[48 x 137 cm.]

Tabla presentada en 2006En 2007 el Museo de Zaragoza presentó una tabla desconocida hasta el momento, que se localizó en una colección en EE.UU. y que compró el Gobierno de Aragón. Corresponde a los profetas Jeremías, Joel y Miqueas. La pintura en sí es de la misma calidad y seguramente autor (Martín Bernat y su taller) que la conocida hasta ahora de profetas, si bien los adornos de madera (en formas de orlas circulares) se encuentran en mucho mejor estado. Una razón más para disfrutarla en el Museo.

En esta composición aparece un profeta importante Jeremías, y dos de los llamados menores, Joel y Miqueas(13). Esta distribución de profetas vuelve a dar que pensar, que dado que faltan profetas principales, pudiesen haber existido otras tablas antiguamente.

Apostolado
y Anunciación

Constituía la predela (o banco) del retablo, formado por 8 tablas de figuras dobles, con la de La Anunciación en el centro.  Sobre las cabezas de los apóstoles penden rollos con sus nombres y sentencias del Credo.  Cada apóstol lleva sus atributos.  De izquierda a derecha aparecen los siguientes: 

San Pedro y San Andrés.  Fueron los primeros discípulos de Cristo.  En las figuras, Pedro aparece representado físicamente tal como fue divulgado en la iconografía cristiana occidental, pero con una sola llave en su mano.  Sobre la cabeza ondea una filacteria con su nombre -Petrus- y en negro el primer versículo del Credo.

Santiago el Mayor y San Juan Evangelista.  Eran hermanos e hijos de Zebedeo.  Santiago está representado con el hábito de peregrino, con una túnica marrón, un manto azul y zapatos.  Su filacteria dice "Iacobo. Qui conceptus es de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine".  San Juan, el discípulo amado, lleva en su mano una palma, que no es la del martirio sino la que le dio María en su lecho de muerte.  Su filacteria dice "Ioanes. Passus sub Poncio Pilato crucifixus mortuus et sepultus".

Santo Tomás y Santiago el Menor.  Tomás, el apóstol de la duda, lleva en la mano la lanza que simboliza su martirio.  Su inscripción dice "Tomás. Descendt ad inferos tertia die resurrexit...".  Santiago el Menor, para distinguirlo del Mayor, era primo de Jesús.  Porta una arqueta y una maza por haber muerto a golpes de garrote, por lo que fue el patrón de los bataneros (¡qué simplicidad!).  Su inscripción dice "Iacobus Minor. Ascendit ad caelos sedt ad dexteram Patris Omnipotentem".

La Anunciación.  Sigue las normas de la iconografía occidental.  El ángel aparece arrodillado ante la Virgen, apoyado en largo bastón de mensajero, mientras señala hacia lo alto de donde vienen rayos de luz.  En la inscripción dice "Ave Gracia plena Dominus...".


Aunque en el museo se exponen adosadas, como si las dos mitades de esta composición hubiesen sido una sola tabla cortada en dos, nunca debió ser así. J. M. Escarraga (1970) ya apuntó en su artículo sobre el retablo, que las baldosas del suelo no tienen correspondencia en ambos fragmentos.  Este autor creyó que irían colocadas una a cada lado en los extremos de la polsera.  Sin embargo, otras fuentes apuntan que la separación se debe a que estas tablas estaban situadas a ambos lados del sagrario.

Anuciación

San Felipe y San Bartolomé.  San Felipe apenas es destacado en los evangelios y no posee ningún atributo determinado.  Su incompleta filacteria dice "Philipus.  Inde venturus est iudicare vivos et mortuos".  Bartolomé tampoco tuvo un papel protagonista.  Porta el alfanje con que fue desollado.  Su texto dice "Bartholomeus. Credo in Spiritum Sanctum".

San Mateo y San Simón.  San Mateo, el apóstol de la obediencia, que dejó su puesto de recaudador para seguir a Jesús.  Por su importante obra escrita tiene un lujoso libro.  La leyenda de su filacteria dice "Matheus, Sanctam Ecclesiam Catholicam Sanctorum comunionem".  Simón, hermano de Judas, lleva una espada envainada porque murió degollado.  Su texto dice "Simonis. Remissionem peccatorum".

San Judas Tadeo y San Matías.  Judas, hermano de Santiago el Menor y de Simón, porta una lanza terminada en punta de sierra, que fue el instrumento de su martirio tras predicar en Asia Menor con su hermano Simón.  Su texto dice "Judas Thadeus, Carnis resurrectionem".  San Matías, el sustituto de Judas Iscariote, evangelizó Judea, y porta un hacha de largo mango con la que pusieron fin a su vida.  Su texto dice "Mathías. Et vitam aeternam. Amen".

Podemos destacar de todas estas tablas la riqueza de los detalles de los personajes y los elaborados fondos en los que se asientan.
[Tamaño del conjunto 545 x 125 cm.]

Adoración
de la
Santa Cruz

Esta es una de las mejores tablas.  Con la cruz protagonizando la imagen, aparecen Heraclio a la izquierda y Santa Elena a la derecha, rodeados de otros personajes orantes.
Santa Elena sostiene en las manos los clavos de Cristo, (seguramente, tan desmedido afán por las reliquias debió de crear una próspera industria manufacturera en la Edad Media).

Retablo de la Santa Cruz: Adoración de la Santa Cruz (Museo de Zaragoza)
Entre Elena y la cruz aparece un anciano caballero que puede representar al judío Judas, al que ella misma interroga en otra tabla.
[139 x 191 cm.]

Juicio
Final

Una de las mayores y más logradas tablas del retablo, donde ocupaba el centro.  En la parte superior aparece el tribunal celeste, y abajo, en la tierra, la resurrección de los muertos llamados por el sonar de trompetas, al final de los tiempos.


Los muertos salen todos a la vez de sus fosas, o del mar los ahogados. "A consecuencia de una convención admitida por los teólogos e impuesta a los artistas, los hombres y las mujeres resucitarán todos a la edad perfecta de treinta años, que era la de Cristo cuando triunfó sobre la muerte" (Lacarra, 2003, pág. 82, cita a L.Réau).

Junto al Cristo que muestra sus llagas están arrodillados María y S. Juan Evangelista, y dos arcángeles (Miguel con una espada y Gabriel con un ramo de azucenas).  Y nos aclara Lacarra (2003, pág. 82) que el Cristo Juez es el Cristo evangélico que sustituye al Cristo justiciero del Apocalipsis a partir de finales del siglo XII.
[140 x 191 cm.]

Crucifixión

La gran multitud que contempla la escena de la crucifixión, hace de esta un gran acontecimiento.  Como describe Lacarra, todos parecen actores y desarrollan un papel más o menos importante, lo que es una corriente general en el arte de las postrimerías de la Edad Media.
Jesús acaba de morir, y a sus pies están S. Juan y María Magdalena.  A la derecha hay un grupo formado por María y otras mujeres, mientras que a la izquierda varios soldados se disputan la túnica del muerto.  En el fondo aparecen los dos ladrones: Dimas y Gestas (este último a la izquierda, haciendo un gesto de desprecio, o retorciéndose preso de la desesperación).  Junto a los ladrones están un portalanzas y un portaesponja (al parecer, Longinos, el centurión romano que le atravesó con su lanza el costado, y Stephaton, el portaesponja que le calmó la sed).  Aún quedan más personajes que contemplan la escena con pasividad, lo que parecen ser un grupo de sacerdotes o judíos miembros del Sanedrín, y varios soldados a caballo (uno de ellos porta una espléndida armadura dorada).

Retablo de la Santa Cruz: Calvario. Museo de Zaragoza

Estas tres últimas tablas de la calle central destacan por su calidez y sus amplios fondos dorados (en comparación con las otras tablas principales), que sin duda la resaltaban sobre las calles laterales.
[139 x 191 cm.]

Jesús
ante
Caifás

Momento en el que Jesús es interrogado en el sanedrín judío por Caifás.  A la derecha de Jesús, un sayón* sostiene la cruz.  El personaje del turbante blanco es un soldado.
En el estudio de Lacarra (1970) y las actas del Museo de Zaragoza (2/4/1922) apareció titulada como Jesús ante Pilatos, no así en los de Lacarra (2003) y (2005). Posiblemente la confusión fue debida a que el juez aparece sentado en un trono. Y en Lacarra 2004. Y en el artículo de Lacarra de 2004 (pág. 27) apareció titulado como Jesús ante Anás (véase el apartado Influencias...).


[93 x 120 cm.]

Jesús con
la cruz
a cuestas

Episodio de la Pasión, en el que Jesús tropieza bajo el peso de la cruz, mientras su madre, S. Juan y las dos Marías (Cleofás y Salomé) contemplan la escena. Uno de los soldados ayuda a levantar la cruz.

Jesús con la Cruz a cuestas.  Retablo de Blesa.  Museo de Zaragoza.
[93 x 173 cm.]

Descendimiento

En este trágico momento, José de Arimatea y Nicodemo bajan a Jesús para enterrarlo, ante las miradas del grupo de mujeres.  Esta tabla es copia de una de Bartolomé Bermejo, muy popular y reproducida.  (Podemos ver una tabla de composición muy similar, del mismo M. Bernat, en la sala contigua del Museo)
[93,5 x 172 cm.]

Descendimiento

Santa
Elena

Se trata del momento en el que, según cuenta la Leyenda Dorada, la Emperatriz Elena convoca a todos los sabios judíos de Jerusalén, con el fin de que le revelen dónde permanece enterrada la cruz donde crucificaron a Jesús.
[91,5 x 130 cm.]

Retablo de la Santa Cruz: Santa Elena (Museo de Zaragoza)

Interrogación
del judío

Según la leyenda, representa el momento en el que Judas, el judío, es sacado del pozo donde había permanecido seis días, en castigo por negarse a revelar el paradero de la Cruz.  Al cabo de este tiempo, el anciano Judas, desvanecido por el hambre, promete confesar todo lo que sabe y es puesto en libertad (Lacarra, 1970, pág. 117).  ¡Y a la emperatriz la hicieron santa!


El escenario es un patio de un palacio italiano de fines del siglo XV, donde se puede ver el pozo sin agua que sirve de calabozo.
[94 x 172 cm.]

Santa Elena
y el emperador
Heraclio

Representa la etapa de la Leyenda en la que trasladan la Cruz a Jerusalén.  Destaca el anacronismo de representar a Santa Elena junto a Heraclio, que vivió 300 años después de Santa Elena. Santa Elena fue la protagonista de su hallazgo y Heraclio el que en el año 628 arrebató la cruz a los persas y la transportó personalmente a Jerusalén. 

El momento retratado representa la parte de la leyenda cuando al llegar frente a la Puerta Dorada, al frente de un rico cortejo, esta estaba cerrada, y un ángel (tenía que serlo claro) le conminó a entrar con la humildad de Cristo si quería conseguir su propósito. 

El anacronismo de representar a Santa Elena a la cabeza de la comisión fue, según especialistas (Lacarra 1970, Post, Reau), intencionado ya que matealiza la fusión o superposición de dos viejas tradiciones bizantinas: la que simboliza la Exaltación de la cruz por su invención o hallazgo y la del restablecimiento de la Cruz en Jerusalén por Heraclio. Por desconocer este anacronismo simbólico tomaron a Heraclio por Constantino algunas fuentes previas a 1970, por lo que aparece titulada como "Santa Elena y Constantino" (como hizo Juan Cabré, o en las actas del Museo de Zaragoza, junta del 2/4/1922).
Destacan los ricos dorados de la guarnición del caballo.
[93 x 173 cm.]

Ángel
con
atributos
de la
Pasión

En esta tabla se ve al ángel portando una caña con la esponja con la que, según cuentan los Evangelios, los soldados dieron de beber a Jesús, y un cubo de madera.
La caña y el cubo se hicieron objetos de culto muy populares a fines de la Edad Media, a los que atribuían las mismas virtudes que a la señal de la Cruz, por ser signos de la Pasión.
[56 x 175 cm.]

Ángel con
atributos
de la
pasión

Este ángel porta la columna sagrada, instrumento de la pasión y objeto de veneración durante la Edad Media.  Este y otros instrumentos (conocidos como armas de Cristo) solían llevarlos ángeles o aparecían juntos.
[54 x 172 cm.]

Todas las tablas principales están recargadas de personajes, y en ellas destacan por su brillo y relieve los brocados de sus ropas y la corona de los personajes y ángeles.  Estos colores brillantes se beneficiaron de la luminosidad que proporcionaba la técnica del óleo, de reciente invención entonces, frente a la tradicional del temple*.

Y es que la riqueza de vivos colores, la aparente confusión de las figuras y los infantiles escenarios que completan algunos fondos, pueden inducirnos a que no contemplemos inicialmente todas estas escenas como contemplamos las obras de arte modernas, sino como si se tratase de cromos destinados a creyentes medievales.  Ninguna fotografía, hace justicia a la maestría que podemos observar en algunas tablas aparentemente triviales y coloristas como la de "Jesús con la Cruz a cuestas".  Pero en este caso, el taller de Martín Bernat realizó una obra de arte, como queda patente en los trágicos rostros de las mujeres que están ante la Cruz.  Su viveza transmite el patetismo de la escena, más dramática que otras en las que Jesús aparece ya muerto o crucificado. Son muy destacables (me atrevería a decir que inmejorables, incluso en el conjunto de este gran retablo que con tanto lujo mima el detalle de las ropas), las vestiduras de Jesús en esta tabla, de excesiva dignidad para las circunstancias retratadas, pero primorosas, reales, delicadas.

Respecto al moderno repintado al que se aludía en un apartado anterior; si contemplamos las vestiduras que luce el apóstol San Bartolomé, similares por su perfección a las de Jesús, veremos, como excepción que confirma la regla, lo mucho que se perdió tras el desafortunadísimo repintado, que con planos y uniformes tonos azules ocultó las vestiduras de la mayoría de los apóstoles y otros muchos mantos y túnicas de personajes de otras tablas.

Las cuatro tablas del retablo de Blesa no expuestas

Anteriormente hemos mencionado cuatro tablas que no están expuestas con el resto del retablo, permanecen sin restaurar en el depósito del Museo de Zaragoza.  Estas obras son ciertamente menores en comparación con las del resto de la obra, y sin duda constituían la parte superior del guardapolvos al que servían de marco, tal como aparecen en otros ejemplares de la misma época y escuela.

La técnica pictórica es la misma que en el resto del retablo, y también lo son su traza y estilo. Dos de ellas habrían sido realizadas por el taller de Martín Bernat y otras dos por el de Miguel Jiménez.

Siguiendo las descripciones de la profesora Lacarra (1977)(14), su contenido consiste, como ya se adelantó, en cuatro bustos de ángeles llevando nuevos elementos relacionados con la Pasión de Jesús.

En la primera de las tablas el tema representado es un ángel de medio cuerpo llevando como atributos, en su mano derecha un lienzo blanco -la túnica sin costura de la que habla San Juan- y unos dados con los que se la sortearon los soldados; en la mano izquierda tiene la bolsa de cuero con los treinta siclos de plata de la traición de Judas Iscariote.  El ángel luce un grueso broche dorado en relieve de estuco.  Su rostro tiene grandes facciones de rasgos duros y la expresión es de acusada melancolía.  Es un modelo bastante común entre los personajes del retablo.  Cabría incluir esta tabla en la producción del taller de Martín Bernat.

 

La tabla presenta una forma de trapecio irregular y mide unos 74 cm de anchura en la base por 107 en la superior, con una altura de entre 62 y 72 cm.  Está bastante mal conservada.

En la segunda tabla, se repite en sus caracteres generales la obra anterior.  El ángel, ligeramente vuelto hacia el lado izquierdo, porta en sus manos un trozo del madero de la cruz.

Esta tabla también es irregular, unos 81 cm de base por 47 en la parte superior.  La altura es de 60 cm.  Tiene rajas y perdió su mazonería.

En la tercera tabla el ángel presenta como "armas de la Pasión de Cristo" dos clavos en su mano derecha y tres cañas en la izquierda, (cañas con las que fue Cristo golpeado, ante Pilatos, en el pórtico del pretorio).  Este personaje tiene facciones más suaves y está peinado hacia atrás.  Por su factura la incluyen en el taller de Miguel Jiménez, el más avanzado de los dos artistas que colaboran en el retablo de Blesa.

Una de las tablas en depósito. (Museo de Zaragoza)

Se trata de otro trapecio de 82 cm de base por 54 en la superior, con altura entre 56 y 52 cm. Está tan estropeada como las anteriores.

La cuarta y última tabla muestra un ángel con unas tenazas y un martillo, instrumentos empleados para clavar a Jesús en la cruz y luego para descolgarlo, a petición de José de Arimatea.  Como en la tabla anterior, destaca su afligida cabeza, y seguramente es del mismo artista, dadas las similitudes.


Se trata de otra tabla de forma trapezoidal, de 61 cm de base por 101 de ancho en la parte superior, y 70 cm de un lado y 59 de otro.  La pintura se halla levantada en algunas zonas.

 

El edificio parroquial que lució el retablo y su periplo posterior

Por la escasez de noticias sobre el anterior edificio parroquial, el contemporáneo del retablo gótico protagonista de este artículo, estas son muy valiosas. Sospechamos que aquella iglesia sería, más austera y de estilo gótico, pero sí sabemos que era un edificio nuevo.

Entre las noticias recogidas por Diego de Espés en su libro sobre "Historia Ecclesiástica... hasta el año de 1575" dice de la parroquial de Blesa:


"1454: Por este tiempo rehedificarian la Iglesia Parrochial de Blessa, que estaria para undirse y en el entretanto que la edificarian dio licencia el Arzobispo Don Dalmau que en las cassas de la cofradria del lugar se les diga missa y celebren los divinos officios puesto un altar decente con sus hornamentos y adreços, como se debe y requiere para tan alto ministerio."

Así pues, podemos atestiguar que el encargo de aquel caro retablo gótico era parte y continuación de un impulso económico y religioso nacido en el seno de la sociedad blesina, que en poco más de tres décadas edificaba una nueva iglesia, y encargaba un gran retablo. Ello, unido a otras noticias de la época, como sería la compra del molino harinero en 1471 por parte del Concejo al señor temporal, parece indicar que mediaba una época de prosperidad.

Podemos asegurar que en Blesa ha habido, al menos, tres edificios parroquiales:
- el que sucumbió en el siglo XV,
- el que se levantó a mediados de ese siglo y para el que se encargó el retablo gótico
- y este mismo, al ser transformado completamente en el XVIII, que es el actual, que fue recrecido y muy transformado (conforme al estilo barroco imperante en la segunda mitad del siglo XVIII), y elevada la torre campanario.

El retablo gótico, que ocupaba el frente de su capilla mayor, dado su gran tamaño se desmontó al construirse un nuevo edificio parroquial barroco y sustituirse por otro, acorde con el estilo dieciochesco del templo. Sin embargo, la mayor parte de sus tablas fueron colocadas de manera arbitraria detrás del nuevo retablo mayor y otras varias relegadas a un desván de la iglesia según vio y transmitió Juan Cabré en su inventario. [Véase el Apéndice documental I. Catálogo Monumental de Teruel, de Juan Cabré. ]

En febrero de 1922, el retablo fue vendido al Museo de Zaragoza, donde se encuentra desde entonces expuesto para la admiración del público en la Sala de Primitivos Aragoneses.

Retablos góticos en la zona

De las décadas iniciales del siglo XVI Manuel ABIZANDA Y BROTO rescató noticias de la adquisición de retablos nuevos para iglesias de pueblos del Común de Huesa (al que Blesa pertenecía) y Baronía de Segura(15) .


En Cortes [de Aragón], en 1514, pagaba al pintor de Zaragoza, Jayme Serrat, una parte de los "500 sueldos jaqueses que me habeis de dar e pagar por razon de un retablo que pinto para la iglesia mayor de dicho lugar...".
De 1511 se conserva una capitulación para que el pintor Martín García, realice un retablo en Muniesa. Esta capitulación detalla, por ejemplo, la altura, anchura, calidad de las polseras, así como la temática y santos de cada una de las tablas.
También el lugar de Salcedillo, en 1520, pagaba 500 sueldos a "Anthon de Aniano, pintor, habitante en la ciudat de Caragoca" para "ayuda de un retablo que se habia de fazer para el dicho lugar, el qual retablo esta parado y asentado en la dicha iglesia..."

Vida y obra de los autores del retablo

Voz "Los Ximenez" en la Gran Enciclopedia Aragonesa 2000 (GEA 2000). [Enlace]

Voz "Bernat, Martín" en GEA 2000 [Enlace]

El día 8 de junio Doña Nuria Ortiz Valero en la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza defendió su Tesis Doctoral titulada "Martín Bernat pintor de retablos, documentado en Zaragoza entre 1450 y 1505", bajo la dirección de la doctora doña María del Carmen Lacarra Ducay. (Heraldo de Aragón, 5 de julio de 2012)

Consultando el catálogo informatizado por CERES (Colecciones en red)
en http://servicios3.aragon.es/reddigitalA/pages/AdvancedSearch y
poniendo como lugar de procedencia "Blesa", o como autores Martín Bernad o Miguel Ximenez.

.

Casi una página dedicó Heraldo de Aragón (5/12/2013) al buen reportaje de E. Pérez Berian, en que se ofrecen nuevos datos de la vida del pintor Bernat, o mejor dicho, de sus postrimerías, ya que gracias a los datos aportados por su testamento (5/4/1505) se ha sabido que hizo su, posiblemente, último trabajo para el Hospital de Ntra. Sra. de Gracia de Zaragoza, y que esa tabla dedicada a la Virgen María, aún existe y se halla hoy en día en el museo del Castillo de Peralada (Gerona) fuera del circuito de visitas.

Puede leerse el reportaje completo e ilustrado aquí gracias a la Universidad de Zaragoza.

Es uno más de los datos obtenidos gracias al estudio de la doctora en historia del arte por la Universidad de Zaragoza, Nuria Ortiz Valero, publicado recientemente por la IFC. Repasando la obra del pintor gótico nombran una de sus mayores aportaciones, el retablo de Blesa.

[En preparación]

Influencias en los pintores hispano-gótico-flamencos

[En preparación]

"El gótico hispano flamenco se caracteriza por un realismo en las figuras, la introducción del naturalismo en el paisaje y, en Aragón, la inclusión de motivos mudéjares en la pintura como azulejos, atavíos..."

En un folleto sobre la sala 13 del Museo (sin fecha) nos informaban: "Bartolomé Bermejo, Bartolomé de Cárdenas o "Bartolomé Rubeus" durante sus años de estancia en Aragón (documentado en Daroca y Zaragoza entre 1474 y 1484), ejerció sutilmente su magisterio difundiendo la manera de los grandes pintores de los Países Bajos como Rogier van der Weyden, Dieric Bouts y Petrus Christus. Junto a estas influencias hay que añadir las de los grabadores alemanes, como Martin Schongauer, conocido tempranamente en Zaragoza a través de los impresores centro-europeos allí establecidos, como Pablo y Juan Hurus, de Constanza."

He aquí una lámina que inspiró a la tabla Jesús ante Caifás.

Lacarra en 2005 (pág. 63) titula el grabado de Schongauer igual que la tabla blesina (Jesús ante Caifás), pero en su artículo de 1984 (pág. 27) figuran titulados ambos "Jesús ante Anás". La identificación del personaje juez permite perfectamente esa duda. "Anás, aún después de su despido, fue considerado sumo sacerdote junto con Caifás, y podía actuar como presidente del Sanedrín. Según San Juan evangelista, Jesús fue llevado primero ante Anás y, después de un interrogatorio, éste pidió a sus guardias que le llevasen ante Caifás y el resto del Consejo. Anás actuó junto a Caifás en la captura y crucifixión de Jesucristo y en la posterior persecución de sus discípulos. Es por eso que la tradición cristiana le atribuye a Anás y Caifás la responsabilidad de haber mandado a muerte a Jesús". Fuente: artículo Anás en Wikipedia.

 

III. El retablo de la Santa Cruz desde comienzos del siglo XX

por F. Javier Lozano

La venta del retablo al Museo de Zaragoza

Como ya se ha comentado en más de una ocasión, el retablo se vendió en 1922 al Museo de Zaragoza, pero no se han publicado más detalles sobre esta venta.  Los vecinos de Blesa comentan al respecto que las tablas las vendió el párroco Mosén Melitón Beltrán. Se plantean, pues, unas cuestiones básicas: ¿Por cuánto se vendió?  ¿Quién se benefició de la venta?  ¿Se vendieron otros objetos artísticos o litúrgicos?

En la segunda década del siglo XX el Museo de Zaragoza se había trasladado ya al hermoso edificio del arquitecto Ricardo Magdalena que hoy ocupa. Su patronato se dedicaba a la adecuación de la flamante construcción para la correcta exposición, la conservación de los fondos y la búsqueda de piezas para adquirirlas o recibirlas en donación.

Tal como se registró en las actas del Patronato (que amablemente me proporcionó la Conservadora de Bellas Artes del Museo de Zaragoza, María Luisa Cancela), el 27 de noviembre de 1921, el Presidente, Mariano de Pano, dio cuenta de la carta recibida de parte del Cardenal Arzobispo "adjudicando al Museo las tablas pintadas del retablo de Blesa, a cuenta de las cuales se habían entregado ya diez mil pesetas"(16) .  La carta sería del cardenal Soldevila, arzobispo de Zaragoza, (que moriría asesinado por un anarquista en 1923, en el contexto de un enfrentamiento abierto entre clases sociales).

El retablo se vendió por un total de 30.000 Ptas. de la época según me anotó Cancela.  El Museo corrió con los gastos de desmontaje y traslado.  El coste de esta adquisición no fue testimonial en modo alguno, si tenemos en cuenta que la primera junta ordinaria de su patronato ese año, celebrada en enero de 1922, se cifró su situación económica en un presupuesto de cerca de 16.000 pesetas (sumando el presupuesto, fondos, donativos y subvenciones e incluyendo las 193 pesetas de ingresos por visitas).

En el acta del patronato del 2 de abril de 1922, el Presidente daba cuenta «de haber ingresado en el Museo todas las tablas pintadas procedentes del trasaltar de la Iglesia de Blesa que son: Crucifixión, La Cruz a cuestas, Jesús ante Pilatos, El Juicio final, Adoración de la Cruz, Santa Elena y los judíos, Santa Elena y Ciriaco, Santa Elena y Constantino a las puertas de Jerusalén, la predela con los doce apóstoles, otra con tres profetas y siete con ángeles(17) de las polseras».  Nada se escribió respecto a otros objetos de la iglesia de Blesa.

La venta se realizó, por lo tanto, con la intervención de las altas jerarquías eclesiásticas, y no de forma particular por parte del párroco de Blesa.  Es de suponer que tan gran cantidad de dinero sería recibida por el Arzobispado, y que de alguna forma pudiera revertir en la parroquia de Blesa, ya que conservamos la noticia de obras de reforma en 1924 y limpieza empezadas en 1922(18) .

Se han llevado a efecto las obras de restauración de la iglesia parroquial, que se ha conseguido a requerimiento del dignísimo párroco D. Melitón Beltrán.
La primera parte de la obra ha consistido en el blanqueo, pintura y limpieza de altares.

Y, después de la cuaresma se hará el entarimado, que completará el saneamiento del templo, en cuya cimentación ya se hicieron obras el año 1922.

"Toda la obra sufrió una gran limpieza cuando ingresó en el Museo, acusándose la restauración en alguna de las tablas"(19)

En cualquier caso, gracias a esta venta, el retablo se salvó de la destrucción que acontecería unos años después en los primeros meses de la guerra civil de 1936, que daría al traste con gran parte de la herencia de nuestro pasado y nuestros archivos.

Bibliografía

- Datos y documentación proporcionados por María Luisa Cancela, Conservadora de la sección de Bellas Artes del Museo de Zaragoza.
- Diario Heraldo de Aragón.
- Guía del Museo de Zaragoza.  "Museo de Zaragoza.  Secciones de Arqueología y Bellas Artes", por Miguel Beltrán Llorís y Belén Díaz de Rábago.  DGA, 1998.


(Este epígrafe se escribió en Zaragoza, en octubre 1999)

Una tabla desconocida hallada y adquirida en EE.UU. en 2007

Desde 1922 a 2007 se expusieron en el Museo las 20 tablas que éste adquirió. Se suponía que existieron otras, pero no se sabía si se conservaron. Y sí, existen otras tablas del retablo gótico de Blesa. Una pintura de la que no se tenía noticia se halla desde 2007 en el Museo de Zaragoza (adquirida por la Diputación General de Aragón).

Para los que disfrutamos de esta obra de arte fue un grandísimo regalo, que publicaban el día 19 de mayo de 2007 los diarios aragoneses:

Patrimonio de ida y vuelta

«Una de las cosas que más complace mostrar a Beltrán es una tabla gótica con los profetas Jeremías, Joel y Miqueas, que completa el retablo que pintaron para la localidad de Blesa los artistas Miguel Jiménez y Martín Bernat entre 1481 y 1487. El retablo en cuestión, llamado "De la Santa Cruz", se exhibe estos días en Teruel dentro de la muestra "Tierras de Frontera", pero cuando regrese al Museo de Zaragoza podrá por fin verse completo, gracias a que el Gobierno de Aragón recuperó esta última tabla gótica, comprándola en una galería de Estados Unidos por 158.000 euros.» [19 de mayo de 2007. Heraldo de Aragón]

Esta parte inesperada de la historia que ahora ha salido a la luz la adquirió la D.G.A. en 2006 en Cleveland, en los Estados Unidos de América, a la The Bonfoey Gallery, tras localizarla en una colección de aquel país.

Una tabla regresa, pero ¿hay más?

El retablo gótico de Blesa fue vendido por el Arzobispado de Zaragoza al germen del Museo de Zaragoza en 1922. Desde entonces varios especialistas y estudiosos lo han estudiado y mimado. Los estudios sobre el retablo ya apuntaban que, puesto que el número de profetas era mayor que los tres representados en la tabla conocida, seguramente existieron más tablas del sotabanco que la expuesta hasta ahora.

Pero el retablo gótico de Blesa se desmontó del altar mayor a finales del siglo XVIII, mucho antes de su venta; se perdió su mazonería (el armazón de madera decorada que lo portaba) y no se inventariaron sus tablas, sino que se colgaron desordenadas detrás del altar mayor barroco. Si se vendió o robó alguna de ellas antes de su venta al Museo de Zaragoza nada se supo o sabe que sepamos. Los estudiosos siempre estudiaron y propusieron la disposición original de las tablas que se conservaban, sin tener en cuenta que pudieran existir otras tablas con imágenes de profetas.

La tabla que se presentó en mayo de 2007 en el Museo de Zaragoza corresponde a otra de la serie de los profetas, la que en el esquema se ve en la fila inferior, en el sotabanco. Corresponde a los profetas Jeremías, Joel y Miqueas (óleo sobre tabla), pintada como el resto de la obra entre 1481-1487.

 

Tabla presentada en 2006
Las fotos del retablo nunca hacen justicia al original. Hay que verlo.

Pero ¿cuántos profetas existieron?

Recurrimos a la Enciclopedia Universal de Micronet para saber cuántos fueron los profetas en el Antiguo Testamento y señalamos en negrita aquellos representados en las tablas ahora conocidas del Retablo de Blesa. "En el conjunto de los varones profetas, se distinguen los profetas mayores -así llamados porque nos han transmitido escritos largos-, como son Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel, y los profetas menores, de escritos breves, que son los doce siguientes: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías".

"Profetas y profetisas. La Biblia nos habla también de profetisas, mujeres que en determinados momentos hablaron y actuaron en nombre de Dios. Tales son, por ejemplo, en el Antiguo Testamento, María la hermana de Aarón (Ex 15,20) y Débora (Jc 5,7). En tiempos de Josías, el sacerdote Jelcías pide consejo a la profetisa Juldá y Yahvé de su respuesta (2 R 22,14ss)."

Por tanto, contamos a 16 profetas varones, de los cuales tenemos pintados seis, y entre los que no lo está uno es de los importantes: Isaías. Por tanto, quizá todos fueron pintados, como apuntaba la profesora Lacarra [CITA REQUERIDA]. Por otra parte representarlos a todos plantearía un problema de colocación en el retablo, al exceder la anchura del mismo. Quizá si algún día aparece el manuscrito original del contrato venga detallado el encargo.

Esta incertidumbre se descubre también en los propios textos del Museo que indican que del conjunto del retablo "sólo faltan algunos fragmentos que conformarían el sotabanco, compuesto en su totalidad por cuatro tablas. De ellas el museo sólo exponía una...". Así pues, se cuenta con que existieron más, aunque en las declaraciones que aparecen en el periódico se da a entender que con la adquisición de esta tabla el retablo se verá completo.

Unas especulaciones. ¿Cómo y cuándo pudo emigrar esta pintura a EE.UU.?

Para responder al cuándo, sólo podemos asegurar que fue antes de 1922 pues no fue adquirida ni ofertada al Museo de Zaragoza. En sus actas, en 1921 figuraba la relación siguiente ya no estaba:

[Nota sobre la carta del Arzobispado al Museo]

La única descripción previa del retablo que conocemos la leímos en el estudio de Juan Cabré de 1911 y donde figuraba una relación tampoco completa, y con algún error, como cuando escribió sobre "siete profetas y las medidas de 105 x cm", que no encaja con la que analizamos (y quizá son más similares a las de los Apóstoles). También realizó las fotografías que reproducimos, por su curiosidad documental, pero le hizo a todas las tablas, sino de una selección.

[Trascripción de las notas de Juan Cabré]

Así, sólo podemos especular. Una hipótesis a rastrear es si pasó por esta zona de Teruel alguno de los personajes como el norteamericano Arthur Byne, activo en España entre 1915 y 1935. Si bien al principio, Byne junto con su esposa Mildred Stapley, trabajaron ambos por encargo de la Hispanic Society of America, "recorrieron España de punta a punta. Llevados únicamente por su afán de conocimiento entre 1915 y 1918 visitaron cientos de iglesias, ermitas y palacios, y tomando miles de fotografías". Tras publicar varios libros sobre arte español. Más tarde Byne, con buena fama en su país y en España aprovechó su conocimiento para convertirse en expoliador y comprar a sus anchas patrimonio artístico en una España mediocre que no lo valoraba (hasta 1926 no se aprobó la primera ley contra la exportación de obras de arte), y lo vendía en EE.UU. especialmente al magnate sin escrúpulos William Randolph Hearst, y a empresas interesadas. "A partir de ese año también, aunque se vio obligado a ser mucho más taimado. En su correspondencia, Byne y Hearst utilizaban claves o seudónimos para referirse a las piezas [...]".

A este respecto es muy ilustrativo el artículo que el dedicó Heraldo de Aragón el 10 de julio de 2011 (pág. 50-52), escrito por Mariano García (sólo una primera parte está en la versión electrónica de Heraldo). Y por rastrear una operación de gran envergadura la del monasterio de Ovila en Guadalajara [libro]. Algunos artículos mencionan a otros "conseguidores" como Addison C. Mizner.

Otros detalles: Artículo publicado en el El Decano de Guadalajara el 14 de diciembre de 2007.

Por lo que sabemos, si la tabla se vendió a algún marchante de este tipo se debió de hacer antes de 1922. No hemos podido consultar todavía los fondos fotográficos de la Hispanic Society para saber si este u otros fotógrafos realizó fotografías de patrimonio en Blesa y otras localidades. Y, si así lo hubiese sido, la siguiente pregunta, de difícil respuesta sería, ¿porqué no compraron o vendieron más tablas y sólo una?

Y también está por estudiar a fondo la correspondencia que pudiese existir en el Archivo Diocesano de Zaragoza que describiese su contenido y detalles de la venta de 1922 y otras previas que pudiesen haber habido.

 

Últimas exposiciones en que ha tomado parte

Exposición: Tierras de frontera (2007)

La exposición "Tierras de frontera", fue una gran exposición que comenzó el 1 de marzo. Tuvo tres sedes, la catedral Teruel y la iglesia de S. Pedro en la misma ciudad, y por otro lado la de Santa María de Albarracín.

Sumerge en la época de los siglos XIV al XVI principalmente. La guía de la visita (sólo 3 €). La exposición de Teruel en la Catedral, fue la mayor exposición y número de piezas. El retablo de Blesa estuvo allí, aunque no montado con su disposición original.

Más información [Gaceta de Blesa]

 

Exposición: El Museo crece: últimos ingresos (2007)


Desde mayo el Museo de Zaragoza expuso una selección de las adquisiciones realizadas en el último año. Fue especial porque la DGA compró arte por más de once millones de euros, y entre todas las obras una obra emigrada de la que no teníamos noticia previa, una parte del sotabanco del Retablo de Blesa que representa los profetas Jeremías, Joel y Miqueas y que fue adquirido en Estados Unidos.

«Esta pieza es parte del retablo gótico de Blesa (Teruel) realizado por Miguel Jiménez y Martín Bernat entre 1481 y 1487, y cuya parte central ya se encuentra desde hace tiempo en las salas del centro de arte zaragozano. Su adquisición, por 158.000 euros, obedece a que "una de las líneas de trabajo del museo es recuperar el patrimonio aragonés que está fuera", como explicó Juan José Vázquez, viceconsejero de Cultura».

[Enlace a la noticia]

Exposición El esplendor del Renacimiento en Aragón (2009-2010)

El retablo gótico de Blesa formó parte de una gran exposición itinerante que recorrió: el Museo de Bellas Artes de Bilbao (de junio a septiembre de 2009), el de San Pío de Valencia (de octubre de 2009 a enero del 2010) y el Museo de Zaragoza (desde febrero de 2010).

«27 de mayo de 2009. El Periódico de Aragón. Se está preparando una gran exposición titulada "El esplendor del Renacimiento en Aragón" sobre el arte en este periodo. Se exponen más de 100 piezas de arte en las ciudades de Bilbao, Valencia y Zaragoza a lo largo de un año.» [Enlace a la noticia]

Exposición: Museo Judío de Nueva York." (2010)

"Una tabla del retablo de la Santa Cruz de Blesa se encuentra en el Museo Judío de Nueva York." Fuente: Fondos que duermen, por S. CAMPO 09/05/2010. Heraldo de Aragón.

Exposición: El Museo de Zaragoza reabre las salas de Antigüedad y Gótico y Renacimiento (2010)

EFE. ZARAGOZA 02/07/2010

«Desde este viernes, los visitantes podrán contemplar desde piezas prehistóricas hasta obras adquiridas recientemente por Cultura.
El Museo de Zaragoza recupera dos espacios dedicados a la Antigüedad y al Gótico y Renacimiento, donde se podrán contemplar desde piezas prehistóricas hasta la tabla de San Blas, del taller de Martín Bernat, adquirida recientemente por el Ministerio de Cultura.»

En el apartado de Gótico, la gran novedad es la incorporación de la tabla de San Blas, del taller de Martín Bernat (documentada en Zaragoza 1450-1505).

Fuente: Heraldo de Aragón.

El retablo y la asociación El Hocino en Blesa

En Blesa recuerdan esta obra de arte y se han tomado varias iniciativas para poder difundirla y verla en su contexto.

La asociación cultural El Hocino lleva unos años reproduciendo fotográficamente a tamaño real las pinturas del retablo del siglo XV. El real que se conserva en el museo de Zaragoza no se puede montar en él con la disposición original debido a que alcanzaría sus 7,46 m y una anchura 5,45 m, sin tener en cuenta la mazonería perdida, las tablas del guardapolvos no expuestas y los posibles huecos en el banco y sotabanco.

Desde 2008, que comenzaron a colocar las reproducciones en el lado izquierdo del crucero de la iglesia de la Santa Cruz de Blesa. Actualmente están montadas las cinco calles principales, faltando por montar las dos predellas en 2011 (banco y el sotabanco; y por reproducir sólo la predela de los apóstoles y la anunciación).

Además de esta iniciativa, en la propia iglesia parroquial hay colocado un cartel enmarcado de tamaño DIN-A0 con una de las disposiciones de las tablas (incluyendo la 2ª de los profetas y las cuatro no restauradas que hay en el depósito del Museo de Zaragoza).

 


Estado del montaje en 2009. Actualmente ya ampliado.

Esta actividad ha sido financiada en gran medida por el Gobierno de Aragón.


IV. Bibliografía, estudios

Apéndice documental

I. IPHE. Catálogo Monumental de Teruel, de Juan Cabré. Volumen IV.
Apuntes sobre Blesa y la iglesia parroquial.

(fol 127.?) [img. 29]
Volumen IV. Lamina 8ª
Figura 418 [SIC, en realidad es la fig. 417]


La exaltación de la Santa Cruz por el emperador Constantino. Tabla perteneciente al retablo que existe tras el altar mayor de la iglesia parroquial de Blesa. Siglo XV.
Dicho retablo constituye una de las joyas de más estimación e interés artístico que posee la provincia de Teruel, ya por su mérito artístico, por lo bien conservado que se encuentra y ya sus crecidas dimensiones.


Fotografía tomada por Juan Cabré cuando aún estaban en el trasaltar
Nos da la oportunidad de ver una enmarcación ya perdida. Fuente IPHE.

Consta de cinco cuerpos; en el primero hay dos grandes cuadros de 190 x 150 metros [sic, cm] con la exaltación de la Sta. Cruz y el Juicio Final; en este último aparecen el Salvador de casi tamaño natural, sentado en la parte de alta del cuadro de enfrente; a su lado cuatro ángeles convocan a las almas a ser juzgadas por el Señor, las cuales las vemos resurgir sus fosas en la parte baja del cuadro.
[img. 30]
todo lo que tiene dicho cuadro de sobriedad fáltale al del lado contrario, en el que los ropajes de las figuras fondos etc. etc. se presentan con una ostentación de lujo en los estofados de oro que distrae la vista.
En el segundo cuerpo vemos [a] Jesús con la Cruz a cuestas y el descendimiento del Señor de la Cruz, de 160 x 100 metros [sic, cm], y dos tablas con dos figuras de ángeles de cuerpo entero.
En el tercero, cuatro tablas con cuatro ángeles de medio cuerpo y siete profetas de 105 x 75 cms y en el centro la Anunciación.
Y por último, la entrada de la Santa Cruz a Jerusalém por Constantino, la Adoración de la misma por los emperadores y su corte y Jesús Crucificado.

En un desván de la iglesia vi restos de tablas del siglo XV que muy bien podrían ser originarias del retablo mayor, y en la sacristía resto de un bancal de un retablo, también del siglo XV con S. Agustín, S. Blas y S. Miguel; mide 0,60 x 0,75 ms.
[no parece del retablo mayor sino de otro]

Digno de recordar es el altar de San Fabián y de San Sebastián; de tablas de la escuela italiana de últimos del siglo XVI muy bueno.

San Sebastián y San Fabián de regular [fot. 31] tamaño ocupan el centro del retablo y luego S. Antonio de Padua, ¿S? Abad, S. Francisco de Asís, S. Agustín y el martirio de los Santos titulares; debe atribuirse al mismo autor que hizo este altar una tabla que hay en la sacristía que representa a Jesús con los doctores en el templo.

Esta trascripción nos la prestó Fabián Mañas Vallestín y
Ernesto Arce (Universidad de Zaragoza) pero las líneas que faltaban a ambos
las completamos con las imágenes del propio manuscrito
que nos proporcionó el IPHE (Instituto del Patrimonio Histórico Español).
Hoy en día (2012) se puede consultar en Internet ya que el Instituto del Patrimonio Cultural de España en colaboración con la Biblioteca del CSIC han restaurado y digitalizado la colección completa de todos los volúmenes que componen el Catálogo Monumental de España. La dirección para consultarlos es la siguiente: http://biblioteca.cchs.csic.es/digitalizacion_tnt/index.html

II. Documentos sobre la forma de pago del retablo

En el Archivo de Protocolos de Zaragoza se conservó un albarán por el que los pintores percibieron una porción de los honorarios. Durante décadas, el desconocimiento de otra documentación sobre el retablo hizo pensar a algunos autores que dicho precio era el monto total del retablo, pero este resultó ser muy superior.

La trascripción del protocolo con el precio total lo publicó la profesora LACARRA en 2005, aunque sus datos los vino publicando desde 2003.

"Rearendación de primicia
Die XXX marcii anni MºCCCCLXXXsecundi.

Eadem die, que nos Martin Bernat, e Miguel Ximenez, pintores, becinos de la ciudat de Caragoca entramos ensemble assí como arrendadores qui somos de todos los fruytos, dreytos rendas et emolumentos pertenecientes a la primicia de la iglesia parroquial de Santa Cruz de la villa de Blesa, segunt que de la dita arrendacion mas largament parece por la carta publica de arrendacion que fecha fue en la dita villa de Blesa a nueve dias del mes de Noviembre anno a nativitate Domini millesimo quadringentesimo octagesimo primo, recebida e testifficada por el discreto Pedro Ximeno habitant en la dita villa e por actoridat Real notario publico por los Regnos de Aragon et Valencia, por tanto en el dito nombre entramos ensemble de grado, et de nuestra cierta ciencia rearendamos et por via de arrendacion vendemos si quiere transportamos a vos el honorable dito Jayme Vesplo, mercader, ciudadano de la ciudat de Caragoca et a los vuestros todos los ditos fruytos, dreytos, rendas, e emolumentos pertenecientes a la dita primicia e por tiempo de ocho anyos continuament siguientes e complidos ocho (,,,,,,) que se contaran del mes de abril del anyo que se contara de mil quatrozientos ochenta tres en delant et con las condiciones infrascriptas por precio es a saber de ocho mil quatrozientos cinquanta sueldos, pagaderos por vos dito Jayme Vlespo, a nos ditos vendedores en las tandas infrascriptas.

Primerament es condicion que vos dito Jayme Vesplo nos ayais de dar e pagar por la primera paga e tanda que sera en el dia e fiesta de Sant Martin o ocho dias apres que sera del anyo de ochenta y tres, mil cient veinte cinquo sueldos dineros jaqueses.

Item, por la segunda tanda que sera en el dito dia e fiesta de Sant Martin o ocho dias apres et del anyo de mil quatrozientos ochenta y quatro, otros mil cient beinte cinquo sueldos.

Item por la tercera tanda que sera en el dia e fiesta de Sant Martín o ocho dias apres et del anyo de mil quatrozientos ochenta cinquo otros mil cient veinte cinquo sueldos.

Item, por la quarta tanda que sera en el dia de Sant Martin del anyo de mil quatrozientos ocheta seis, mil cient veinte cinquo sueldos.

Item, por la quinta e ultima tanda a cumplimiento de los ocho mil quatrozientos cinquanta sueldos que sera en el dia e fiesta de Sant Martin o ocho dias apres en el anyo de mil quatrozientos ocheta siete, dos mil novecientos cinquanta sueldos.

Item mas es condicion que nos ditos maestre Miguel e maestre Martin ants de haver recebideo de vos dito Jayme Vesplo los ditos dos mil novecientos sueldos seamos tenidos e obligados de fazer que el pueblo vos faga drecho de la dita primicia los quatro anyos restantes que seran a complimiento de los ocho anyos empero es condicion que empres que nos diytos Martin Bernat e Miguel Ximenez vos abremos fecho, fazer drecho al pueblo de los ditos quatro anyos, vos dito Jayme Vesplo sea tenido pagarnos luego los ditos dos mil novecientos cinquanta sueldos et con los ditos cargos et condiciones sobre ditos fazemos a vos la sobre dita arrendacion e bendicion de los ditos fruytos de la dita primicia etc.

Prometemos et nos obligamos ser vos tenidos e obligados a tener primicia cumplir todas et cada una de las cosas sobre ditas dius obligacion de todos nuestros bienes et de cada uno de nos ettc. Renunciamos judge, etc.

Et yo dito Jayme Vesplo qui present soy la present bendicion siquiere rearendacion de los ditos fruytos de la dita primicia por el precio, tiempo e condiciones sobre ditos. En mi recibo et prometo et me obligo no venir contra de aquellas ny alguna de las cosas en ella contenida dius obligacion de todos mis bienes mobles e sedientes etc.. E por mayor seguridat todos juramos por Dios sobre la cruz de tener e cumplir las condiciones sobre dichas etc.

Testes, los honorables Garcia Frayri e Guyllem de Barbera, mercaderes, habitantes en la dita ciudat.

COMANDA

Eadem die, que nos Martin Bernat e Miguel Ximenez, pintores, vecinos de la ciudat de Caragoca, de grado et de nuestra cierta ciuencia entrambos ensemble e cada uno de nos por si e por el todo otorgamos tener en comanda puro et fiel deposito de vos el honorable Jayme Besplo, mercader, ciudadano de la ciudat de Caragoca, son a saber, mil sueldos dineros jaqueses, buena moneda corrible en el Regno de Aragon, los quales de vos atorgamos haver recebido e aquellos prometemos et nos obligamos restituir e tornar todo etc a lo cual tener e complir obligamos nuestras personas en todos nuestros bienes et de cada uno de nos por si

Testimonios, los qui de suso.

 

A.P.Z. Protocolo de Juan de Aguas
protocolo 1482, fol 27-28.
BELTRÁN Antonio; LACARRA, Mª Carmen; LOMBA, Concha. (2005)
"Blesa. Patrimonio artístico"; Asociación Cultural El Hocino de Blesa (Teruel)
pág. 88-89 .

Y los siguientes apuntes los publicó Manuel Serrano en 1922, cuando el retablo fue comprado por el Museo, y tenían por objeto dar fe de recibos por pagos(20) .

"Die Martis, XIII Junii LXXXVI.

Nos Martin Bernat e Miguel Eximenez, pintores, atorgamos haver recebido de vos Juze Exama, moro, mercader, mil trezientos vint cinquo solidos jaqueses, los cuales nos pagays por razón de la arrendación de las primicias de la villa de Blesa, los quales dar e pagar nos devías por el día e fiesta de Sant Martin pasado, anyo 1485, ocho días apres".

 

Yo, dito maestre Miguel Eximenez, atorgo haver recebido de vos dito Juze Exama seiscientos sixanta dos sueldos jaqueses, los quales dar e pagar me devias por al dia e fiesta de Sant Martin primero vinient, u ocho dias apres.

 

Yo dito Juze Exama, tengo en comanda de vos Franci Velart, batifulla, seiscientos sueldos jaqueses.

A.P.Z. Protocolo de Miguel Serrano
13 de junio de 1486
Publicado por Manuel Serrano y Sanz (1922)
"Boletín de Bellas Artes, nº 8



 

Bibliografía sobre el retablo gótico (orden cronológico)

- CABRÉ AGUILÓ, Juan.
(1911)
"Catálogo Monumental de Teruel";
Instituto del Patrimonio Histórico Español. (I.P.H.E.)

Referencias a un yacimiento arqueológico de Blesa, al patrimonio eclesiástico, altares y cálices, siendo la descripción más extensa la del retablo gótico.

Desde la Biblioteca del Instituto de Estudios Altoaragoneses nos avisaron de que el Instituto del Patrimonio Cultural de España, en colaboración con la Biblioteca del CSIC, han restaurado y digitalizado la colección completa de todos los volúmenes que componen el Catálogo Monumental de España. [Enlace].

- SERRANO Y SANZ, Manuel. (1922) "El retablo de Blesa"; Boletín del Museo Provincial de Bellas Artes, nº 8, diciembre de 1922

- José Galiay Sarañana, Aportaciones al estudio de la pintura aragonesa del siglo XV, Boletín del Museo de Zaragoza del año 1942.

-LACARRA DUCAY, Mª Carmen.
(1970)
"Primitivos aragoneses en el Museo Provincial de Zaragoza"
Institución «Fernando el Católico» (C.S.I.C.), Zaragoza.

-ESCÁRRAGA, José Manuel.
(1970)
"El retablo de la Santa Cruz de la Villa de Blesa";
Cuadernos del Arte Aragonés (XIII). Institución Fernando el Católico, Zaragoza.

- LACARRA DUCAY, Mª Carmen (1977) "Cuatro fragmentos del retablo de Blesa no conocidos";
Publicado en "Estudios en homenaje al Dr. Eugenio Frutos Cortes". Facultad de Filosofía y letras. Universidad de Zaragoza.

- MAÑAS BALLESTÍN, Fabián (1979) "Pintura gótica aragonesa"; Guara editorial.

- LACARRA DUCAY, Mª Carmen. (1984) "Influencia de Martin Schongauer en los primitivos aragoneses"; Boletín del Museo e Instituto «Camón Aznar». XVII. Obra social de Ibercaja. Págs. 15-39.

 

- LACARRA DUCAY, Mª Carmen. (1990) Arte Medieval, Siglos S.XIV-XV; del libro "Museo de Zaragoza. Sección Bellas artes". VV.AA. Ibercaja, Colección Monumentos y Museos. Musea Nostra, Dir. Víctor Nieto Alcaide. Bruselas.

- LACARRA DUCAY, Mª Carmen.
(2003)
"Arte Gótico en el Museo de Zaragoza";
Gobierno de Aragón. Departamento de Cultura y Turismo. Zaragoza.

En él (y un folleto coetáneo) se comenzó a dar el dato del precio total del retablo, de más de 8000 sueldos, en lugar de los 1000 que se conocían desde los años 20.

- VV.AA. Museo de Zaragoza. Guía. 2003. Gobierno de Aragón. Textos Mª Luisa Cancela y Carmen Gómez Dieste. 236-247

- LACARRA DUCAY, Mª Carmen (2004) "Representaciones pictóricas de los judíos en Aragón, siglos XIII al XV" en Catálogo y estudios de "Aragón Sefarad", Comisario de la Exposición: Miguel Ángel Motis Dolader. Págs 395-410. Editan Diputación de Zaragoza e Ibercaja. Obra social y cultural.
http://www.dpz.es/turismo/monograficos/aragon-sefarad/VolumenI/VolI-17.pdf

 

- ECHEGOYEN, Begoña; Gregorio GARCIA, Esther; BELTRÁN, Miguel; DUEÑAS, Mª Jesús.
(2004)
Historia del Museo de Zaragoza. La vida cotidiana del Museo a través de las actas de su Consejo de Patronato (1914-1962);
Museo de Zaragoza. Boletín nº 17. 2004. Págs.175-368.

- BELTRÁN Antonio; LACARRA, Mª Carmen; LOMBA, Concha.
(2005)
"Blesa. Patrimonio artístico";
Asociación Cultural El Hocino de Blesa (Teruel).

En él se han publicado por vez primera, que sepamos, la trascripción de los contratos de plazos de pago en que se daba el precio total del retablo.

 

 

- ABELLA SAMITIER, Juan (2005) "Una familia de mudéjares aragoneses en el tránsito de la Edad Media a la Moderna: los Xama de Zaragoza". "En la España medieval", ISSN 0214-3038, Nº 28, 2005 , págs. 197-212. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1226598

- Boletín Oficial de Aragón 17/11/2006 enlace.
- Heraldo de Aragón 17/5/2007. Noticia de la tabla comprada en EE.UU.
- El Periódico de Aragón 17/5/2007 enlace.

- "Museo de Zaragoza : 150 años de historia (1848-1998)" / [idea y coordinación, Miguel Beltrán Lloris ; textos, Mª Luisa Cancela, J.A. Hernández Latas, Concha Lomba...(et al.)] Editorial: [Zaragoza] : Departamento de Cultura y Turismo : Ibercaja


Datos básicos del Museo de Zaragoza



Lugares a visitar

MUSEO PROVINCIAL DE ZARAGOZA
Sección de Arqueología y Bellas Artes
Plaza de los Sitios, 6. 50001 Zaragoza
Contacto 976 225 682 y museoza@aragon.es
Horario
SECCIÓN DE ANTIGÜEDAD Y BELLAS ARTES:
De martes a sábado de 10 a 14 y de 17 a 20 h.
Domingos y festivos de 10 a 14 h.
Lunes no festivos cerrado.
Entrada
Gratuita
Servicios
Biblioteca especializada: De lunes a viernes, de 9.00 a 14.00 h. (Petición previa)

Web del Museo: http://www.patrimonioculturaldearagon.com/patr/bien/museo-de-zaragoza


Vocabulario

“batifullas” o batidores de oro: Los fabricantes o encargados de la transformación de las monedas en panes de oro
Filacteria
: Cinta con inscripciones o leyendas, que suele ponerse en pinturas o esculturas, en epitafios, escudos de armas, etc.  Como curiosidad, otros significados se corresponden con los de ciertos amuletos o talismanes que usaban los antiguos, y más concretamente con cada una de las dos pequeñas envolturas de cuero que contienen tiras de pergamino con ciertos pasajes de la Escritura y que los judíos llevan atadas durante sus rezos, una en el brazo izquierdo y otra en la frente.
Guardapolvo: Ver Polsera.
Mazonería: Fábrica de cal y canto. También obra de relieve.
Mistura o mixtura: literalmente mezcla, juntura o incorporación de varias cosas. Pan de varias semillas.
Predela: (del italiano predella) o sotabanco.  Banco o banca de retablo, que es la parte inferior horizontal de este.
Primitivo: En arte se aplica al artista o a la obra medieval anterior al clasicismo renacentista.
Polsera o guardapolvo: Piezas que, a manera de alero corrido, enmarcan el retablo por arriba y por los lados.
Sayón: Alguacil que en la Edad Media hacía las citaciones y ejecutaba los embargos.  Verdugo.  Cofrade que va en las procesiones de Semana Santa vestido con túnica larga.
Temple: Pintura que se prepara mezclando colores con cola y agua caliente.

Agradecimientos
Se las debemos por su amabilidad al personal del Instituto del Patrimonio Histórico Español que tan bien nos atendió en Madrid en nuestras consultas; a Olga Royo, que descubrió esta fuente de información y preparó todo el viaje, y a su interés por todo lo que atañe al retablo y otras obras de arte de Blesa; a Ernesto Arce y Fabián Mañas que se tomaron tantas molestias para con nuestras cuitas sobre Cabré; a Mª Luis Cancela, que se las tomó también buscando en actas y correspondencia; a Concha Lomba que tanto hizo porque existiese el libro sobre el patrimonio de Blesa, y a la profesora Lacarra que publico dicho libro en duras circunstancias personales. Y también al Museo de Zaragoza, siempre tan receptivo a nuestras peticiones de material gráfico y de otro tipo. Y al Gobierno de Aragón por financiar las reproducciones a tamaño real de las tablas, para recordar al patrimonio desheredado.


Notas

1.- El retablo y la iglesia están dedicados a la Invención y Exaltación de la Santa Cruz.  El retablo representa en varias de sus tablas la versión de Jacobo de la Vorágine en su Leyenda Dorada (cap. CXXXIII).  La frase "Invención de la Santa Cruz" que abunda en la literatura oficial sobre el tema es un modismo para referirse a la conmemoración del hallazgo de la cruz de Cristo, que la Iglesia celebra el día 3 de mayo. (Puede leerlo en las pág 17 a 19 de libro electrónico anteriormente enlazado)

Pero aunque en el presente artículo se comentarán muchos hechos al respecto del hallazgo, no hay que olvidar que no son hechos históricos fidedignos, como nos advierten: "No podemos evaluar a la Leyenda áurea como un documento histórico apegado a la narración de hechos reales, pues el objetivo principal de Jacobo de la Voragine y de otros hagiografístas medievales, no fue el redactar biografías fidedignas o escribir tratados científicos para eruditos, sino libros de devoción para la gente común, que estaba inmersa en la creencia inquebrantable, de la omnipotencia de Dios y su cuidado paternal, que los llevaría a alcanzar una vida santa. Por lo tanto, "La leyenda Dorada" ofrecía a través de su páginas, la posibilidad de conocer modelos de vida dignos de ser emulados.
La Legenda aurea fue creada con la intención de propiciar la religiosidad popular, y cumplió su propósito, pero a costa de la verosimilitud y la fidelidad histórica, como denunciaron los humanistas Juan Luis Vives y Melchor Cano. Aunque, sin duda, hay que tener en cuenta que el sentido medieval de la historia era distinto que el de la Edad Moderna. De muchas historias no hay fuente comprobada (aunque se esfuerza por citar muchas veces autores en los que supuestamente se basa) y no existe sentido crítico alguno sobre los hechos, acumulados de forma heterogénea y sin discernimiento, de forma que incluso es posible encontrar alusiones a hechos de la vida de Buda en la historia de Barlaam y Josafat. En algunas de sus historias toma datos de textos apócrifos.
El prestigio de la obra fue sin embargo inmenso entre los artistas, que utilizaron sus conmovedoras narraciones para pintar y esculpir escenas devotas a lo largo de la Edad Media, el Renacimiento y el Barroco." Fuente: Artículo Jacobo de la Vorágine en Wikipedia.

Otra víctima de la popularización de una fantasía que solapa a la vida real es San Jorge, mártir venerado previamente a la publicación de "la leyenda dorada", pero que se hizo inmensamente popular en lo sucesivo con el cuento de la muerte del dragón que en ésta se le atribuyó.

1 bis.- LACARRA (1984) pág. 15 indica que "Durante el último cuarto del siglo XV se asiste a un extraordinario florecimiento del arte de la pintura en tierras de Aragón. [...] Es la exaltación del retablo en madera policromada la que provoca este estado de cosas, favorecida por el fervor de los fieles y por el apoyo prestado por parte del alto clero y de la nobleza. Las cofradías y comunidades religiosas rivalizan en modernizar el mobiliario litúrgico de sus templos y no dudan en expender grandes sumas para conseguir la colaboración de los artistas más acreditados."

2.- En más de un libro y artículo se habla del carácter aragonés de esta pintura gótica.  Mas, ¿cómo puede una pintura gótica tener un estilo aragonés, cuando el gótico estuvo en boga en media Europa durante dos siglos, y ni siquiera se originó aquí?  Tal vez muchas pinturas góticas parezcan iguales a los ojos del profano que no las estudia en su conjunto, si no que conoce sólo ejemplos concretos, pero lo cierto es que las pinturas góticas realizadas por maestros de la escuela aragonesa tienen características que las hacen propias, como las que enumera Fabián Mañas Ballestín en su libro "Pintura gótica aragonesa" (Guara editorial, 1979).  Los matices que definen el carácter aragonés desde finales del siglo XIV serían "una constante mudéjar, apreciable en los rostros y en la ornamentación, por la importancia de figuras voluminosas, por la abundancia de gente en las composiciones, por la sustitución del paisaje por decorados urbanos y fondos dorados, por la riqueza de los brocados de los vestidos y la rigidez de los mismos, por la abundancia de orlas y diademas en relieve dorado".  También comenta sobre los pintores aragoneses que son buenos pintores de retablos por el equilibrio con el que mezclan los oros y mazonería junto a figuras de colores.  Todas estas características las encontramos en el retablo de Blesa, hasta tal punto que parece que es la definición la que se ajustó a nuestro retablo.

3.- MARCO SIMÓN Francisco (1984) Publicado en el Libro de fiestas de Blesa, en honor de Santa Ana. Sigue en este punto lo expuesto por ESCÁRRAGA (1970), pág. 7-9.

4.- Mª Carmen Lacarra en "Blesa. Patrimonio artístico" (pág. 49).

5.- SERRANO Y SANZ, Manuel. (1922) El retablo de Blesa.; Boletín del Museo Provincial de Bellas Artes, nº 8, diciembre de 1922. Y documento 5 del libro "Blesa. Patrimonio Artístico".

6.- ABELLA SAMITIER, Juan (2005) "Una familia de mudéjares aragoneses en el tránsito de la Edad Media a la Moderna: los Xama de Zaragoza".
"En la España medieval", ISSN 0214-3038, Nº 28, 2005 , págs. 197-212.
[enlace]

Tanto el apellido Frayre y Calvo que menciona Abella, son dos apellidos que persistían en Blesa en el censo de 1495 que se conserva, e incluso el Calvo que figura podría ser el mismo.

7.- MARCO SIMÓN Francisco (1984) Publicado en el Libro de fiestas de Blesa, en honor de Santa Ana. Sigue en este punto lo expuesto por ESCÁRRAGA (1970), pág. 7 que citaba a SERRANO SANZ (1922).

8.- GISBERT JIMENO, Salvador. (1881) Historia del Común y honor de Huesa; Revista del Turia, 1881-1882. Nº 15 y siguientes.

Y otra fuente excelente donde se pueden recoger los precios de numerosos productos y propiedades durante el siglo XV es en ITURBE, Guillermo y LORENZO, Isabel (2010) "El siglo XV en Muniesa (Teruel) y su entorno. (1367-1503)". Centro de Estudios Miguel de Molinos (CEMO), Zaragoza. En el apartado 7.3 dedicado a la moneda, precios y salarios.

Los apéndices no incluidos en el libro los ha publicado el CEMO en Internet en el enlace siguiente: [http://www.muniesa.org/pueblo/Libro_siglo_XV.htm]

9.- [Antonio Serrano Montalvo, "La población de Aragón según el Fogaje de 1495", Institución Fernando el Católico, Gobierno de Aragón e Instituto Aragonés de Estadística, Zaragoza, 1995.]

10.- Según los inventarios que se pueden consultar en esta bibliografía o catálogos en los propios archivos:
- VALLE MONTER, Paloma del. (1984) Inventario del Archivo Notarial de la Villa de Montalbán (1412-1550); Separata de la revista TERUEL, número 71. Instituto de Estudios Turolenses. Teruel, 1984.
- SERRANO GONZÁLEZ, Reyes. (1995) Archivo Histórico Provincial de Teruel (Guía del investigador), Zaragoza.
- "Catálogo de los protocolos notariales de Calamocha" y "Memoria de los trabajos de catalogación del archivo de protocolos de Calamocha" / A. Liesa Grima, J.M. Vias Salinas. Centro de Estudios del Jiloca. Revista XILOCA 4 (oct. 1989).

11.- Estos son, a grandes rasgos, los elementos del retablo. En este artículo se hará referencia a pocas partes más y se emplean pocos de los términos originales empleados en el siglo XV. Si quiere profundizar y aprender sobre el tema de los retablos del XV, sus partes, mazonerías, materiales empleados, técnicas de elaboración, personas que intervenían, los términos contractuales de los encargos, advocaciones e influencias, me permito recomendar el conciso y ameno trabajo publicado en 1942 por José Galiay, que cito en la bibliografía de este artículo.

12.- En los libros de los «Profetas posteriores» se recogen los dichos, oráculos y visiones de los profetas literarios, esto es, de Isaías, Jeremías y Ezequiel, y doce opúsculos atribuidos a los doce profetas llamados «menores»: Oseas, Joel, Amos, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahún, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías.  Los libros más antiguos son del siglo VIII a.C. (Isaías, Amós, Oseas, Miqueas), y los más recientes, posteriores al exilio, de los siglos VI y V a.C. o aún más tardíos, (Malaquías, etc.).

En cuanto a la colocación de estas tablas, en el supuesto de ser cuatro (con tres figuras con orla cada una), plantearían problemas o al menos dudas para distribuirlas en el sotabanco debido a su gran anchura.  Téngase en cuenta que aunque el banco aquí representado tuviese un hueco central destinado al sagrario, el sotabanco quedaba a la altura y tras la mesa del altar, por lo que ocupaban el espacio que restaba a ambos lados.  No obstante, no tenemos pruebas de que estuviesen retratados los doce profetas, pero lo que sí es probable es que la tabla de los profetas actualmente representada en el centro del sotabanco por conveniencia y simetría estuviese puesta a un lado.

13.- Jeremías (650-580 a.C.) Profeta hebreo en tiempos del rey Josías fue llamado al profetismo, tarea que desempeñó durante cuarenta años, vaticinó calamidades de todo tipo motivadas por los pecados de Judá. El país se hallaba en la órbita política de Asiria y de Egipto. Fue conquistada Jerusalén en el año 586 a.C. por las tropas babilonias de Nabucodonosor II: Los escritos atribuidos al profeta son: el Libro de Jeremías, un conjunto de oráculos y noticias histórico-biográficas, las Lamentaciones, composición que llora la muerte del rey Josías, y la Carta de Jeremías, breve texto unido al último libro de Baruc.

Joel. Uno de los llamados "profetas menores" de la Biblia. Pocos detalles seguros se conocen sobre su vida, época y lugar. Casi todos los estudiosos actuales lo sitúan en la época de después del retorno del exilio de Babilonia, entre el siglo VI y el IV a.C.

Miqueas (ca. 740-695 a.C.) Profeta menor, originario de Judá, de origen campesino dedicó parte de su predicación al Reino del Norte (Israel) a pesar de haber nacido en el Reino del Sur (Judá) y mostró el interés de su mensaje por el tema de la opresión de los pobres. Miqueas intentó promover la justicia social, para lo cual fustigó a los ricos de Samaria y de Jerusalén.

Extractos de la Enciclopedia Universal Multimedia ©Micronet S.A. 1995-2003

14.- [LACARRA DUCAY, Mª Carmen. (1977) "Cuatro fragmentos del retablo de Blesa no conocidos"; Publicado en "Estudios en homenaje al Dr. Eugenio Frutos Cortes". Facultad de Filosofía y letras. Universidad de Zaragoza.]

15.- La noticia de Cortes de Aragón: ABIZANDA Y BROTO (1915). Tomo I. Pág. 14-15. La de Muniesa: ABIZANDA Y BROTO (1917). Tomo II. Pág. 15-16. La de Salcedillo: ABIZANDA Y BROTO (1917). Tomo II. Pág. 30-31.

16.- Actualmente puede leer las actas en el artículo de ECHEGOYEN et alli. (2004) "Historia del Museo de Zaragoza. La vida cotidiana del Museo a través de las actas de su Consejo de Patronato (1914-1962)"; en la publicación Boletín del Museo de Zaragoza. nº 17. Pág. 234-235 y 237.

17.- Los siete ángeles serían, los dos grandes expuestos al visitante del Museo, los cuatro ángeles mancebos con atributos de la Pasión que permanecen sin restaurar en el depósito (que pudieron pertenecer a la parte superior del guardapolvos) y el de la Anunciación, cuya tabla, como se aprecia al natural, es independiente de la de la Virgen.  Esto último lo recalcaba José Manuel Escárraga, que en el "Cuaderno del Arte Aragonés" ya citado, porque se puede ver que el diseño del suelo es diferente al de la Virgen; y por ello sugirió que su colocación ideal sería separadas, a ambos lados de la polsera.

18.- Heraldo de Aragón, 12 de marzo de 1924. Puede leer esta noticia y su comentario en esta misma publicación, "Blesa, un lugar en el mundo", en la sección de hemeroteca, la titulada "Restauración de la iglesia - Notas agrícolas - Sociedad (1924)".

19.- Lacarra (1970), pág. 103.

20.- Este texto está ligeramente corregido, apareciendo aquí tal cual lo transcribe José Manuel Escárraga en "El retablo de la Santa Cruz de la Villa de Blesa", (Cuadernos del Arte Aragonés (XIII).  Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 1970).  Este autor cita como fuente de los documentos relacionados con nuestro retablo al "Boletín del Museo Provincial de Bellas Artes" (Zaragoza, 1922. Nº 8), de Manuel Serrano y Sanz.

Por último, insistir en que según los datos publicados desde 2003 por la profesora Lacarra, esos 1325 sueldos mencionados sólo fueron una parte del pago por un montante bastante superior.

Blesa, un lugar en el mundo
Última actualización 23 de abril de 2012